Ernesto Valverde se comió el turrón siendo entrenador del Barcelona, pero su sueño se ha visto truncado dos años y ocho meses después de haber sido nombrado como técnico culé. La derrota en semifinales de la Supercopa de España fue la gota que colmó el vaso en Can Barça y cuatro días más tarde de caer ante el Atlético de Madrid se confirmó su despido fulminante.

Noticias relacionadas

Hay que remontarse unos meses atrás para comprobar que el runrún sobre el malestar de la cúpula azulgrana con Valverde no es algo nuevo, ni que haya llegado tan solo por el adiós en la Supercopa. Nombres como el de Ronaldo Koeman llevan siendo vinculados con el club catalán desde hace tiempo, pero ha sido nada más comenzar el 2020 cuando el bombazo ha llegado a la Ciudad Condal.

El elegido para sustituir en el cargo a 'El Txingurri' es Quique Setién. El cántabro es un enamorado de la 'filosofía Barça' y de Leo Messi, un fiel seguidor de Pep Guardiola y un discípulo del estilo de Johan Cruyff. Este martes 14 de enero ha sido el día en el que ha tenido lugar su puesta de largo. Presentación en la que ha estado escudado por Eric Abidal y Josep Maria Bartomeu

Quique Setién, presentado como nuevo técnico del FC Barcelona EFE

El presidente del Barcelona tomó la palabra para hablar tanto de Quique Setién como de Ernesto Valverde. Un momento en el que Bartomeu no ha estado del todo acertado, ya que ha caído en algunas contradicciones que merecen un análisis a parte. No en vano, ya en el comunicado de la destitución se pusieron de relieve las "decepciones" en la etapa del extremeño como entrenador.

Después de agradecer los servicios prestados y su dedicación, Bartomeu ha repetido en varias ocasiones que "la dinámica del equipo era mejorable". E incluso ha respaldado este pensamiento aludiendo a lo que se dice en las "tertulias en las radios". Un golpe que se une al de la traición.

¿Apoyo real?

Josep Maria Bartomeu ha confirmado que desde el verano han estado en conversaciones con Ernesto Valverde "de forma muy cercana". Una "relación muy estrecha" en la que comentaban qué podían hacer para mejorar. Para que el equipo diese un paso al frente tras lo sucedido en la Champions League y en la Copa del Rey en la 2018/2019.

El máximo dirigente culé no ha olvidado señalar que en el club "todos" sabían que "esto era necesario". Y ha incidido en la "relación excelente" entre su ya exentrenador y el club blaugrana. ¿Necesario ahora y antes no? Haciendo memoria, una vez finalizado el pasado curso, después de proclamarse campeones de Liga, fue el propio Bartomeu el reivindicó la figura de 'El Txingurri'.

"Es el entrenador que queremos. Tiene contrato en vigor y estamos muy contentos con él. Esto es un proyecto a medio y largo plazo", dijo allá por el mes de mayo Bartomeu sobre Valverde. Mientras de cara a la galería decía esto, por detrás comenzaba a gestarse el relevo del extremeño en el banquillo culé.

Contactos con otros entrenadores

El nombre de Koeman ha sido relacionado con el Barcelona ya desde el final del pasado año, anque en los últimos días la figura del seleccionador de Holanda volvió a colocarse en primer plano. Este rechazo la posibilidad de llegar al Camp Nou porque se comprometió con la Oranje para ser el que se sentase en su banquillo como mínimo hasta la Eurocopa que dará comienzo el próximo 12 de junio.

La negativa de Ronald Koeman no fue la primera. Antes llegó la del gran favorito de club y vestuario: Xavi Hernández. El actual técnico del Al Sadd era el elegido. El 'nuevo Guardiola'. Este pidió en primer lugar un poco de tiempo para pensárselo y después llegó el 'no'. Una negativa ahora en enero, pero no así a partir del mes de junio, cuando estaría dispuesto a hacerse con las riendas del equipo.

Xavi, durante la semifinal de la Copa Copa qatarí REUTERS

Incluso se llegó a hablar de la opción de Mauricio Pochettino. Aunque, finalmente, ha sido Quique Setién el que ocupará el lugar de Ernesto Valverde. Una solución que más bien parece un parche, pese al intento de maquillar la situación del presidente: "Setién no solo es un gran entrenador, fue un gran jugador que cuidaba mucho el juego y el estilo. Un estilo muy unido al Barça".

Elecciones a la vista

Esta solución sobre la bocina con Setién como protagonista también parece un parche por un segundo motivo: las próximas elecciones. El que ocupe el cargo del presidente tras los comicios tendrá la potestad de rescindir el contrato del de Santander, aunque haya firmado hasta el año 2022. Será entonces cuando se vuelva a hablar de Koeman, Xavi y compañía. Además, Bartomeu, el dirigente que le ha traído, no se presentará a la reelección. 

[Más información: El Barcelona remata a Ernesto Valverde con un palo en el comunicado por las "decepciones"]