Kevin De Bruyne ha revelado, en un artículo a Players' Tribune, algunos capítulos curiosos de su trayectoria. En concreto relató cómo fue su paso por el Chelsea. En el equipo londinense no tuvo la oportunidad de brillar. José Mourinho no contaba con él y por ello se le buscaron dos cesiones una al Werder Bremen y otra al Genk.

Noticias relacionadas

Después de destacar con los alemanes y confirmarse que seguía sin sitio en Stamford Bridge, consiguió salir del Chelsea, rumbo al Wolfsburgo donde cuajó una gran temporada.

"Cuando estaba en el Chelsea, la prensa no para de hablar de mi relación con Mourinho. Pero la verdad es que con él sólo hablé un par de veces. El plan siempre era salir cedido y por eso en 2012 me fui al Werder. Y me fue muy bien esa temporada", resumió el jugador belga.

De Bruyne, jugador del Manchester City.

De vuelta en la capital inglesa, De Bruyne no veía con malos ojos salir: "Cuando regresé al Chelsea, algunos clubes alemanes querían contratarme. Klopp me quería para el Dortmund, que jugaba un fútbol que me agrada. Pensé que el Chelsea me iba a dejar salir, pero Mourinho me mandó un mensaje. ‘Tú te vas a quedar aquí. Quiero que seas parte de este equipo’. Perfecto, entonces formo parte de sus planes, pensé".

Luego, en el Wolfsburgo -que le fichó por tan solo 21 millones- fue la absoluta estrella del equipo. En los 73 partidos que vistió su camiseta, anotó un total de veinte goles y repartió 37 asistencias. Todo le valió para que el City pagara 75 millones por su firma.

[Más información: Bartomeu: "Dembélé tiene un nivel superior a Neymar"]