Dios mío, he estado a punto de infartar esta noche, y juro que no es exageración. Qué noche de emociones, qué noche de sensaciones trepidantes. Qué malo es amar cuando no es bueno amar. El amor es maravilloso, pero también puede matar. Y en La isla de las tentaciones lo estamos viendo. Lo dije la semana pasada: cómo algo tan primitivo como el amor puede enganchar tanto. ¡Vamos a hablar de lo interesante! La isla se ha incendiado. ¡Arde Tentaciones! La noche de las hogueras.

Noticias relacionadas

La semana pasada lo dejamos en todo lo alto, con Melyssa (28) yéndose de la hoguera, descalza, enloquecida y descoyuntada de (des)amor tras ver a su Tom (27) cómo se dejaba mordisquear y lamer por su pretendienta. "A ese hijo de puta qué le he hecho yo, no lo entiendo", gritaba, al borde del paroxismo, la pobre mientras era consolada por las amigas. Esos consuelos, ya saben, que tanto gusta dar y no aplicar. Con el rimmel corrido, vuelve Melyssa: "Quiero verlo todo, Sandra Barneda (44)". Ve más, y se rompe: "Que esa le dé un beso aquí, que le lama aquí, ¿en qué momento? Me dijo que no me iba a faltar el respeto". 

Melyssa en dos momentos de la noche rota de dolor.

Y sigue, sorbiéndose los mocos: "Tom no es así, o yo creía que no era así. Por mí, se ha terminado. Si ya era celosa, ahora lo voy a ser todavía más". Ella, al menos, lo advierte. Y diré que no soporto a Tom. Es un tipejo insoportable, un macho alfa que destila machismo y misoginia. ¡Detestable! "Estoy cansado de no vivir como quiero", dice Tom. "Nunca se sabe, algo puede pasar", responde cuando su pretendienta le dice si algo puede haber entre ellos. Melyssa se queda sin lágrimas: "Yo sí me he comportado como una mujer que quiere a su novio, él no. Cabrón de mierda, es un desgraciado. ¡Toda la vida conmigo!". 

¿Y qué tiene que decir a todo esto el señor Tom? Llega su hoguera y, nada más sentarse, el tío se explaya: "Va a ser difícil ver a la persona que quieres rodeada de chicos". ¡Es un crack! Ve las imágenes -donde Melyssa no tontea en ningún momento-, y se relaja: "Me lo paso bien, disfruto, pero me duele mucho verla llorar. He visto conexión de amistad, estoy seguro. A Melyssa no la van a conquistar para nada. Me voy a casar con ella". Ojalá esta chica salga pronto de ese pozo lleno de negrura. Este tipo es peligroso. 

Pero LA ESCENA de entre las escenas, el mejor momento del mes, del año y del siglo es cuando, por primera vez en la historia del programa, una concursante, Melyssa, se escapa de su villa para plantarse en la de Tom y ponerlo en su sitio. ¡Con un par! "Lo he visto todo, desgraciado", "No me vas a ver en tu vida", gritaba la pobre Melyssa una vez en la villa de Tom. Y él, desconcertado, solo atinaba a decirle: "Que es un juego", "que no es verdad". Continuará... ¿Qué consecuencias para Melyssa tendrá esta grave infracción?

¡Más hoguera! Llega el turno de Pablo (26) y Mayka (28). Tengo que decir que ella no me gusta, pero él menos, mucho menos. En general, los tíos han llegado esta temporada a darlo todo. Ellas, no. Pablo tontea a saco, a muerte con Dorothy, no se esconde. Él mide los tiempos, sabe coquetear, pero sin que lo parezca. "Dorothy podría ser una chica en la que yo me pudiese fijar", "Hemos venido aquí porque tenemos muchas discusiones", "Me sentí cómodo, y físicamente hay algo que me llama de ti. Anoche estuvo bastante bien", son algunas de las frases que tiene que escuchar Mayka en su hoguera. Él, en su salsa. Y, claro, Mayka explota: "Es un falso, yo estaba llorando en mi habitación y él en el jacuzzi. Como haya hecho algo no se lo perdono". 

Y se empodera: "Me he reprimido por él, ahora voy a hacer lo que me dé la gana". Espera, que llega la hoguera de él. Presten atención. Le ponen la llegada de Óscar y cómo este se fija en su novia, y tuerce el morro: "Me ha molestado lo de Óscar. Viene él y ella cambia a su soltero por él. Y más diciendo él que ella es la chica que le gusta. En ese vídeo no la he reconocido. Óscar puede conseguir que Mayka se confunda. Me preocupa que pueda gustarle. De momento, voy a ser precavido, pero esta es la prueba de fuego, no hay más". ¡Encima el tío se atreve a lanzarle un pulso a ella! ¡Cómo el amor puede cegar tanto! La teoría del embudo ancho y el embudo estrecho. 

Y llega EL MOMENTAZO de la noche. Bueno, uno de ellos. La hoguera de Melodie (28), y la de Cristian (31). Ella ve cómo él baila con otras. No le gusta: "Nunca he bailado con él agarrados. Igual ahora se siente liberado". Pero, ay, si solo fuera el baile. Atención a la frase de la mayor vejación que he visto en la televisión: "He venido para separarme, no para reforzar nada".

La frase de Cristian con la que humilla y veja a Melodie. Mediaset

¡Toma ya! Lo dice el tío tomando una copita al lado de su soltera e hinchado como un pavo real. Melodie se puso brava: "Ha venido a ridiculizarme entonces, ¿no? Doy por finalizada mi relación", y añade: "En la despedida se me puso a llorar que se moría, ¿y ahora esto? 9 años perdonando cosas que no se deberían perdonar, ¿y me lo paga así?". Pues sí, tal cual, querida. Sal corriendo. 

¿Que qué tiene que decir él en su hoguera? Siéntense. "Quiero que esté disfrutando, pero siempre con el respeto", suelta el menda. Y se corona: "No la quiero ver mal, pero demasiado bien tampoco". Entona algo el mea culpa, pero tampoco mucho: "He tenido un pasado, la toreaba, he salido mucho de fiesta. Cometí un error, y no me ha perdonado". Se da importancia: "El que la disfruta soy yo". ¿Se puede ser más vomitivo? ¿De dónde ha salido este tipo? ¿Acaso existen personas así? 

(APUNTE: Como me parece que la relación de Inma (28) y Ángel (23) es la más bonita, profunda y sincera la voy a dejar para el final para irnos con mejor sabor de boca)

Se avecinan curvas, ya lo advierto. Mi opinión sobre Marta no va a gustar, pero es lo que pienso. Es la única chica que tontea abiertamente, sin miramientos con los demás. No se esconde, se roza, se pavonea, se deja querer... y luego cuando ve a su pareja, Lester (32), haciendo lo mismo se marca un discurso a lo Rosa Benito en Supervivientes diciendo que ella no ha ido nunca al cine, que le ha dado mala vida, que no lo quiere, que el problema lo tiene él. ¡Qué tía más falsa, más teatrera... y más maravillosa para un reality! No se la pierdan. 

"No estamos aquí por mí, estamos por él, porque me ha engañado mil veces. Son sus gestos...su todo. Me molesta que se autoengañe. Hace tiempo que él no me hace feliz. No estoy enamorada", espeta llorando a lágrima viva. Que sí, que él es de lo peor también: ¡son iguales! Tal para cual. Idénticos. Atención a él: "Es una persona conflictiva, tiene un carácter jodido, por eso estamos aquí", "Estoy desconcertado. Quiero creer que estoy con ella. Espero ver imágenes de ella criticándome, pero no con un chico". Pues, cómo decírtelo, ¡has tenido de las dos tazas! A Marta le gusta Dani, le gusta Kevin, tontea con Dani, tontea con Kevin. Al final de la hoguera, me he dado cuenta de que Lester sí quiere a Marta, sí, siente algo por ella. Ella por él... nada. Espero que pueda ir al cine algún día. 

Inma junto a Ángel y Sandra en montaje de JALEOS.

Y hablemos de Ángel e Inma. Los adoro. Son los mejores: ¡AHÍ SÍ HAY AMOR! Del bueno, del auténtico, del que sale de dentro. Por eso me duele que Inma esté mal, que quiera irse del concurso, que haya pedido una hoguera de confrontación. "Pensaba que podía separarme de Ángel, pero estoy equivocada. Que disfrute, pero que me guarde mi sitio", decía la pobre. "Esto me va a costar la salud", añade. Llora mucho, igual que él: "Estoy roto, ¡si no me siento con una chica por no molestar!". ¡Por favor, Ángel, te mando este mensaje en una botella cual náufrago: acude a la hoguera, al amor!

Síííí, ME ESCUCHÓ, llegó mi botella. Ángel acude y ambos lloran y se abrazan, se abrazan y lloran. ¡Han abandonado la isla juntos y felices! Quiero y deseo cerrar este artículo con la siguiente foto. ¡VIVA EL AMOR! Y el niño, y la boda. 

Ángel e Inma, el amor verdadero.

Abandonan la isla: Ángel e Inma

[Más información: La isla de las tentaciones 2 o el amor nocivo: los celos enfermos de Marta y Melyssa por sus novios infieles]