Gerard Piqué hace un tiempo que se convirtió en un jugador más tranquilo y más comedido en sus declaraciones. Sigue respirando fútbol y barcelonismo por sus cuatro costados para suele rehuir más ir a la guerra y prefiere ver los toros desde la barrera en lugar de saltar al rueda al descubierto como hacía antes. Se podría decir que es un Piqué más tranquilo, que está de mejor humor o que despierta buen rollo sea cual sea la afición que lo juzgue, aunque sin duda ninguna le tratará como la suya propia. 

Noticias relacionadas

En esta ocasión, el central del FC Barcelona ha participado en una bonita iniciativa en forma de programa presentado por el deportista olímpico de skeleton Ander Mirabell y que lo realiza en colaboración con la Fundación CRIS. El programa ha sido emitido por MARCA y Radio MARCA y en él, Piqué ha tenido una charla distendida, pero intensa, con varios niños que le han puesto a pruebas con preguntas muy inteligentes y muy bien tiradas teniendo en cuenta la actualidad del equipo blaugrana. 

La Fundación CRIS persigue y lucha contra el cáncer y aboga por el estudio de estas enfermedades que afectan tanto a mayores como pequeños. En esta bonita e interesante charla, Piqué ha sido cuestionado por Mateo y su hermano Lucas, María, y su hermano Jaime y Andrésun, grupo de niños que son tratados por el doctor

Gerard Piqué, en un partido del Barcelona de la Champions League Reuters

Las preguntas de los chicos han ido muy bien tiradas y han tocado varios puntos como la posible intención de Piqué de presentarse a las elecciones de la presidencia del Barça en un futuro, su relación con el resto de jugadores del vestuario, la posible marcha de Messi o cómo recibió la noticia del adiós de Luis Suárez. Y Piqué, como viene siendo habitual, no rehuyó ninguna de ellas. 

Su sueño de presidente

"En las elecciones que vienen ahora seguro que no porque no puedo. Aún soy jugador y cuando eres jugador no puedes presentarte, pero nunca se sabe en un futuro. Yo soy muy, muy, muy culé como ya sabéis. Me gustaría poder ayudar de la mejor forma que sé al club de mis amores, y eso pasa por estar muy bien preparado para hacer la función de presidente si algún día veo que puedo de verdad aportar al club. Si no, no me presentaría. Es algo que decidiré en el futuro, es una ilusión que siempre he tenido, pero que no sé si se podrá llevar a cabo en el futuro".

La salida de Suárez

"Fue un compañero que estuvo muchos años en el club, compartimos muchas cosas. Pensad que con un compañero, aunque los aficionados nos ven sólo 90 minutos, pasamos muchas horas. Es como vuestros compañeros de colegio, los vemos todas las mañanas de 9 a 13h, luego viajamos, estamos en los hoteles, es como si se os fuera un compañero de cole con el que habéis estado mucho tiempo".

La continuidad de Messi

"Pues habrá que preguntárselo a Leo, ¿no? No sé, aquí estamos todos esperando que se quede, pero es una decisión muy suya, muy personal. Veremos. Mientras siga vistiendo la camiseta del Barça siempre hay esperanza, y ojalá de alguna manera se le pueda seducir para que se pueda quedar más años".

Leo Messi, en un momento del Atlético de Madrid - Barcelona de La Liga Reuters

Amigos en el vestuario

"En su momento con Puyol hicimos una gran relación que aún mantenemos, pero Puyol ya se retiró. Con Cesc cuando coincidimos con 8 o 10 años en las categorías inferiores del Barça también creamos una gran relación, y luego tuve la suerte de que volvió al Barça del Arsenal y obviamente también en la selección. Y ahora mismo hay un grupo de 4, 5, 6 que somos los de la casa que nos llevamos muy, muy bien y que pasamos casi todo el rato juntos: Sergi Roberto, Busquets, Aleñá, Leo... Llevamos muchos años juntos y tenemos mucha relación. Al final te unes normalmente a gente que ha vivido lo mismo que tú, que ha tenido las mismas experiencias o que ha tenido el mismo trayecto, y el hecho de estar en La Masía pues une mucho".

Su recuerdo del 2-6

"Hice uno al Inter de Milán en casa en Champions que me salió increíble, la verdad, que me regateé al portero y al defensa a la vez. Pero por significado te diría que el del Bernabéu. Siempre quedará ahí porque fue el 2-6, era un resultado histórico y fue un gol que estuvo bastante bien. Así que escogeré ese".

Goles en propia puerta

"Buah, he hecho varios. El que más me dolió fue uno en Pamplona que fue en el último minuto. Íbamos ganando y me metí un gol en propia. Empatamos, fue doloroso porque era en mis primeros años y cuando empiezas, pues te duele un poco más. Encima fue en el último minuto y ya no teníamos tiempo para intentar meter un gol y ganar. Así que perdimos, fue una Liga que no sé si acabamos ganando porque fue el tercer o el cuarto año de Pep. Pero fue muy doloroso. Me acuerdo que el viaje de vuelta estuve... estuve muy jodido. Te diría que para un defensa no es que sea un gran error porque la mayor parte de los goles en propia son jugadas muy rápidas que pones el pie, se desvía la pelota y entra. Hay errores mucho más graves, pero bueno, prefieres que no ocurra y ese fue doloroso".

Se queda con Guardiola

"He tenido la suerte de tener entrenadores muy buenos, muy distintos unos de otros. Te diría que el genio por excelencia es Pep Guardiola, creo que es otro nivel. También he tenido la figura de mánager, que engloba algo más en un club. Es decir, fichaba, dejaba de fichar, entrenaba, dejaba de entrenar... Ese era Sir Alex Ferguson, que por su trayectoria también fue un espectáculo en el Manchester United y además era una persona que imponía mucho. Aquí en el Barça pues Luis Enrique también muy bien; Valverde, y en la selección, Vicente del Bosque era un 10, también en lo humano. He tenido mucha suerte, mucha suerte de tener grandísimos entrenadores que me han hecho ser mejor jugador y que me han hecho ganar muchos títulos, entonces siempre he estado muy agradecido.".

Guardiola posando con el Manchester City Manchester City

Su peor lesión

"Mi peor lesión... pues mira, te voy a explicar una lesión que no parecía demasiado y que me produjo más problemas de los esperados. Fue en el año 2014, en un partido de Champions en casa contra el Atlético de Madrid, iba a un salto de cabeza y Diego Costa no saltó. Me hizo un poco lo que se llama la cama, caí muy mal, de culo, y me fisuré la cadera un poco".

"Parecía una tontería, pero te das cuenta de que es muy importante cuando haces una acción de estas porque no te puedes ni mover. Recuerdo que esa misma noche llegué a casa, no podía ni moverme y me quedé dormido en el sofá viendo la tele. Me desperté para ir al baño, y tuve que ir como una serpiente al baño. De verdad os lo digo, fui gateando por el dolor que tenía. No podía andar, no podía mover la pierna, no podía ir a la pata coja. Te inhabilita tanto la cadera que tuve que ir pero arrastrándome por el suelo y me levanté como pude llorando del dolor y estuve bastante tiempo, dos tres meses más, parado".

"Luego volví justo el partido contra Atlético de Madrid en casa que nos ganaron la Liga ya que empatamos en el Camp Nou 1-1. Y volví pinchado por todos lados para aguantarme dolor porque era muy importante ese partido. Y aún ahora, seis años más tarde, duermo del lado izquierdo porque si me apoyo sobre el lado derecho me duele mucho la cadera. Imaginad, parecía una tontería en ese momento, cuando me la produje, pero acabo siendo pues una lección importante".

[Más información: Lluís Carrasco confirma que dirigirá la candidatura de Joan Laporta a las elecciones del Barça]