Casi dos meses después de la muerte de su marido, Antonio Juan Vidal, a causa de un tumor cerebral, Paz Padilla (50 años) ha reaparecido en Sábado Deluxe para relatar cómo ha vivido este duro golpe que la vida le ha asestado apenas cuatro años después de casarse. Lejos de mostrarse abatida, la humorista ha dado toda una lección sobre cómo afrontar la muerte y ha relatado la excepcional forma en que vivió la lenta despedida de su esposo.

Noticias relacionadas

La actriz confiesa que ha llorado mucho en este año de sufrimiento, pero eso no le ha impedido sonreír: "Yo no he dejado de sonreír, ha fallecido mi marido pero no se me han quitado las ganas de vivir ni el humor. Hay que dejar paso a todas las emociones. Lloro, al igual que río, pero igual que viene, se va", ha expresado.

Su intervención en el programa ha sido justo eso: una mezcla de emociones en la que tanto ella como sus compañeros han llorado y han reído con las ocurrencias de la gaditana. Paz, que no podía contener las lágrimas al ver las imágenes de su boda con Antonio, reiteraba en varias ocasiones la importancia de dar amor: "Si algo he aprendido es que lo amaba con locura, lo amo con locura y lo seguiré amando con locura. Lo único que me ha dejado, es amor. Es lo único que perdura".

La presentadora de Sálvame ha relatado cómo fue el momento en que le dijeron que su marido tenía un tumor maligno y que le quedaba poco tiempo de vida. "El médico me lo dijo sin anestesia", comenta. Pese al shock, tanto ella como Antonio emprendieron una lucha juntos que ha durado ocho meses.

Aunque este tiempo le ha supuesto un inevitable sufrimiento, Paz Padilla asegura que para ella ha sido un aprendizaje vital. Entre otras cosas, afirma haber descubierto lo que de verdad significa disfrutar de la vida: "El vivir el aquí y el ahora para mí fue cogerle la mano a Antonio y que las horas pasaran lentamente, quería pasar con él cada minuto de vida que le quedara".

Cuando los médicos confirmaron que ya no había nada que hacer, Antonio decidió que quería morir en su casa, junto a su mujer. Unas semanas en las que la pareja no paraba de "hablar de la vida" y demostrarse todo su amor. "Le decía te quiero y gracias 24 horas al día", desvela la cómica.

Paz no ha podido contener las lágrimas al ver las imágenes con su marido. Mediaset

La presentadora quiso que su marido tuviera una "muerte bonita" y decidió no aferrarse al dolor. "Puse una foto de mi madre con una vela, flores en la habitación, música zen y aroma a lavanda. Y durante los seis días que duró el proceso me fui de viaje con él".

Al llegar el momento final, toda la familia estaba junto a él. "Me metí en la cama con él, le toqué el pecho y le dije 'ya, mi amor, recuerda: cuando me toque ven a por mí' y poco a poco, se fue yendo". Todos sus familiares se dieron la mano y, minutos después, Paz decidió brindar con champán y 'celebrar' la despedida del amor de su vida.

La gaditana está segura de que su tarea en la vida de Antonio fue "ayudarle a morir" y ahora se muestra dispuesta a seguir adelante con todo el amor que ha dejado tras su partida. Además, afirma que puede que algún día vuelva a enamorarse, pero "nunca será igual" que con 'su' Antonio.

Finalmente, Paz se despedía pidiendo a sus compañeros que bailaran con ella la canción de Juan Magán que sonó en el funeral de Antonio. Un alegre 'fin de fiesta' que remataba con una frase: "La vida es corta, ¡vamos a vivirla!".

[Más información: Paz Padilla despide a Antonio Vidal rodeada de sus seres queridos, en la playa y con música]