El Valencia ha explicado la polémica que surgió este sábado cuando Ezequiel Garay hacía pública una queja del trato del club durante la pandemia y por el estado de su renovación con la entidad valencianista. Los che lamentan y muestran su sorpresa y recalca que "la entidad jamás ha querido entrar en polémicas públicas con sus futbolistas".

Noticias relacionadas

El comunicado oficial explica que las negociaciones entre el Valencia y Garay existen desde julio de 2019, o sea, en cuanto acaba la anterior temporada. Desde ese momento, el defensa ha rechazado "varias propuestas que mejoraban su actual contrato", una decisión que, recalca la entidad, es "respetable y lícita".

El hecho de que Ezequiel Garay haya sido incluído en el ERTE que solicitó el Valencia con la aparición de la pandemia, explica el club, tiene un motivo: "fue el único futbolista que rechazó suscribir el acuerdo global alcanzado con todo el primer equipo y cuerpo técnico para la reducción de sus percepciones a excepción del jugador".

Garay publicó este sábado un duro comunicado en el que denunciaba "una campaña de desprestigio" por parte de la dirección deportiva que quiere acusarle de pesetero en esa negociación por la renovación. "Personas de mi club tienen la intención de desacreditarme como profesional y como persona. Me da mucha pena llegar a esto, pero tengo que hacerlo. Habría sido más fácil dejar que mis abogados hicieran un comunicado y yo lo publicase, pero en la vida hay que ir de frente", explicaba el jugador.

Una relación irreparable

"Se filtra una noticia de que he rechazado 2,7 millones de euros netos, algo que es falso. Dan a entender que soy yo el que no quiero seguir, y es mentira. El 2 de julio de 2019 me llega, a través de mi representante, una oferta muy inferior a esa", hizo público Garay con respecto a las ofertas de renovación. 

También denunció que le metieran en el ERTE a pesar de estar de baja, algo a lo que accedió para que pudieran fichar a otro jugador. "Los que se han visto alterados aprovechando la situación de la pandemia por parte del club. Quise colaborar con la reducción de mi salario, pero no se admitió porque querían una mayor.Me metieron en un ERTE de reducción de jornada estando de baja médica. No entiendo esa forma de actuar hacia mí. Como jugador gustaré más o menos, pero es injusto que se quiera hacer ver que no me quedo por dinero cuando el día en que fiché por el Valencia rechacé una oferta bastante más voluminosa", sentenció Garay.

[Más información: Garay estalla contra el Valencia: "Han intentado desprestigiarme"]