El Jesucristo Colega de Dogma no sentó muy bien a la Iglesia.

El Jesucristo Colega de Dogma no sentó muy bien a la Iglesia.

Cine Cine y Polémica

¡Blasfemia!: las películas a las que cayeron 'hostias' de la Iglesia

Las obras que levantaron las iras de los católicos y que incluso fueron atacadas por sus seguidores.

Noticias relacionadas

Con la Iglesia hemos topado. Eso debieron pensar los productores y directores de muchas películas de la historia del cine que despertaron las iras de los miembros de la institución y de los creyentes más acérrimos, que protestaron e intentaron que se prohibieran o censuraran. En algún caso lo lograron, en otros sólo crearon una campaña de publicidad extra que las convirtieron en un éxito, en la película que todo el mundo tenía que ver para posicionarse. Los palos de la Iglesia han seguido, y aunque su presión no ha sido tan fuerte en las últimas décadas también ha habido títulos señalados por las autoridades eclesiásticas. Estos son los que levantaron más polvareda.

'Viridiana' (1961)

Viridiana, de Luis Buñuel.

Viridiana, de Luis Buñuel.

Buñuel se las apañó para burlar la censura y hacer esta sátira religiosa que, además, viajó a Cannes y logró algo histórico para España: ganar la única Palma de Oro de nuestro cine, pero la alegría duró poco. Había engañado a Franco, pero no al Vaticano, que al día siguiente de la proyección del filme en el Festival publicaron una editorial en L’Osservatore romano atacándola sin piedad. La Iglesia había hablado y Franco reaccionó prohibiendo el filme y ordenando que quemaran todas las copias.

Un negativo se salvó y llegó a Francia a través de la frontera. El productor de la película se las apañó para asignarla nacionalidad mexicana y así poder estrenarla en todo el mundo. De hecho así llegó 16 años después a España, el 9 de abril de 1977, cuando se estrenó. Las autoridades españolas tardarían en reaccionar cinco años más y no sería hasta 1982 cuando fue reconocida la nacionalidad española a Viridiana.

'El evangelio según San Mateo' (1964)

Pasolini dando indicaciones a Enrique Irazoqui.

Pasolini dando indicaciones a Enrique Irazoqui.

El problema con la película de Pasolini no fue su contenido, sino su autor, que se manifestaba comunista y ateo, así que la ira de la iglesia fue contundente, la acusaron de blasfemia antes ni siquiera de verla. Por si fuera poco Jesús estaba interpretado por Enrique Irazoqui, un sindicalista español que luchó contra el fascismo, y llevaba una irónica dedicatoria al Papa Juan XXIII.

Cuando vieron el filme las altas esferas tuvieron que tragarse sus palabras, pero no fue hasta 50 años después cuando desde el Vaticano se perdonó a Pasolini. Fue el actual Papa, Francisco, el que reconoció medio siglo después a El evangelio según San Mateo como una de las mejores películas sobre Jesucristo de la historia.

'Jesucristo Superstar' (1973)

Que Jesucristo cantara y Judas fuera negro no sentó muy bien.

Que Jesucristo cantara y Judas fuera negro no sentó muy bien.

¿Un Cristo moderno y que cantaba en un musical pop? Imposible. Eso pensaron en la iglesia cuando la ópera rock llegó a las tablas de todo el mundo, empezando por Broadway en 1970. El escándalo fue mucho mayor cuando se estrenó en cines. Los grupos radicales se amotinaban en las salas y rajaban los carteles. Los miembros de la versión teatral llegaron a recibir amenazas y si a eso le añades que Judas era interpretado por un negro ya tenemos doble polémica montada.

'La vida de Brian' (1979)

Los propios Monty Phyton han reconocido que ahora no harían La vida de Brian.

Los propios Monty Phyton han reconocido que ahora no harían La vida de Brian.

Tiene que ser el colmo nacer el mismo día que Jesucristo, que te confundan con él y acabes crucificado. Eso es lo que pensaron los Monty Python en su película más emblemática, y también la más polémica. Su estreno ocasionó protestas entre los ultraconservadores, pero es que en países como Irlanda o Noruega llegaron a prohibir su estreno y altos cargos de la iglesia británica y de EEUU cargaron contra ella por blasfema y hacer chistes sobre Jesucristo. Los propios cómicos han reconocido que, probablemente, no se atreverían a rodarla en la actualidad.

'La última tentación de Cristo' (1988)

Willem Dafoe en La última tentación de Cristo.

Willem Dafoe en La última tentación de Cristo.

Los incidentes de La vida de Brian son una broma comparado con la que se lió por La última tentación de Cristo, la versión de Martin Scorsese sobre la vida de un Jesús que renuncia a ser Dios para vivir una vida humana con María Magdalena. La polémica salpicó a todos. La película fue prohibida durante años en países como Turquía, México, Chile o Argentina. En EEUU había protestas en todos las salas donde se proyectaba y en París, un grupo de católicos integrantes incendió un cine donde se proyectaba provocando 14 heridos.

En Madrid, un recorte de El País sobre el estreno destaca la tranquilidad del estreno, aunque la policía reforzó la vigilancia en los cines y muchas mujeres pasearon rezando el Ave María en la entrada de las salas. En Venecia hasta se pidió el secuestro del filme y hasta Juan Pablo II la calificó como blasfema.

'Dogma' (1999)

Ben Affleck como un ángel vengativo en Dogma.

Ben Affleck como un ángel vengativo en Dogma.

Kevin Smith estaba en el culmen de su popularidad e irreverencia y saltó al vació con este filme sobre dos ángeles vengativos llena de bromas sobre la Iglesia. Un Jesucristo Colega, bromas sobre la religión, violencia y chistes subidos de tono fueron suficientes para que el estreno de la película viniera precedido de una campaña para hundir al filme.

La Liga Católica criticó a los productores, Miramax, por producir semejante obra, por lo que Disney, que también formaba parte de la película, se desvinculó de ella y exigió no estar presente en los títulos de crédito. Fue tal la repercusión que muchos países retrasaron la fecha de estreno para escapar del lío. El estreno tuvo de invitados de honor a cientos de manifestantes protestando en la puerta de las salas y Kevin Smith llegó a recibir 300.000 cartas de odio de católicos enfurecidos.

'La pasión de Cristo' (2004)

La pasión de Cristo fue acusada de antisemita.

La pasión de Cristo fue acusada de antisemita.

La polémica persiguió a Mel Gibson desde antes de estrenar la película. Las declaraciones antisemitas e irreverentes del actor no sentaron bien y ya calentaron un filme que además mostraba toda la crudeza y violencia de la pasión de Jesús, por lo que muchos la calificaron como gore y excesiva. Cuando se estreno muchos grupos ultracatólicos la atacaron y llamar al boicot, pero el Papa salió a su ayuda y dijo que así es como fue.

La mayor polémica fue con los judíos, que mostraron su descontento por la imagen de su pueblo y la calificaron como a su autor, antisemita, y pidieron que la gente no acudiera a las salas. Este boicot no funcionó, ya que la obra fue un éxito de taquilla en todo el mundo, que alentado por la polémica y las críticas querían ver lo que había hecho Gibson.