La semana tan intensa que ha vivido El Hormiguero tuvo un cierre a la altura, con Roberto Leal (41 años) como invitado. Había cierta expectación por ver la entrevista con el nuevo presentador de Pasapalabra, quien unos días antes de estrenarse en esa nueva faceta, aún en pleno confinamiento el pasado mes de mayo, dejó una respuesta para la posteridad en este talk show sobre su marcado acento andaluz.

Noticias relacionadas

El sevillano pasaba por el programa que conduce Pablo Motos (55) tras llegar a las 100 emisiones en el famoso concurso de Antena 3, una cifra redonda que bien merecía un rato de entretenimiento, comenzando por un baile que se marcó nada más entrar en el plató.

Llevaba 15 años queriendo venir. Muchos amigos veían El Hormiguero y les decía que algún día me tocaría. Me estrené por Zoom, pero ahora vengo en persona”, comenzó antes de valorar un detalle que había pasado casi desapercibido: “Mira, para darme la bienvenida habéis tenido el detalle de poner mesa nueva”, una apreciación que conformó el propio Pablo Motos.

Igual que su devoción por este programa, Motos quiso saber si Leal también era seguidor de Pasapalabra y que si en algún momento se había planteado concursar. Los datos que dio a continuación hará que más de uno se lo piense antes de dar ese paso: “El nivel normal de la gente es que acierte 14 en el rosco, pasar de 20 es complicado. Los que van allí son estudiantes en toda regla, se tiran preparándose unas 6 u 8 horas al día. Hay veces que incluso teniendo la tarjeta delante dudo de si han dicho la respuesta correcta”, destacó con un punto de broma.

Esa introducción sirvió a Roberto Leal para invitar a Pablo Motos al concurso, ya que “medio equipo” de El Hormiguero ha pasado por allí. El presentador buscó una excusa rápida: “No quiero que me pase como a Juanra, Marron y Damián, que no acertaron ni una”.

Problemas de salud

Entrando en asuntos un poco más serios, el presentador de Pasapalabra afirmó que “de salud estoy bien. Cogí la Covid, estuve tres o cuatro días con síntomas raros, como perder el olfato y el gusto que todavía no he recuperado del todo. Los gustos intermedios, los que no son fuertes como el café o el vinagre, para mí no saben a nada. He engordado durante el confinamiento, he cogido dos kilos y medio porque he probado cosas que antes no comía”, explicó.

En este sentido, Leal reconoció que “mi preocupación real es qué podía pasar con mi familia. Lo cogí en agosto, justo cuando estaba con todos ellos. Me aislé, pero varios de ellos también lo pasaron. Mi mujer también me preocupaba porque está embarazada, que es algo que no había contado hasta ahora, parece que vengo aquí a contar exclusivas. A lo mejor lo pasó antes y no se dio cuenta. Mi niña, Lola, también”.

Y esta última, su hija, fue la protagonista de los siguientes minutos de entrevista: “Está en su primera semana de cole, entró más tarde porque yo tuve la Covid. Todavía no se ha acostumbrado. Se ha despertado a las 3 de la mañana y me dice que no quiere ir al colegio. Se queda con la profesora, suelta unas lágrimas…Es un drama tremendo. Me emociona, pero sé que está en buenas manos”.

Eso sirvió de gancho a Pablo Motos para preguntarle cómo había sido de pequeño: “Creo que he sido un buen niño, eso sí, muy picado, muy cabezón. Mi hermana dice que soy el preferido de mis padres. En el instituto pasé sin hacer ruido”. Leal pensaba que había superado el escollo, pero no sabía que se trataba de una trampa para dar paso a un vídeo con su primera aparición televisiva.

 

También en el pasado, pero un poco más reciente, Motos y Leal tuvieron una cosa en común: ambos han sido protagonistas del reto Men’s Health. Eso sí, el valenciano reconoce que para él supuso un antes y un después: “Me engañaron en la última parte. En la recta final me quitaron la cerveza y el pan. Después de las fotos pedí una caja de Donuts de azúcar y chocolate, pero me entró cargo de conciencia”. Roberto Leal no fue tan fuerte: “Pues yo comí un montón, hasta ponerme malo, ahora no estoy ni para contraportada”.  

Después de ese inciso, Leal valoró positivamente los datos de audiencia que está cosechando Pasapalabra desde su regreso a Antena 3: “Hay un equipo que me ha dado mucha confianza. Tengo una legión de fans que acude a la cita diaria. Está funcionando muy bien, estoy contento”. Sin embargo, ese no es su único proyecto profesional. “Dentro de poco vamos a tener un programón, El desafío, donde famosos se van a enfrentar a sí mismos en unos retos. Vamos a ver su otra cara, muchos creemos que no serán capaces de enfrentarse a determinadas pruebas. Estás invitado también”, apuntó a Pablo Motos.

Lejos de escabullirse, como con la invitación a Pasapalabra, el presentador de El Hormiguero confesó que va a asistir como invitado al primer programa: “No sé cómo me voy a enfrentar a ese reto. Por un lado estoy contento, pero por otro amargado. Le dije a mi socio que iba a hacer una cosa, que era un chiste, y al final se ha convertido en una pesadilla”, expuso.

Así, la entrevista tocó a su fin, pero Trancas y Barrancas aún le arrancaron un par de confesiones al invitado, como la presentación familiar de la que ahora es su esposa o la relación con antiguos concursantes de OT: “Me sigo mensajeando con muchos de ellos, pero no estoy en el grupo de WhatsApp. De hecho hoy he felicitado a Roi (27) que fue su cumpleaños". 

[Más información: Roberto Leal da positivo en Covid-19 y deja de presentar temporalmente 'Pasapalabra']