Este fin de semana me he puesto muy contento con una información que me han contado, y que a los minutos he visto colgada en algunos portales de televisión: Yusan Acha ha fichado como directivo de la productora Catorce Comunicación. Para que se hagan una idea, esta productora tiene en su cartera espacios tan exitosos en TVE como Aquí la tierra, o el que están a punto de desembalar: Como Sapiens. Créanme: dará de qué hablar. Pero me detengo: estoy dando por hecho que ustedes saben quién es Yusan Acha, y no tiene por qué ser así. 

Noticias relacionadas

Mi felicidad no viene por que este señor haya encontrado un trabajo tan importante y reseñable dentro de la industria televisiva, que también -el éxito de los demás siempre es el mío-, sino que estoy alborozado, como un niño con zapatos nuevos porque Yusan ha sido durante años el hombre que ha estado al lado de María Teresa Campos (78 años) a nivel profesional. La sombra de MariTere en su camino por las teles privadas. Junto a Acha, la presentadora ha gozado en televisión de sus mejores y más incontestables éxitos. Cada día, Día a día o Qué tiempo tan feliz han sido los trabajos que Campos ha realizado mano a mano junto al gran Yusan.

Teresa Campos junto a Yusan Acha, Paco Valladares y Meli Camacho en una imagen de archivo. Gtres

Sus últimos logros, esos con los que la gente se queda. Más allá de su biografía junto a la malagueña, Yusan cuenta con un currículum que tumba al más pintao -Dolce Vita, Está pasandoXQ no te callas-. Pero, con su permiso y respeto, hoy voy a hablar de su tándem con Campos madre. Yusan lo ha sido todo para María Teresa, y esta ha brillado, aparte de por su saber hacer, por la impronta que él ha imprimido en sus formatos. Desde que hace tantísimos años se dieran la mano, en aquellos imberbes y boyantes años noventa, nunca se han soltado. Hasta 2017, en el plano laboral. Han caminado juntos y han brincado de cadena, también de la mano; él la siguió en esa funesta aventura en Antena 3. Unidos en los éxitos, y también en el resbalón, en la caída. 

Me consta que Yusan ha sido el paño de lágrimas de María Teresa en incontables (e inconfesables) ocasiones, y que tras el cierre de Qué tiempo tan feliz, Yusan -que ya por entonces no era su director desde hacía un tiempo- fue el pilar en que se apoyó Teresa para no caer y perder el equilibrio vital en esos turbulentos días y, en especial, ese día tan duro, tan aciago de su despedida. Abril de 2017. No olvidaré las lágrimas de Campos cuando Yusan apareció en plató sin que ella se lo esperase. Nadie sabe lo que hablaron esos días en privado, ni la de llamadas que se han hecho en este tiempo, pero han sido varias y sentidas. Están al tanto de los éxitos, y los dolores, del otro. 

Y yo, que lo único que quiero es volver a ver a María Teresa en televisión, este fin de semana he fantaseado con verla junto a Yusan en un proyecto conjunto. Un sueño de momento, sí, pero ¿sería posible? Me dice una persona cercana a Teresa que todo es posible. La televisión está muy complicada, todo ha cambiado mucho, los proyectos exitosos se cuentan con los dedos de una mano y no hay dinero para arriesgar. ¡Es el último cartucho para Teresa! ¡Yusan, por favor, lee esto y llámala! 

Pero sé que no todo acaba en YouTube: hay más cosas por ahí. Si bien la última información que se me hizo llegar era que los dos proyectos en los que estaba trabajando su hija Carmen Borrego (53) para ella "quedaron en nada" por la Covid-19, ahora "existe algo" más allá que tiene a Teresa pletórica. Escarbo y escarbo, sin éxito. Pero no me voy a rendir, seguiré insistiendo. De momento, y sin meterme en más terrenos pantanosos, me ciño a un hecho: Teresa hace tiempo que está (y se siente) fuera de los muros de Mediaset, y su amigo Yusan acaba de afincarse en una productora que opera en TVE mayoritariamente. De Antena 3, ni hablamos. Hasta aquí, de momento. 

Cierro este blog con un mensaje de Teresa Campos a Yusan, que hace llegar ella misma a este periódico con todo su cariño y amor: "En Qué tiempo tan feliz pasamos 8 años juntos y siempre nos respetamos el uno al otro. Me consta que Yusan es un gran profesional y una persona muy familiar y sensible. En el programa estrenaron grandes de la música que siempre apoyamos, y salieron algunos de los más famosos hoy como Pablo Alborán (31) y Pablo López (36), que ya tenía una gran trayectoria, y el gran Pablo Milanés, que fue un lujo tenerlo. Y allí apoyamos la música. Sé que muchos nos echan de menos, pero gracias a mi querido Yusan, que siempre nos querremos. Y, por qué no, alguna vez podremos repetir. Contigo siempre, amigo, y con nuestro Rafa Lorenzo. Ahora ya no hay Qué tiempo tan feliz, pero nuestra amistad trascenderá en el tiempo". 

Y yo... yo solo me quedo con una frase: "Y, por qué no, alguna vez podremos repetir". 

[Más información: Karelys, la abogada que no quiere ser tertuliana del corazón en Viva la vida: ¡se siente desaprovechada!]