El equipo al completo de la serie producida por Movistar, con un presupuesto de 10 millones de euros.

El equipo al completo de la serie producida por Movistar, con un presupuesto de 10 millones de euros. Efe

Series 10 millones de euros

'La peste': la serie más ambiciosa de la historia de la televisión en España

Alberto Rodríguez dirige para Movistar una historia ambientada en el siglo XVI en Sevilla durante una plaga de peste y con un asesino en serie. Rafa Cobos es el guionista. 

Sevilla

A Movistar se le acababa el chollo. Tras años sin competencia en la televisión de pago en España y con un catálogo que rozaba el monopolio llegan tiempos duros. La llegada de Netflix, HBO y compañía cierra las puertas a la compañía a la hora de adquirir sus nuevos pelotazos. De momento, se ha asegurado seguir emitiendo las que ya tienen. El problema llegará cuando estas terminen. ¿Qué será de Movistar + sin el próximo Juego de Tronos? La respuesta la han encontrado en la producción propia. En apostar por el talento español para crear nuevas ficciones que puedan competir de tú a tú con las superproducciones de EEUU.

Para ello era importante tirar las barreras que hacían que el cine y la televisión no se llevaran bien. Mientras que Scorsese, Fincher y compañía ruedan para HBO y Netflix, aquí no había ningún realizador de primera línea dispuesta a aceptar los tiempos y condiciones leoninas que se imponen en las series. Movistar se ha propuesto cambiar esas normas y el resultado es su gran producción que llegará en diciembre de este año. Se llama La peste y está dirigida por Alberto Rodríguez, responsable de peliculones como La isla mínima y El hombre de las mil caras.

Junto a su guionista de referencia, Rafa Cobos, han creado una historia ambientada en el siglo XVI en Sevilla durante una plaga de peste y con un asesino en serie de por medio. Faltaba confirmar el reparto, su presupuesto y las fechas que se manejaban, y para ello han convocado a la prensa en la Casa de Pilatos, uno de los escenarios que se verán en los seis capítulos –de 50 minutos- que conformarán su primera temporada y que contarán con un presupuesto total de 10 millones de euros, tal como ha confirmado Domingo Corral, director de producción original de Movistar + y que la convierten en la serie más ambiciosa de la historia de la televisión española.

Libertad, libertad, libertad

No será la primer que llegue, antes lo harán La zona y Vergüenza, los proyectos de los hermanos Cabezudo y el dúo Fernández Armero- Juan Cavestany. La premisa es clara: libertad creativa para que los mejores pasen por casa y enganchen al espectador para que no se vayan a otras plataformas, de las que intentan desmarcarse constantemente en su discurso. En dos años llegarán 14 proyectos y una inversión “de tres dígitos”.

Esa libertad creativa ya se ha dejado notar en la elección del reparto. Alberto Rodríguez no deja nada al azar, y donde muchos esperaban un reparto de campanillas han apostado por caras desconocidas para el gran público como Pablo Morinero, apuestas seguras como Manolo Solo y elecciones arriesgadas como Paco León en un cambio de registro. La aparición del actor, ligado siempre a la comedia, fue la más comentada por los periodistas. En el equipo técnico varios de los sospechosos habituales de Rodríguez, como Julio de la Rosa en la música y José Antonio Félez en la producción. Cambiará la luz de Álex Catalán por la de Pau Esteve.

El director seguirá perpetuando su etiqueta de cronista de nuestras cloacas, aunque ahora retroceda cinco siglos para ello. La distancia no será una excusa, y la serie servirá para hablar del presente, de la corrupción y de cómo los poderosos se aprovechan de los ciudadanos en situaciones de crisis. Cumple así su sueño de pasear por su ciudad en el siglo XVI, cuando “era el epicentro económico de Europa”. “Era todo a la vez, el orden y el caos, la riqueza y la pobreza, y eso tiene uniones y relaciones con el momento actual”, ha contado el director que se manifestaba abrumado con tanta expectación.

130 localizaciones

“Es una responsabilidad, pero tienes que olvidarte de todo eso y preocuparte de contar una buena historia”, decía a este periódico. No es la primera vez que dirige televisión. Tras el fracaso de After y hasta que repuntó con Grupo 7 estuvo vinculado a ficciones como Hispania, que considera una escuela maravillosa pero con unas condiciones y tiempos demasiado frenéticos. Ahora los tiene, y la prueba son las 130 localizaciones que se manejarán en esta primera temporada.

“Se nos dijo que podríamos trabajar en unas condiciones parecidas al cine y creativamente no son nada intervencionistas, nos dejan trabajar con total libertad”, algo a lo que contribuye la presencia de su productor de confianza José Antonio Félez que debuta en televisión con este proyecto y que confiesa a este medio que espera que esto sea el comienzo de una edad de oro de la ficción española.

Por si acaso alguien espera lo contrario, Rodríguez deja las cosas claras: esto no tiene nada que ver con Juego de Tronos. “Será una serie sólida, pero sin ese afán de espectáculo”, explica. Movistar + confía tanto en ella que ya ha anunciado que habrá una segunda temporada en la que el director no sabe si estará. “No te lo voy a dejar claro -dice riendo-. Necesito descansar. Sé que ahora tengo un tirón gordo hasta junio, y luego tendré que parar, la verdad. Ya que he participado en el proceso creativo me gustaría completarlo pero...”, zanja.

La peste supone un paso de gigante y necesario en la ficción española. Una apuesta para derribar prejuicios y demostrar que las buenas historias pueden llegar en cualquier formato. Movistar+ ha puesto el primer peldaño y Alberto Rodríguez lo ha aprovechado. Ahora toca que Netflix y HBO muevan ficha.