Arturo Pérez-Reverte en una foto de archivo.

Arturo Pérez-Reverte en una foto de archivo. EFE

Cultura Polémica histórica

Pérez-Reverte defiende a Blas de Lezo de las bromas de la "presunta izquierda"

El escritor se suma la polémica sobre la película del almirante y explica "por qué este país de chistosos analfabetos lleva siglos yéndose al carajo".

Noticias relacionadas

El debate que se ha generado en torno a la petición de Vox de rodar una película sobre el marino vasco Blas de Lezo, el héroe español en la defensa de Cartagena de Indias ante el ataque de la fuerza naval inglesa del almirante Vernon registrado en 1741, tiene cada vez más protagonistas. La polémica, como todas, presenta dos bandos enfrentados: la que expone la necesidad de dar a conocer la épica historia del Almirante Patapalo y la que ha utilizado esta reivindicación para hacer sátira con ella.

Eso ha molestado especialmente al escritor Arturo Pérez-Reverte, que siempre tiene cargado su fusil de la palabra para disparar en las redes sociales. "Son ingeniosas las bromas y chistes de la presunta izquierda sobre las mutilaciones de Blas de Lezo. Cuando se agoten, para mantener la guasa propongo seguir con Durruti. Por ejemplo:  era tan español que en vez de pegarse nuestro habitual tiro en el pie se lo pegó en la cabeza", ha tuiteado el académico de la RAE.

Reverte se refiere a bromas tales como "Blas de Lezo tuvo muy mala pata" -al marino se le conocía como Medio hombre al quedar cojo, manco y tuerto a los 26 años a causa de los enfrentamientos marítimos-, y propone a esa "presunta izquierda" que sea tan ingeniosa con Buenaventura Durruti, el dirigente anarquista que murió durante la defensa de Madrid en la Guerra Civil al pegarse un tiro de forma involuntaria.

"Es que te partes, oye", ha continuado el autor de la trilogía de Falcó. "Pum. Con Durruti. El naranjero apoyado en el suelo y pum". El anarquista, según relató el que fuera su chófer, Clemente Cuyás, se enzarzó en una discusión con uno de sus ayudantes en la Ciudad Universitaria, a escasos metros de la línea del frente, cuando alzó el fusil, golpeó la culata contra el estribo de un coche, sonó un disparo y cayó redondo. Una bala había impactado en su pecho y le salió por la espalda. Durruti moriría en el hospital horas más tarde.

El escritor no le ha puesto ahí el punto y final a su hilo de Twitter: "Te partes de risa. Como con don Blas, que parecía el torero Padilla. Luego seguimos con el Cid, ganando batallas embalsamado como mojama. Y mataba moros, el muy fascista". "Y luego hay quien pregunta por qué este país de chistosos analfabetos lleva siglos yéndose al carajo", ha concluido.

Reverte también ha respondido a un usuario que "a la ultraderecha y a la derecha se lo estamos regalando todo gratis, por la cara: la bandera, la palabra España y la historia. Serían idiotas si no lo aprovechasen. Como dijo Napoleón: 'No robé la corona. Estaba en el fango del suelo y me la puse'".

El pasado domingo, el escritor, que publicará próximamente un libro que recopila sus columnas periodísticas sobre acontecimientos de la historia de España, recuperó un texto que había escrito hace ocho años sobre Blas de Lezo, en donde asegura que "sus compañeros de la Real Armada lo llamaban Medio hombre, por lo que quedaba de él; pero los cojones siempre los tuvo intactos y en su sitio. Como los del caballo de Espartero".