Montilivi era el escenario elegido para la disputa de un partido muy atípico durante este periodo tradicional para las selecciones nacionales. Los combinados de los distintos países se enfrentan entre sí bien en la carrera por estar en la Eurocopa 2020 o para seguir dando con el mejor sistema de cara al futuro y a las importantes citas que están por llegar.

Noticias relacionadas

Sin embargo, la selección catalana también quería su dosis de protagonismo y se ha enfrentado a Venezuela este lunes, un día antes de que lo haga España ante Malta. Los instantes iniciales al encuentro se convirtieron en un particular festejos. Bailes, luces y también los tradiciones himnos resonaron en el estadio del Girona.

Un acto en favor del proceso secesionista, ya que mientras se entonaba el himno de la comunidad autónoma, 'Els segadors', ondearon a lo largo y ancho de Montilivi cientos de señeras y esteladas. Esta última no es otra que la bandera utilizada por los movimientos de ideología independentista con respecto a Cataluña y el resto de España.

Un nuevo evento deportivo que parece haber servido, una vez más, como excusa y soporte para promocionar unos polémicos ideales políticos. En cuanto al encuentro, la selección sudamericana se mostró ligeramente superior en la elaboración del juego, aunque no tanto a la hora de transformar el dominio en goles.

[Más información: El veto de Huesca, Rayo y Valladolid desinfla el aquelarre 'indepe' de la selección catalana]