La crisis económica generada por la Covid-19 en el mundo del deporte es evidente. Menos ingresos debido al cierre de estadios. Reducciones en las fichas de plantillas con masas salariales millonarias. Y ajustes en todos y cada uno de los sectores del club para evitar un desastre financiero en tiempos de pandemia. Sin embargo, a todo ello hay que unirle la obligación de cumplir a nivel deportivo.

Noticias relacionadas

La base fundamental es el buen rendimiento en el terreno de juego y la calidad de los jugadores. Sin esta premisa, ninguno de anteriores factores obtiene buenos resultados. Y en los últimos tiempos, tanto con los análisis de inversión en el mercado de fichajes, como la huida de talento de la competición nacional, se ha observado una caída del valor de las plantillas en el fútbol español.

El pasado mercado de fichajes veraniego terminó con el Barcelona como gran representante de la inversión en La Liga. Sin embargo, más allá de la entidad azulgrana se podía observar como, además de la Premier League, ligas de menor nivel como la Ligue-1 adelantaban a la española. En el último mercado de invierno, la situación no se ha reconducido y La Liga ha quedado como el último de los grandes campeonatos continentales en términos de inversión.

La confirmación de la mala situación que vive el fútbol español ha llegado por medio de un informe elaborado por KMPG en el que se estudia el valor de mercado de los jugadores y el crecimiento de los clubes en dichos términos. La Liga no tiene ningún jugador entre los diez con más valor de mercado y, además, es la que más valor ha perdido en el último año. Los datos, en comparación con febrero de 2020 -justo antes de la llegada de la Covid-19- es muy pesimista.

Piña del Granada para celebrar el pase a octavos de Europa League Reuters

Los datos recogen que La Liga es la que más ha perdido en el valor de las plantillas. 1.400 millones de euros, concretamente, para lucir un 21,1% de descenso alarmante. Solo la Premier League, que por el contrario sí se ha reforzado notablemente en el último mercado, roza los números de los españoles (1.100 millones de caída). Serie A y Bundesliga con 500 y 400 respectivamente son de las que menos han sufrido en la élite.

La única nota positiva la pone el Granada. El conjunto andaluz está siendo una de las revelaciones y en tan solo un año ha conseguido aumentar su valor de mercado en más de 64 millones de euros. El equipo entrenado por Diego Martínez se clasificó para Europa y, de hecho, recientemente eliminó al Nápoles para meterse en los octavos de final de la segunda competición continental. Sus 159,8 millones de euros de valor -con ese +64- le sitúan como el cuarto club con mayor crecimiento, solo por detrás del Leeds de Bielsa, el Fulham, los Wolves y el Leipzig, que llegó a las semifinales de la Champions el año pasado.

De nuevo, en esta lista de revalorización de clubes La Liga sale malparada. A excepción del Granada, el fútbol español se queda sin representación frente a la Premier -cuatro equipos- y Bundesliga -dos equipos-. Empataría en este apartado con competiciones de menor nivel como la Serie A -Atalanta-, Superliga lusa -Sporting- y Ligue-1 -Rennes-.

Leo Messi, en un momento del partido Reuters

¿Salida de Messi?

El delantero argentino no figura entre los diez jugadores con más valor de mercado del estudio de KMPG. Un duro varapalo para un hombre acostumbrado a ser candidato a todos los títulos individuales y al número uno del mundo. Entre otras razones de esta desaparición están el hecho de que Messi acabó como uno de los señalados del fracaso azulgrana la temporada pasada, así como la inestabilidad deportiva en la que ha vivido los últimos meses por su incógnita contractual.

El informe le sitúa con un precio de mercado de 75 millones de euros. Sufre así, según recogen, una de las grandes caídas del mercado con 27 millones de euros menos. Pero ni esa cantidad le habría dado un puesto entre los 10 jugadores con mayor valor de mercado del planeta futbolístico.

Messi decidirá su futuro una vez finalice la temporada y no se cierra puertas. El proyecto que le presente el nuevo presidente azulgrana, y las ofertas que se concreten en las grandes ligas, serán algunas de las claves que determinen qué camiseta luciera el '10' a sus 33 años.

Mbappé y Haaland, en un fotomontaje

Fichajes necesarios

Madrid y Barcelona apuntan a ser los grandes representantes de la competición española en el mercado de fichajes. Las dos potencias del fútbol nacional pretenden llegar al verano con los recursos económicos necesarios para poder reforzarse de cara al próximo año. Unas incorporaciones que, además de suponer un impulso deportivo para los respectivos equipos, también supondrían un empujón a la propia competición.

El Real Madrid acabó el último ejercicio con resultado positivo. Además, la entidad presidida por Florentino Pérez estimó un presupuesto de 671 millones de euros. Con ello, en el club esperan poder firmar a algún galáctico este verano para darle mayor calidad al proyecto actual. El Barcelona, por su parte, tiene este mes de marzo unas históricas elecciones a la presidencia de la entidad. El candidato que logre el triunfo en las urnas deberá reconstruir el equipo. Y, pese a la mala situación económica, saben que deberán arriesgar con grandes fichajes para reconducir al equipo.

Mbappé -jugador más valorado-, Salah -sexto jugador- o Haaland -undécimo- son tan solo algunos de los nombres relacionados con las dos entidades. El delantero francés no ha renovado y acaba contrato en 2022. Haaland prevé fichar este verano antes de que entre en funcionamiento su cláusula de salida. Y Salah, envuelto en rumores en Inglaterra, ha dejado la puerta abierta a jugar en España. Su llegada a La Liga daría más relevancia a la competición española y devolvería a los mejores del mundo al torneo.

[Más información - De Cristiano a Mbappé: todas las estrellas en el mercado por culpa de la crisis de la Covid-19]