Este viernes se ha emitido la tercera entrega de Cantora: la herencia envenenada, con una invitada especial: Sylvia Pantoja, la prima carnal de Isabel Pantoja (64). Uno de los "cadáveres" que, según se ha asegurado textualmente en el espacio, ha dejado la cantante de Marinero de luces a lo largo de su vida. Sylvia está dolida, no cabe duda. Siente rencor y rabia. La dibujan como la "enemiga" y "rival" de Isabel. Sylvia la tilda de "manipuladora y tremendamente perversa", tal y como resume Jorge Javier Vázquez (50) en su presentación. 

Noticias relacionadas

Sylvia arranca su confesión dejando claro por qué habla ahora: "He estado callada por miedo, cuando a una persona se le da poder sin conciencia se puede hacer mucho daño, y a mí se me ha hecho mucho daño. En la vida pensé que iba a hablar de esto, pero llega un momento en que tenemos derecho a cambiar. Kiko Rivera (36) me removió mucho y me dije 'ha abierto la veda'. Si la abrió su propio hijo, yo también puedo, ¿no? Quiero y tengo derecho a contar mi verdad de 36 años". Asegura que ella también es Pantoja y cantante, y denuncia haber estado en la sombra de su manto: "Yo empecé muy niña, con 16 años y llega un momento en el que dices 'jolín, soy prima suya, pero ella también lo es de mí'. Somos una saga y también me habría gustado que se le preguntara por mí". 

Sylvia Pantoja en el plató de 'Cantora: la herencia envenenada 3'. Mediaset

Considera Sylvia que Isabel no se ha portado bien: "Ella ha sido injusta conmigo porque no me ha dado la oportunidad de hablar con ella, lo he intentado y se me ha negado. Bajo cuerda ha hecho cosas que me ha dolido mucho". Sylvia sostiene que Paquirri la adoraba y que esto enfermaba de celos a Isabel: "Paquirri tenía devoción por mí. Era mutuo. Es la verdad, tenía cariño por mí como niña y sobrina que era de su mujer, pero nada más. Nada perverso. Yo con esa edad todavía jugaba con muñecas, imagínate". 

En ese punto del relato, cuenta una sorprendente anécdota: "Llegó a mis oídos que ella le comentó a una persona algo así como 'esta, si Paco llega a estar vivo, me lo habría quitado'. Con 15 años no se puede hacer eso a una niña, es hablar mal gratuitamente. ¿Por qué? Se le cambiaba la cara cuando Paco se dirigía a mí. Él me miraba, pero de forma inocente". Sylvia viaja al pasado y recuerda cómo era la convivencia con su prima Isabel: "Con 15 años viví en Cantora. Isabel estaba ya con Paquirri. He pasado temporadas. Al principio, la adoraba. Recuerdo ir a sus espectáculos, me sabía todas sus canciones". 

Pero Paquirri empieza a cambiar a Isabel, según su prima: "Ella empieza a cambiar a raíz de Paco y desde la muerte de Paco. Tenía comportamientos extraños. Por ejemplo, cuando llega el bautizo de Kiko. Estábamos haciendo el ensayo y me regaló un traje blanco mi prima. Entonces, entró Paco y me dijo 'qué guapa estás, belleza' Lo escuchó Isabel. Se fue y se puso una bata de cola. Lo hizo con tanto brío que se rompió una uña. En ese momento no le di importancia. No sé por qué me tiene que tener celos". 

"Los Martín se creen con derecho a todo"

Jorge Javier y Sylvia en el plató de Telecinco. Mediaset

Para Sylvia todo obedece a una suerte de egocentrismo, la supremacía del apellido Pantoja: "Es ella, ella y después ella. Siempre se ha creído superior a toda la familia, que son los mejores en todo. A mi primo Chiquetete también se lo ha hecho. Ella alardea mucho de Pantoja, pero me voy a atrever a decir que sí; ella lo es de primer apellido, pero de condición no es Pantoja. Ella es Martín, ha salido a su madre. Los Pantoja somos nobles, sencillos, sin rencor. Los Martín son todo lo contrario. Desahogados, altivos, que se creen superiores y con derecho a todo".  

Nunca olvidará Sylvia el día que vio a su tía Ana -doña Ana, madre de Isabel- en una plaza de Triana. Ese día se dio cuenta cabal de la importancia del dinero para la familia: "Un día mi tía Ana fue a la plaza, a Triana, preguntando como loca que quién ganaba más dinero, si un torero o un futbolista. Que me parece bien que quiera lo mejor para su hija, ahí está cómo la ha llevado, pero los intereses para ella, lógicamente".

¿Cómo fue la relación de Paquirri y Agustín Pantoja? Sylvia se moja: "La relación de Paquirri y Agustín, no había, cada uno a su bola. A Paco no le sentaba bien que hubiera tanta familia en casa. Los hermanos, los fans de turno... No se ha hecho vida de matrimonio normal como todas las parejas que se casan. Ese hombre diría 'esto qué es'. Eso sí, nunca lo vi enfadado".

La muerte de Paco 

Sylvia recuerda como si fuera ayer qué hacía cuando llamaron para anunciar la muerte de Paquirri: "Estaba yo con Kiko en brazos, durmiendo la siesta. Yo sabía que le había cogido el toro, pero no sabía nada más. Mi tía tiró el teléfono, pegó un grito y ahí me enteré de que había fallecido. Fue muy duro. Estaba con mucha ilusión porque nos íbamos a ir a América todos".

Isabel cambia radicalmente: "Le cambia la muerte de Paco. La endiosa, la hace leyenda y empieza a hacer cosas feas. Obviamente, ella no sería quien es sin la muerte de Paquirri. Hoy en día sería una artista más, muy buena, pero no con todo lo que conlleva. Ella no lo sabe; ella vive en un mundo paralelo a la realidad. Le han hecho creer desde muy niña que es la mejor. Si tú no tomas conciencia y no creces, y te crees que eres la mejor, pues pasa esto. Se hace inaccesible".

Sylvia contando anécdotas de su infancia y adolescencia junto a los Pantoja. Mediaset

¿Cuál fue ese punto de inflexión entre las primas? "Nuestra relación cambió en el momento que yo quería salir y cantar. Recuerdo que en la cocina mi primo Chiquetete ya me había hablado que fuera con él, ¡imagínate con 15 años! Me ilusionó. Mi prima tenía otra idea conmigo y era que yo fuese de coro con Agustín. Cuando llego a la cocina y le digo lo de Chiquetete, ella me dice '¿cómo?, pero si yo te tengo preparada con Agustín'. Y le dije que no me iba de coro, le sentó muy mal. Me dijo, 'bueno, bueno, veremos a ver quién llega antes'. Y entonces me hizo la cruz, me sentenció". 

Y se distanció de la familia, por siempre: "No me echaron, me fui yo, pero sí me echaron la cruz. Llegan a oídos míos muchas cosas. Te va quitando amistades, amigos poderosos. José Luis Moreno (73), el productor, a mí me tenía mucho aprecio. Incluso me ha comprado ropa. Detalles bonitos y lindos. Al poco tiempo, mi prima hace amistad con él y un día coincidimos en el Casino de Madrid, quise hablar con él y me dio la espalda". 

[Más información: Isabel Pantoja no devolverá las cosas de Paquirri a sus hijos: este es el motivo que alega]