El trabajo del invierno y la primavera en los equipos del World Tour cobra sentido a partir de este sábado en el Giro de Italia. La primera gran vuelta de la temporada vuelve a su mes de mayo habitual después de que la Covid-19 la trasladara al otoño transalpino la temporada pasada. Una edición marcada por el caso del Vini Zabú, equipo invitado que se bajó del tren por sus casos de dopaje en los últimos años, pero sobre todo por la presencia de varios ciclistas de la primera línea.

Noticias relacionadas

El ciclismo mundial vive pendiente del estado físico de los dos cabezas de cartel de este Giro. El principal es Egan Bernal, campeón del Tour de Francia de 2019 que no ha vuelto a ser el mismo por culpa de sus problemas de espalda. Esas dudas tendrán que despejarse rápido si quiere aspirar a la 'maglia rosa'. Un maillot del que se ha desmarcado en un principio un Remco Evenepoel que no ha competido desde su tremenda caída en Il Lombardia, pero del que no se fían los gallos del corral.

Además de estas jóvenes promesas más que confirmadas en el cartel internacional, repiten Jai Hindley y Joao Almeida, que libraron una bonita batalla contra Tao Geoghegan Hart, el hombre que levantó finalmente los brazos en Milán. Él no estará este sábado en el pistoletazo de inicio en Turín, pero INEOS ha rodeado a Egan de otros dos que quieren confirmarse como Daniel Felipe Martínez o Pavel Sivakov. Esta reunión de jóvenes ciclistas la rompe Vincenzo Nibali. El 'Squalo' ha completado una recuperación milagrosa para pelear por el triunfo final a sus 36 años.

Mikel Landa y Marc Soler defenderán el orgullo español, mientras que Simon Yates, Emanuel Buchmann y Hugh Carthy son los hombres que también aspiran a pelear, como mínimo, por un puesto en el podio. También habrá duelo con los esprínter ya que la nómina de este tipo de corredores que acuden a la ronda italiana es más que interesante. Peter Sagan, Caleb Ewan, Fernando Gaviria, Elia Viviani, Dylan Groenewegen, Giacomo Nizzolo y Tim Merlier aspiran a dar mucha emoción a las siete llegadas que se prevén para este tipo de corredores.

Hacia arriba

La carrera se va a decidir en las subidas por encima de los 2.000 metros que ha planteado la organización. Los kilómetros de contrarreloj parecen escasos para marcar diferencias con tan solo 38. Además, la introducción del 'sterrato' será un aliciente más para que nadie se descuide ni un solo minuto de cada etapa. Eso sí, en la primera semana de carrera no se prevén grandes movimientos hasta la llegada del sexto día. Los hombres con más dudas podrán ver su estado real en estos días.

La experiencia de Simon Yates hace que en la previa se le pueda ver con más vítores de favorito que Evenepoel o Bernal. El británico tendrá que demostrar esta experiencia en cimas tan clásicas como el Zoncolan, el Passo Pordoi, el tríptico de Alpe di Mera, en el último viernes de carrera, y el camino hacia Alpe Motta con 4.700 metros de desnivel. Pero ojo a la etapa entre Perugia y Montalcino con hasta 35 kilómetros en el "sterrato", los tramos de arcilla blanca símbolo de la Strade Bianche.

[Más información: Giro de Italia 2021: equipos, ciclistas y favoritos]