La tensión en el FC Barcelona continúa. Cuando parecía que la Comisión Gestora había acabado con la división que Bartomeu y su cúpula mantenían con el vestuario, el presidente del organismo ha dado un paso al frente en la prensa para sembrar algo de polémica. Carlos Tusquets, que apenas suele pronunciarse en los medios, ha vuelto a poner a Messi en el disparadero con sus declaraciones.

Noticias relacionadas

El máximo mandatario de la Gestora aseguró hace unos días que él habría vendido a Leo Messi en el pasado mercado de verano. Una decisión que únicamente atendía a razones económicas. La salida de Messi, en caso de ser pactada, habría inyectado una suculenta cantidad en las arcas azulgranas y podría haber solventado la situación que ahora vive la entidad. Unas palabras que no han gustado a Koeman porque, según el técnico, desestabilizan a la plantilla y más viniendo desde dentro del club.

"Los comentarios de fuera no me interesan. Los comentarios desde dentro del club no nos ayudan a tener la tranquilidad que necesitamos. No podemos controlar lo de fuera, pero lo de dentro es diferente", ha asegurado el holandés en su última comparecencia. Carlos Tusquets, claramente aludido, se ha reafirmado en su pensamiento en una entrevista en Tot Costa.

Koeman, en el banquillo del Puskas Arena Reuters

"No dije que hubiera vendido a Messi, dije que económicamente su marcha habría sido buena para la entidad, estaríamos mejor porque hablamos de la ficha más alta del mundo. Es una verdad como un templo. Pero no soy nadie, la decisión es suya y la Gestora no puede tomar estas decisiones", ha subrayado en el programa radiofónico.

Es por ello que no ha dudado en citarse con Koeman si sus palabras le han molestado: "Si es necesario le contaré a Koeman que le han trasladado mal mi respuesta. Yo solo me limité a sumar y restar. Lo que Messi le genera al club compensa el gasto, pero el Barça no tiene dependencia de una sola persona".

Tusquets, de paso

El presidente de la Gestora abandonará la entidad el próximo 24 de enero. Fecha en la que las esperadas elecciones a presidente del FC Barcelona se lleven a cabo. En la misma entrevista, Tusquets ha dejado claro que no está cómodo en el cargo y que está contando los días para dejarlo.

"No me lo paso bien", ha indicado. "El cargo tiene mucha presión mediática". Tal es la responsabilidad que Tusquets incluso duda de por qué hay tantas opciones en las elecciones: "No sé cómo hay tantos precandidatos a presidente". Lo que ha dejado claro es que "el futuro del club está garantizad" en términos económicos y que "cuando se abra el estadio entrará mucho dinero". Entre los logros de Tusquets está el de haber cerrado una rebaja salarial con la plantilla a falta de confirmación oficial.

Sin embargo, tras la polémica generada por sus últimas entrevistas, Tusquets hablará "menos con la prensa" para evitar este tipo de conflictos. En poco más de un mes no tendrá que preocuparse de más.

[Más información - La Gestora del Barcelona anuncia que los futbolistas no cobrarán en enero]