Ningún ciclista ni miembro de los equipos que compiten en el Tour de Francia ha dado positivo en los segundos test de la Covid-19 en plena competición, cuartos desde que empezó el Tour para detectar el coronavirus llevados a cabo por la organización y la Unión Ciclista Internacional (UCI). Un respiro para la ronda gala que terminará sin coronavirus esta edición después de los cuatro positivos en el primer día de descanso.

Noticias relacionadas

En total, se llevaron a cabo 785 pruebas a corredores y miembros del cuerpo técnico, médico y mecánicos de los equipos, sin que ninguno de ellos fuera positivo. Se trata de la cuarta oleada de test de detección de la Covid-19 que se lleva a cabo desde los días previos al inicio de la carrera el pasado 29 de agosto en Niza.

Los ciclistas y el resto de los miembros de los equipos fueron testados en dos ocasiones antes del inicio de la prueba y de nuevo durante la jornada de descanso en La Rochelle hace una semana. Entonces, no dio positivo ningún corredor, pero sí un miembro del "staf" de cuatro equipos: AG2R, Ineos, Mitchelton y Cofidis. La regla del Tour establecía que en caso de detectarse dos casos positivos en un mismo equipo este sería eliminado de la competición.

El director del Tour, Christian Prudhomme, que dio positivo durante la primera oleada de test, se reincorporó este martes a la carrera tras haber pasado una semana en cuarentena. Los resultados de los test fueron anunciados pocos minutos antes del inicio de la décimo sexta etapa, la primera en los Alpes, 166 kilómetros entre La Tour du Pin y Villard de Lans, con cinco dificultades montañosas.

La carrera, que termina el próximo domingo en París, está liderada por el esloveno Primoz Roglic, con una renta de 40 segundos sobre su compatriota Tadej Pogacar y 1.34 con el colombiano Rigoberto Urán

El momento de tensión

Los corredores del Tour de Francia, a través de la Asociación de Ciclistas Profesionales (ACP), pidieorn a su público que les anime en las carreteras de forma responsable y respetuosa y a la organización del Tour que refuerce las medidas de precaución "en zonas de velocidad baja" para evitar contagios por la Covid-19. Las imágenes de la subida al Peyresourde hicieron que el pelotón pusiera el grito en el cielo y fue el gran momento de tensión por el que se puso en duda la continuidad de la carrera.

Para preservar el espectáculo la ACP mandó un mensaje de responsabilidad a todos los aficionados que siguen la carrera en las cuneras, sobre todo después de observar algunas actitudes contrarias en la primera jornada pirenaica. "Los seguidores también deben hacer su parte. Son bienvenidos a las cunetas de la carretera para alentar a los participantes del Tour y las muchas carreras que han vuelto a encender la pasión por las bicicletas, pero solo si usan la máscara correctamente y respetan el distanciamiento social".

El delegado de la ACP en Francia, Pascal Chanteur, pidió a ASO reforzar los controles en las zonas donde la velocidad es baja y donde el público tiene la posibilidad de acercarse a los corredores, como ocurre en las subidas. "Pedimos a los aficionados que asisten a las carreras que sean considerados y respetuosos, que demuestren su afecto por los campeones animándolos desde una distancia segura y usando la máscara".

[Más información: Cuatro positivos por Covid-19 en diferentes equipos del Tour de Francia: ningún ciclista afectado]