En Mediaset hay nervios. Es algo completamente lógico: a ninguna cadena de televisión, ni a ningún programa, le gusta que le pisen la cabeza. Y menos, mucho menos, que ese programa que te está hundiendo en el lodo sea uno que antes era tuyo y que la competencia te lo quitó para brillar ella. No, claramente no gusta y Mediaset, Telecinco, la cadena de Fuencarral, anda preocupada. Los datos de audiencia del buque insignia, Sálvame, están registrando pérdidas tan paulatinas como lacerantes. Décima a décima, punto a punto, ven cómo pierden fuelle y se lo ingresan a Antena 3. 

Noticias relacionadas

Por si hay algún despistado por ahí estamos hablando de la guerra abierta entre Pasapalabra y Sálvame en su versión Tomate. O lo que es lo mismo: la contienda que se libra entre las 20 y las 21 horas de cada tarde, de lunes a viernes. No hace falta que les recuerde que Pasapalabra antes era de Telecinco y que Antena 3 se lo llevó, ¿no? Seguro que no. Pues bien, en esas estamos. Roberto Leal (41 años)-compañero, has vuelto al curro después de pasar la Covid, y yo que me alegro- se ha hecho fuerte, muy fuerte, desde que llegó a la parrilla de Antena 3. Desde el primer programa ya les hizo sombra. 

Pero esto, me cuentan, se tomó como algo pasajero. Ya tú sabes, pasará; lo novedoso, que hace mucho ruido. Es Antena 3, me entiendes. Se desinflará. Y así, con esa poderosa sensación, Telecinco fue dejándolo estar. El problema vino cuando el espacio, ya asentadísimo en San Sebastián de los Reyes, no aflojaba vigor en la pesa de la audiencia. Seguía, sigue, hercúleo. Imbatible. ¿Qué está pasando aquí? Escribo estas líneas un viernes, este 11, y, por poner un ejemplo, viajo al viernes pasado y expongo, negro sobre blanco, o blanco sobre negro, las cifras, crueles. Sálvame, un 16,4 y 1.421.000 espectadores; y Pasapalabra, 20,4 y 1.772.000. 

Ahí lo tienen, el desfase. Me consta que ese día, en concreto el sábado, se pasó mal. Muy mal. Ahí me quedo. Y como ese ejemplo que he puesto muchos otros: un 16,1 frente a un 18,3; un 17,2 frente a un 19,2. Vamos, que resulta que aquello que en un principio se veía como algo puntual, echa raíces. Y preocupa. Y los jefes, siempre tan pragmáticos, cambian la preocupación por la ocupación. Vamos a ocuparnos. ¿Qué hay que hacer? Me dice un amigo que hay frases que se escuchan rollo "no nos podemos permitir esto en septiembre". Eso dice mi amigo, puede que no sea verdad. 

Antonio David en imagen de archivo. Gtres

Tenemos que actuar. Y, de momento, la orden desesperada de Paolo Vasile (67) ha dado su efecto. Es más, llevo toda la semana consultando por las mañanas, nada más abrir un ojo, las audiencias. Aquí tienen el resultado de esa orden en aquel despacho enmoquetado: este jueves Sálvame hizo un 19 (1.761.000), y Roberto un 18,3 (1.683.000) Me gusta figurarme ese día fatídico de crisis rollo a las nueve de la noche, una mesa de caoba, redonda, poderosa, ocupada por hombres trajeados y con caras lúgubres. Mera literatura. El caso es que ya le han puesto solución. Decía este viernes, mientras escribo, Antonio David Flores (44) lo que sigue: "Ayer hicimos buena audiencia, ya está bien que estemos en el lugar donde nos merecemos". Algo así. Sí, se refiere a ese sorpasso. Está haciendo alusión a su gran 19 frente al 18,3 de Antena 3. Me dice una persona que lo conoce que Antonio David también está pelín obsesionado como yo con las audiencias. Siempre que hace pantalla, al día siguiente corre para ver cuánto ha hecho. No es malo, todo lo contrario: significa que se preocupa por su trabajo.

En fin, el caso es que, por fin, parece que La fábrica de la tele ha hallado un filón en el ex de Rocío Carrasco (43): que si polígrafo, que si infidelidad, que si las Campos tienen un hermano secreto, que de secreto no tiene nada. "Eso es lo que hay que sacar, ¡tenemos que darle una vuelta al Tomate!". Telecinco vuelve a sacar los tanques, quiere, desea y lo conseguirá acabar septiembre en lo más alto. Es curioso: me hablan de preocupación y nerviosismo en Telecinco, pero Antena 3 está hecha una balsa de aceite. Seguiremos informando. 

[Más información: Roberto Leal planta cara a Supervivientes y su sucio boicot, ¡su impecable trabajo en Pasapalabra!]