Leopoldo Luque, quien fuera médico personal de Diego Armando Maradona, compareció ante la prensa tras su imputación por posible "homicidio doloso" en el fallecimiento del astro argentino. Íntimo de 'El Pelusa', sobre todo en sus últimos días, aseguró que "no hubo error médico" y que en pacientes como Maradona una muerte de este tipo, con un "evento fortuito", era "lo más común del mundo".

Noticias relacionadas

"Acá no hubo un error médico", se defendió el médico. "Diego tuvo un evento fortuito, un ataque cardíaco que en un paciente como él es lo más común del mundo que muera así". Según aseguró, su paro cardiorrespiratorio "es algo que podía pasar". Por ello, Luque defendió que está "a disposición de la Justicia" dado que tiene "todo para mostrar". "Sé lo que hice con Diego y sé cómo lo hice", subrayó tras mostrarse "absolutamente seguro" de que hizo "lo mejor que se podía" con el argentino.

Luque, tras las críticas y acusaciones, se mostró "muy mal" por la pérdida de su "amigo". "Que se diga que no estuve con él no lo puedo creer". En varias ocasiones destacó no ser "el responsable de todo esto" y reveló que tras la intervención policial le dio "a las autoridades toda la información" que requirieron. Estos se llevaron la historia clínica del exjugador argentino.

El médico no se esperaba que él estuviera en el centro de los focos. "Me sorprendió absolutamente", indicó. "Cuando Diego fallece, llegué al lugar y estaba la Fiscalía trabajando". Él se mostró "a disposición de ellos" y todo "lo que pidieron, lo tuvieron". 

Leopoldo Luque fue quien llamó a la ambulancia. En el audio filtrado se muestra tranquilo y no da el nombre de Diego Armando. Además, según los informes, él no se encontraba en la casa cuidando del exjugador y entrenador, por lo que la llamada llegó más tarde de lo necesario.

Sin embargo, no es el único que ha recibido críticas de parte del entorno de Maradona. También su abogado ha sido señalado como culpable de que Diego perdiera contacto con algunos exjugadores y conocidos que se preocupaban por él, o incluso de que el astro no siguiera un buen estilo de vida.

Su relación

Luque, durante esta intervención donde defendió su inocencia, destacó que "Diego odiaba a los médicos y psicólogos", aunque con él se comportaba de forma "diferente" porque eran amigos. También recalcó que Maradona "necesitaba ayuda, pero no había forma de entrarle". El argentino tenía "todo el tiempo" para decidir y llegó a echar de casa a Luque para luego volver a contactarle como "un padre y un hijo rebelde".

Leopoldo Luque, médico personal de Maradona Reuters

Era una de las personas más cercanas. Según el propio médico, pese a ser neurocirujano le "acompañaba a todos los médicos", incluido el dentista, porque si no lo hacía la actitud de Maradona era imposible de abordar para cualquier profesional. "El paciente tiene que tener voluntad", explicó Luque. "El jueves fui a verlo y pasó lo que pasó siempre con Diego". Y es que "cuando se pone mal, echa a todo el mundo". 

"Yo no soy el responsable de todo", espetó, porque detrás de todo hay un equipo con diferentes especialistas. En una ocasión estuvo cerca de "agarrar a piñas" con Maradona "para internarlo" porque "nada se podía hacer" sin su voluntad.

"No se le podía llevar a un neuropsiquiátrico porque no había criterio clínico para hacerlo", indicó, y por ello la clínica actuó de forma perfecta. Al no ser "un centro de rehabilitación, sino de patología aguda", Luque extendió su estancia lo máximo que pudo. Pese a ello, el fallecimiento "nada tuvo que ver" con el hematoma subdural del que fue operado", sino que por medio de un acuerdo con la familia y demás expertos optaron por evitar que bebiera alcohol y que cumpliera con las pastillas que debía tomar.

[Más información - Maradona: la policía registra los bienes de las personas que se sacaron fotos con su cadáver]