El futuro del CF Reus Deportiu ha finalizado en tragedia tras la pérdida de cinco jugadores de la plantilla. Joan Oliver, el propietario y máximo accionista del club, no ha pagado a los futbolistas que habían denunciado a través del proceso abreviado que contempla el convenio colectivo entre la AFE y LaLiga.

Noticias relacionadas

La plantilla del Reus. Foto: Twitter (@cfreusdeportiu)

El conjunto tarraconense tenía de plazo hasta esta misma mañana a las 9:30 horas para realizar el pago, sin embargo, este no se ha producido. Esto posibilita la salida de los jugadores y que queden libres para poder fichar por otro club a partir del mes de enero, cuando el mercado de invierno de comienzo. 

De esta manera, estos cinco futbolistas ya no forman parte del Reus. Sin embargo, el club no solo pierde jugadores, sino la identidad, ya que cuatro de ellos vivieron el histórico ascenso a Segunda B

Quedan únicamente trece futbolistas del primer equipo, los cuales se podrían negar a viajar a Málaga, el próximo 6 de enero, para disputar el primer partido de liga del año. Si esto sucediera, el futuro del del club estaría en peligro y en un problema aún mayor.

Sin pagar y con una deuda de cinco millones

Además de los futbolistas, tampoco han cobrado el cuerpo técnico, los empleados del Reus y todos los entrenadores y coordinadores del fútbol base ni los futbolistas del filial, incluyendo una deuda de cinco millones de euros, por lo que la situación es alarmante. 

La credibilidad de Oliver no existe para los jugadores ni tampoco para el entorno, ya que aseguró que había vendido el club y que pagaría a todos, pero finalmente no ha sucedido. 

[Más información en: La plantilla del Reus dice basta y vuelve a demandar al club]