Este jueves el presentador y showman Boris Izaguirre (54 años) ha visitado el plató de La Resistencia, el programa de David Broncano (34) en Movistar. El venezolano, que acaba de estrenar la tercera temporada de Lazos de sangre en TVE, ha revolucionado el plató con sus anécdotas y, sobre todo, con sus confesiones, que en más de una ocasión han despertado la carcajada del público y del propio presentador. Uno de los momentos más divertidos de la noche ocurría cuando el también escritor ha narrado cómo le tuvo que explicar un día a Rosalía (26) qué es el cruising, un término que la cantante ignoraba hasta la fecha. 

Noticias relacionadas

Ha sido durante una conversación en la que Boris le ha recordado a Broncano que se habían visto en unos premios de Los 40 Principales, a los que también acudió la cantante catalana, cuando ha surgido el término. Antes de nada, Izaguirre ha definido el concepto en el plató: "El cruising era una cosa que se hacía entre las personas homosexuales, sobre todo varones, y que era con mucha oscuridad, mucho árbol, mucha rama, mucha espina y mucho peligro... Y sobre todo con esa sensación de prohibido y de que era una carga un poco apestosa. Yo nunca fui de cruising". 

Y, acto seguido, ha detallado su explicación a la cantante: "Alguien le estaba explicando a Rosalía lo que era cruising, porque el Retiro tenía un momento donde se hacía cruising, antes de que Pablo Alborán (31) naciera y todo eso", ha comenzado Boris, entre las risas de Broncano y de Quequé, colaborador de La Resistencia. "Pero de repente Rosalía oye lo del cruising y dice 'yo es que no sé lo que es cruising'. Y yo empecé a explicárselo y le dije 'porque en este parque yo venía con mi entrenador por la mañana muy temprano y estaba haciendo cruising gente que ya llevaba toda la noche haciendo cruising'". 

No obstante, según Boris, la cantante seguía sin entender el concepto: "Entonces alguien le dijo: 'Pues chica, yo tampoco lo entiendo mucho, yo nunca lo hice, pero en los grandes almacenes, entre los cereales y los arroces, te podías comer una buena polla'. Fue lo que le dijo. Fue muy grande, fue fabuloso. Y ahí nos conocimos". Esa no ha sido la única anécdota que ha desvelado el venezolano. Además, ha recordado Crónicas marcianas y las fiestas locas por Barcelona: "Había muchas fiestas locas y la gente consideraba que éramos muy locos".  

En concreto, se ha detenido en un pasaje que lo impactó mucho: "En un baño, un fan muy fan decidió hacer un Mónica Lewinsky (46) conmigo. Yo tuve que retroceder porque estaba casado. Era una persona interesante, la situación prometía, pero también era complicada. La persona, con la boca llena, me dijo 'preséntame a Javier Sardá (62)'". Para terminar la entrevista, Izaguirre ha seguido en su mismo tono 'picante' hablando de las partes pudendas de Bon Jovi (58). 

El showman ha confesado que coincidió con él y con Dwayne Johnson (48) en el pasado y que a ambos, en momentos diferentes, les había visto sus partes íntimas: "Una vez estuve en Montecarlo, en Mónaco. Yo estaba orinando en mi sitio y vi entrar a Bon Jovi y se puso a mi lado. Y me dije: Me voy a asomar, porque creo que esto es lícito. Voy a ver a Bon Jovi orinando y voy a ver cómo es todo y así soluciono esa duda que uno tiene de si la gente es completamente rubia". 

Bon Jovi, según Boris, no solo no se sintió incómodo, sino que ayudó a la visión: "Bon Jovi fue encantador, me saludó e hizo una cosa divina: retrocedió un poco para atrás, para favorecer. Me pareció ver como mucho vello y sospeché que podía no haber nada más y de repente ¡plaf! Apareció una bratwurst (salchicha) muy agradable". Sea como fuere, una noche cargada de anécdotas que ha provocado que el público le pidiese a Boris que trabaje como colaborador del programa. 

[Más información: Boris Izaguirre opina sobre el fichaje de Rocío Carrasco en 'Lazos de sangre']