Los aficionados del Barcelona mantienen sus protestas contra la directiva del club y, en concreto, contra Josep María Bartomeu. Uno de los grupos que estaba a las afueras del Camp Nou esperando alguna reacción de los máximos dirigentes, ha accedido a las instalaciones blaugranas saltándose la seguridad y entre críticas a la cúpula.

Noticias relacionadas

Los miembros de la seguridad privada del club poco han podido hacer para evitar que esa aglomeración de aficionados entrara por la puerta con pancartas y superando esa primera barrera de control. Tal y como se observa en las imágenes, el personal de seguridad apenas puede controlar a los hinchas culés que, debido a su número y velocidad, han conseguido acceder sin mayor problema.

Las quejas se dirigen principalmente al presidente del club, señalado en la crisis institucional y deportiva que vive el FC Barcelona desde que se perdiera La Liga y, posteriormente, se cayera eliminado de la Champions con un histórico 2-8 ante el Bayern de Múnich.

Los ataques a Bartomeu se han sucedido en estos últimos días. De hecho, minutos después de acabar el duelo europeo, un peso pesado del vestuario como Piqué se pronunció públicamente pidiendo una reestructuración del club, más allá de los cambios en la plantilla y el banquillo que se preveían.

Sin embargo, fue este martes cuando la crisis en el club catalán saltó por los aires. La petición de Leo Messi de abandonar el equipo fue el detonante de una nueva oleada de críticas a Bartomeu y de dudas sobre el proyecto deportivo que está encabezando Ronald Koeman. El atacante argentino envió un burofax a la entidad donde pedía hacer uso de la cláusula para salir del equipo.

Pero el asunto no es tan fácil. El FC Barcelona sabe de la importancia que tiene Leo Messi, tanto a nivel deportivo como a nivel económico. No quieren que salga y su respuesta, más allá de intentar convencer al jugador, fue un requerimiento para que reflexionara sobre su decisión y aceptara continuar en el club. Messi sigue centrándose en esa cláusula, mientras que el Barcelona entiende que concluyó en junio.

Josep María Bartomeu EFE

El adiós de Bartomeu

La dimisión de Josep María Bartomeu es una de las opciones que se han barajado en las últimas horas. Dado que no tiene relación con Messi, un posible adiós del presidente podría convencer al argentino. Sin embargo, el máximo responsable del Barça no baraja abandonar el club.

Su dimisión implicaría un golpe mortal para los principales directivos del FC Barcelona. En caso de marcharse, Bartomeu y los suyos podrían verse obligados a pagar con su propio patrimonio el desbarajuste que se produjera en las cuentas de la entidad. Equilibrar las cuentas, y más en tiempos de coronavirus, es inviable para la cúpula del conjunto catalán.

Mientras tanto, Messi sigue analizando sus opciones y el Manchester City de Pep Guardiola se ha posicionado primero en la carrera por su fichaje, arrebatándole dicha posición al Inter de Milán.

[Más información - Messi y las cinco claves de su divorcio con el Barcelona y Bartomeu]