Bonita etapa con final en L'Angliru la duodécima de La Vuelta 2020 con Hugh Carthy como gran vencedor de etapa. El corredor del Education First fue el más fuerte en el grupo de los favoritos y supo aguantar las arrancadas de Enric Mas que se movió a falta de 3,5 kilómetros para la meta poniendo en serios apuros a Primoz Roglic, el que más sufrió con diferencia y que consiguió agarrarse a la carrera tras la ayuda de Sepp Kuss [Así vivimos la 12ª etapa de La Vuelta 2020].

Noticias relacionadas

En la general, el esloveno llegó con unos segundos de retraso y Richard Carapaz, que entró en el segundo grupo junto a Vlasov y Mas, recupera el maillot rojo de líder, lo que le permitirá salir el último en la contrarreloj que puede marcar el futuro de la carrera. Movistar tensó la etapa durante todo el día buscando la debilidad del Jumbo-Visma.

Tras la decepción de ayer en la undécima etapa con final en La Farrapona, se esperaba que la jornada de este domingo fuera la etapa reina de La Vuelta 2020. El temido final en L'Angliru hacía pensar en un bonito final, exigente y que sin duda pondría a prueba a todos los corredores, como así ha sucedido. 

El día comenzó, como casi todas las etapas, con mucha pelea desde el inicio. Ya incluso desde la salida neutralizada varios corredores intentaron moverse por delante para intentar hacer la fuga del día. Los más activos fueron Anthony Roux y Van de Berg, que consiguieron abrir unas pequeñas diferencias de en torno a los 20 segundos. INEOS y Movistar buscaron moverse de lejos también e introdujeron corredores en un gran gurpo persegiudor que intentaba dar caza a los hombres de cabeza. A falta de 95 kilómetros para meta, se creaba un grupo delantero con 18 corredores y con presencias destacadas como las de Luis León Sánchez o Guillaume Martin, líder de la montaña. 

Crece la fuga

Poco a poco, los corredores fueron superando las dificultades montañosas del día. Pasaron el Alto del Padrún y San Emiliano, lo que permitía a la fuga y abriendo un pequeño hueco, aunque en todo momento el pelotón tenía controlada la situación. Jumbo se ponía al frente con un ritmo de martillo y enfilaba a todo el grupo. No querían que la victoria de etapa se escapase demasiado. Las diferencias se mantuvieron estables entre los 2 y los 3 minutos. 

Ya en el Alto de la Mozqueta, puerto de 1ª Categoría, se vieron más movimientos. David de la Cruz lo intentaba desde lejos y Chaves intentaba salir a su rueda para ganar puestos en la general, pero terminaba desistiendo. En ese momento, Movistar decidió tomar el mando de las operaciones y poner dureza en el grupo para intentar desgastar al equipo del líder, algo que iba a ser realmente difícil. Las diferencias empezaron a caer en la parte final del puerto y se situaron en torno al minuto y medio. Además, el equipo telefónico decidió lanzar la carrera también en el descenso. 

Esto provocó nerviosismo en el grupo y se produjeron varias caídas importantes, alguna de ellas como la de Andrey Amador, el mejor gregario de Richard Carapaz para la montaña. Por delante, los fugados seguían intentando tensar la carrera y se marchaban por delante Martin, Perichon, Roux y Madrazo. Sin embargo, el pelotón ya no iba a parar hasta darles caza. La diferencia seguía cayendo en picado. En la parte más dura del Alto del Cordal, Luis León Sánchez y Cattaneo decidían fugarse en solitario, mientras que Guillaume Martin saltaba por detrás y cnseguía darles caza. En el grupo, Froome hizo un amago de ponerse al frente y atacar con Carapaz a su rueda, lo que puso un punto de tensión extra. Además, hizo que Marc Soler se quedara descolgado ya en la recta final del puerto. 

Los fugados sabían que tenían poco margen para intentar llevarse el triunfo, y en las primeras rampas del temido Angliru fueron absorbidos por un grupo de favoritos muy reducidos donde ponía ritmo el Jumbo-Visma. A Movistar parecían no salirle las cosas ya que Soler perdía más de un minuto y medio cuando Valverde también se descolgaba del grupo de los mejores. Enric Mas se quedaba solo ante el peligro y con varios Jumbo-Visma secundando a Roglic. 

Ataca Enric Mas

Carapaz empezó a pasar dificultades en el grupo de favoritos y se quedaba a cola mientras Wouter Poels se soltaba definitivamente. En ese momento, Enric Mas decidió mover el árbol con casi cuatro kilómetros por delante. El ciclista mallorquín fue el más valiente del grupo de cabeza, también era el más necesitado. Puso un ritmo muy exigente que provocó que Jumbo se quedara solo Kuss como escudero de Roglic y que los mejores se jugaran la victoria de etapa, ya sin fugados por delante. 

Mas abrió un pequeño hueco de unos 10 segundos y los favoritos se movían mientras se retorcían por las terribles pendientes de L'Angliru, con máximas de hasta el 23%. Sorprendentemente, Carapaz se recuperaba de su bajón y eran Dan Martin y Roglic quienes más sufrían. El español, junto a Carthy y Kuss parecían ser los mejores, sin embargo, el corredor del Jumbo estaba obligado a aguantar con su líder, que se mantenía en agonía, pero sin descolgarse. 

Clasificación de la etapa 12 de La Vuelta 2020

Enric lo siguió probando y tensando la cuerda mientras se le unían Carapaz, Carthy y Vlasov, creando un grupo que se situaba por delante del líder. Finalmente, todos comprobaron que las diferencias creadas iban a ser mínimas e intentaron sobrevivir como pudieron. Solo a Carthy le quedaron fuerzas para llevarse la victoria de etapa entrando por delante de Vlasov y de Enric Mas, que fue quien más lo intentó, pero se quedó sin premio. 

Clasificación general de La Vuelta 2020 tras la 12ª etapa

Carapaz consiguió entrar junto a ellos y solo perdió las bonificaciones, lo que le permitieron ponerse líder de la general tras aventajar a Primoz Roglic en 10 segundos. De esta forma, el ecuatoriano será el último en salir en la contrarreloj del martes que podría dejar casi decidida La Vuelta.

[Más información: Samitier, roto tras el atropello de un amigo: "Un asesino drogado y borracho acabó contigo"]