El pasado lunes el Olympiacos decidió no presentarse a su partido ante el Panathinaikos en el playoff de cuartos de la Liga. Esta decisión supuso su adiós a Primera División y por tanto, su descenso a Segunda

Noticias relacionadas

La directiva del club anunció que en la competición liguera jugará con un equipo de aficionados, sin embargo no será así en la Euroliga, donde jugará con profesionales. Asimismo, su ausencia en el partido no solo supone el descenso, sino una multa de 15.000 euros y una deducción de seis puntos la próxima temporada.

No obstante, aún no se conoce el próximo destino del Olympiacos que podría inscribirse en la Liga Adriática, un circuito regional que incluye clubes de Bosnia y Herzegovina, Croacia, Montenegro, Macedonia del Norte, Serbia y Eslovenia.

Panathinaikos - Olympiacos. Foto Twitter: (@paobcgr)

Además, su decisión no es reciente sino que viene motivada desde hace días, cuando el conjunto griego anunció que no disputaría el enfrentamiento si alguno de los tres árbitros que tiene vetados estaba presente en el duelo para dirigirlo. Y finalmente, el Olympiacos cumplió su amenaza y ha asumido las consecuencias de bajar de categoría. Será la primera vez que no juegue en Primera División desde hace 55 años.

[Más información en: Olympiacos cumple su amenaza: no juega ante Panathinaikos y baja a segunda]