Ya sí tengo que decirlo, con todo el dolor de mi alma: La isla de las tentaciones 2 ha tocado a su fin. Este miércoles se ha emitido Tentaciones, tres meses después, un programa grabado ya desde España. Y en él, como no podía ser de otro modo, se ha visto la realidad de la vida, la trastienda más cruda: el amor no existe. Corrijo, el amor no existe en un reality, o el amor no sobrevive a un reality. Vamos, que no ha salido nadie indemne de aquel experimento bonito que comenzó en Santo Domingo.

Noticias relacionadas

Bueno, sí, la pareja formada por Alessandro Livi (38 años) y Patricia Guimeras (27) es la única que parece seguir erguida ante todo, y con planes de vivir juntos, tener hijos y bla bla bla. Pero eso no es amor, es dependencia. La de ella; lo de él se llama miedo. No me los creo. De todas las parejas de la edición, sin duda las más trasquiladas han sido las formadas por Marta Peñate (29) y Lester (32), Melodie (28) y Cristian (31) y Melyssa (28) y Tom Brusse (27). ¡Se han dicho de todo! Insultos, reproches, gritos; incluso, conatos de agresión he visto esta noche. Al lado de estas parejas, la de Mayka y Pablo, por ejemplo, ha sido un paseo en barca. Qué me dicen de Inma (28) y Ángel (23), ¡que han roto! Ellos, los amantes de Teruel. 

Sandra Barneda presentando la final de 'La isla de las tentaciones 2'. Mediaset

Ay, el amor, ese invento para sufrir y pasarlo mal. En fin, vamos a empezar por Melyssa y Tom Brusse, si les parece. Melyssa ha llegado a su encuentro con Sandra Barneda (44) igual de herida y dañada que estuvo en La isla y se fue de ella: el rencor anidó en su ser y no la suelta. Quiere y odia a partes iguales a Tom. Lo adora y lo desprecia con fervor. "Creía todas las palabras que me decía y era todo mentira. Después de La isla ha habido engaños de nuevo", dice la mujer.

Y ha desvelado lo que ni un solo español había dudado: Tom y ella han tenido sexo después de romper. No soy Aramís, es que es de manual en esas relaciones: "Estaba completamente cegada, él me rogó perdón, me suplicó y llegó un punto en el que dije 'voy a perdonarle'. Me lo creí. Insistió en tener relaciones conmigo y acabamos teniendo una relación sexual en un viaje. Cuando me di cuenta estaba con Sandra de nuevo". Sandra, la tentadora, se apellida Pica... y le picó a Tom. Chiste malo.  

Tom Brusse, en la noche que se ganó el odio de toda España. Mediaset

"Supongo que estarán juntos, pero no le veo futuro a esta pareja", sueña Melyssa. Se equivoca; Tom y Sandra están juntos y pimpantes, y viven en Madrid y son novios oficiales. Dice el señor Tom -hijo, nadie ha generado tanto odio en las redes como tú- que vivía en una cárcel con Melyssa: "Fui a La isla a poner a prueba nuestro amor. Melyssa no conocía esa fase de mí, porque con ella siempre tenía que cohibirme de todo. Y allí estaba como liberado, porque no quiero a una persona que me controle. No me quería, era una obsesión. Sandra no me juzga, me he sentido muy bien con ella.". 

Y aquí han comenzado una serie de reproches entre el uno y el otro. Que si quién llamó a quién, que si quién suplicó volver a quién. "Mentiroso. Cuando salimos de La isla tú querías volver conmigo. Tú me querías dar un beso en la boca y yo te dije que no". Él lo niega, con ese acento farragoso y ese manejo del idioma endiablado. Al final, no me ha quedado claro nada. Solo que tuvieron sexo. Y atención: Sandra, moderna donde las haya, sabía de este desliz de Tom, pero, lejos de crear un cisma, le dio confianza. "El corazón no decide", reflexiona Tom. "Sois tal para cual", escupe Melyssa. Y Sandra se defiende: "Háblame con respeto, que no me conoces de nada". Melyssa, que sepas que España está contigo. Esta noche Tom Brusse se ha retratado

Vamos con Pablo y Mayka. Adoro a Pablo, me gusta el sentido del humor ácido que ha sacado en los últimos programas, pero no puede evitar mostrarse como está: enamorado hasta las trancas de Mayka. Y ella, bueno, ella, como diría Naty Abascal (77) en aquel mágico vídeo, ella quiere a todo el mundo. "Lo siento todo igual, la decepción, el que yo nunca lo hubiese hecho. El peor momento fue cuando vi que Mayka tirada hacia adelante con Óscar. Cuando vi los besos y se acostaron, dije 'madre mía'. Fue duro salir sin ella, pero fue más duro el estar allí". Es que habla la sensatez, habla España, su sentir. ¿Quién no ha sido alguna vez Pablo? 

Reconoce que se han visto tras La isla: "Hemos coincidido, pero es raro. Es como una desconocida. Te acuerdas del daño que te ha hecho, lo mal que lo has pasado... Es complicado. A día de hoy, no estoy enamorado de ella, pero la sigo queriendo. No la quiero como pareja, pero no quiero que le vaya mal". Mientes, Pablo. Y lo sabes. Como prueba de que quiere llevarse bien con Mayka, ¡Pablo le ha llevado un nuevo Rosito! Ah, y entre medias, ha aparecido Óscar, el pretendiente de Mayka, y su discurso me ha recordado mucho al de Rubén con Fani en la otra edición. 

Pablo y Mayka en la final de 'La isla de las tentaciones 2'. Mediaset

Porque no, no están juntos. "Evidentemente, no se me van los sentimientos de un día para otro. Ella sabe que la experiencia en La isla para mí era ella. Luego fuera esperaba otras cosas que no he visto. No la deja avanzar conmigo lo que siente por Pablo. No ha pasado página. Fuera no se comportó igual, y perdí el interés. No me diste la importancia que tenía. No sé si existe una posibilidad de retomar nada. Si algún día ella pasa página del todo, a lo mejor", suelta el tío. Nadie se quiere como él, desde luego. Un fantasma de cuidado.

Yo, de este trío, me quedo con las últimas palabras de Pablo, conciliador, hacia Mayka: "No hace falta que me pidas perdón. Yo tampoco quiero volver contigo. Y quiero que te vaya bien. No quiero estar mal contigo, quiero estar bien. Quiero que existamos el uno para el otro, y que no nos peleemos. Es lo único que quiero. ¿Firmamos la paz?". Que no está enamorado, dice... 

Hey, ¡la última pareja, Cristian y Melodie! Cristian me da pena, el pobre, es la viva imagen del dejado; del que está enamorado y su pareja lo deja. Del que se enrabieta y se liga a la primera de cambio -perdón, Andrea- para hacer ver algo que no es capaz de representar del todo, y que se queda a medio gas. Penoso: "A día de hoy no me ha dado explicación, ni ha tenido el valor de decirme qué ha pasado. Me di cuenta ahí dentro que la amaba más de lo que creía. He intentado hablar con ella, pero siempre me ha mentido". 

Cristian junto a Melodie y Beltrán. Mediaset

Y relata cómo una noche llegó a su casa y se encontró a su exchica con Beltrán: "Después me di cuenta al cabo del tiempo que se fue con el chico este, con Beltrán, y se estaba liando con él". Intenta restañar su orgullo de macho, pero no le sale: "Estoy en el mejor momento de mi vida, recuperándome. Me he hecho una coraza de hierro". Dice que está feliz con Andrea. Me creo más las palabras de Melodie: "Tenía mucha independencia emocional de Cristian. Con él estaba cómoda, no veía más allá. En Tentaciones pensé que había más vida. Si yo no llego a entrar, hubiera estado toda la vida con Cristian". Doloroso, sí, pero directo. Brava Melodie. 

[Más información: Tom Brusse, el mayor estafador emocional de Tentaciones y el vergonzante despiporre de Mayka]