Lance Armstrong ha vuelto a competir. El estadounidense ha recuperado el sentimiento de hacer deporte en su ciudad natal, donde ha corrido al Maratón de Austin este fin de semana. Sus motivaciones han sido solidarias y ha conseguido un tiempo de 3:02:12.

El que fuera siete veces campeón del Tour de Francia quedó sancionado de por vida y por ello no podría correr la prueba oficialmente, por lo que ha participado como chasity chaser, un tipo de corredores que participan representando a una causa benéfica para otorgarle más peso y visibilidad.

Armstrong empezó la carrera 22 minutos después del grupo principal y adelantó a 2.594 corredores, hasta conseguir llegar a la 58ª posición. Su recaudación total para su causa ha sido de 5.326 dólares. 

[Más información: Armstrong recupera su fortuna perdida tras su confesión de doping gracias a Uber]