Un centenar de aficionados del Reus se congregó en la noche de este lunes para presentar sus quejas por la expulsión del club de la Segunda División y la decisión de no permitirle competir en categoría profesional alguna durante las próximas tres temporadas. Con pancartas que mostraban frases como "Más fútbol, menos negocio" u otras dejando claro su desacuerdo con el antiguo propietario, Joan Oliver y el presidente de LaLiga, Javier Tebas, aficionados del Reus lamentaron los últimos acontecimientos y cargaron contra las personas que, según ellos, han propiciado la situación.

Noticias relacionadas

Nuevos dueños del Reus Deportiu Foto. Twitter: (@cfreusdeportiu)

La peña de animación Redblacks fue la que organizó la manifestación, que se desarrolló en la plaza Prim de Reus y duró una hora escasa. El calvario del Reus no parece tener fin. A pesar del cambio de propietario, que parecía que podía hacer cambiar la situación del club catalán, el Juez de Disciplina Social de LaLiga ha decidido expulsar a esta entidad para los próximos tres años. Además, le impone una multa de 250.000 euros por el incumplimiento de los deberes adquiridos con sus futbolistas.

El comunicado de LaLiga afirmaba que "en la mañana de hoy el Juez de Disciplina Social de LaLiga ha emitido Resolución en el expediente disciplinario 4/2018-19 incoado contra el Reus en la que acuerda la expulsión temporal de 3 años del Club de la competición profesional y le fija una multa económica accesoria de 250.000 euros".

Una decisión dolorosa

De esta manera, el conjunto catalán se convierte en el primer equipo expulsado de una competición aún por finalizar. El pasado día 21, Russel Platt y Clifton Onolfo se hicieron cargo de la deuda del Reus por una cantidad de cinco millones de euros a través de su empresa US Real State Investment. Sin embargo, el Juez de Disciplina de LaLiga no ha considerado viable el proyecto de los empresarios norteamericanos y ha decidido expulsar al equipo de la competición. 

[Más información: LaLiga expulsa al Reus de la competición durante tres años]