Ya lo adelantó Ronald Koeman, pero quedaba que Gerard Piqué tomase su última decisión. El central no se va a operar de ese esguince de grado III en el ligamento lateral interno y esa lesión en el cruzado anterior de la rodilla derecha. De esta forma, el tiempo de baja de uno de los capitanes del Barça será de unos cuatro meses, por lo que tratará de llegar para el final del mes de marzo, cuando la primavera y los primeros sones del himno de la Champions comiencen a sonar en los estadios.

Noticias relacionadas

El jugador se lesionó cuando defendía un ataque del Atlético de Madrid durante el duelo del pasado fin de semana, donde los rojiblancos se impusieron a los culés. Se iba Ángel Correa y para evitar que se metiese en el área, Jordi Alba cazó al rojiblanco. La mala suerte fue que al caer el futbolista argentino, lo hizo encima de la pierna de un Piqué que se quedó tendido sobre el terreno de juego y sin ocultar gestos de dolor.

Con lágrimas en los ojos, el central hacía saltar todas las alarmas nada más ver cómo se encontraba el defensa. Un silencio brutal se apoderó de todo el Metropolitano. Los jugadores rodeaban al culé que fue atendido de inmediato por las asistencias médicas y las caras de estos también explicaban lo que estaba sucediendo. Después, el catalán se puso de pie ayudado por el cuerpo médico del club y, con una visible cojera, abandonaba un terreno de juego que tardará en volver a pisar.

Gerard Piqué, sobre el césped del Wanda Metropolitano EFE

Su baja se une a la de los próximos dos meses de Sergi Roberto. Tras golpear el balón, el futbolista notó un pinchazo y se llevó su mano a la parte posterior del muslo. De inmediato fue sustituido y su cara no era la mejor cuando hablaba con las asistencias médicas. Las pruebas médicas localizaron una rotura en el recto femoral del muslo derecho. Sergiño Dest se queda como el único lateral derecho disponible para un período donde tendrán que afrontar muchos partidos.

El mensaje de Koeman

Las cámaras de Movistar Plus cazaron a Ronald Koeman en una charla con Mircea Lucescu en los minutos previos al partido entre el Barça y el Dinamo de Kiev de este pasado martes. Ahí, el neerlandés estaba desvelando al entrenador rumano esos problemas que tiene con las bajas: "Ansu Fati va a estar fuera tres meses... Piqué quizás está fuera cuatro o cinco meses... Roberto, dos meses...".

El técnico azulgrana quiere fichar un central para solventar estas bajas. Si ya lo quería en verano, ahora le urge. "Si hay alguna posibilidad, será en enero, y pueden pasar muchas cosas. Hay que dar oportunidades a los jóvenes para que jueguen y cojan minutos", explicaba en la previa del partido cuando le preguntaban por el nombre al que todos señalan: Eric García. Por ahora, seguirán confiando en un Óscar Mingueza que dejó una muy buena imagen en Kiev.

[Más información: El Barça de Rousaud: "Ficharemos a dos jugadores top y uno es Neymar"]