Este domingo pedí hacer este blog especial porque sabía que iba a ser interesante. No todos los días desaparece Jordi González (57 años) de la pantalla, así de forma abrupta, para ponerse una novata en realities, como es Sonsoles Ónega (42), al frente del último debate del programa estrella de Telecinco, A propósito de Supervivientes. Aquí pasa algo, pensé rápidamente. Siempre pasa algo cuando suceden estos relevos tan inesperados. Lo que pasa es que siempre amordazan -e intentan anestesiar- al periodista con cartas de naturaleza, de normalidad, que nadie cree-. Con comunicados almidonados y perfumados. 

Noticias relacionadas

Con mentiras malolientes, pero bien envueltas en papel de celofán. No, no son verdad. No, no es normal que Sonsoles Ónega, que nunca se había puesto al frente de este tipo de entretenimiento, sustituya a Jordi en el último debate. Porque sí, a mí me pueden vender como que todo estaba hablado con la cadena desde hacía tiempo, como que Jordi se despidió el pasado domingo de forma gustosa y agradable. No, no y mil veces no. Pueden cambiar de nombre; en vez de Conexión Honduras lo llaman A Propósito de no sé qué... pero, no, a mí, no me engañan. 

Sonsoles Ónega tras estrenarse en el mundo de los 'realities'. Mediaset

No tuvo que ser fácil esa reunión con Jordi en ese despacho. Se trataba de un relevo: Sonsoles llega para pisar fuerte en la cadena con el reality que va a presentar en el verano de la mano de Jorge Javier Vázquez (49), La casa fuerte. Lo siento, Jordi, querido Jordi, esto va así. Hemos pensado que... tranquilo que en cuanto haya un formato adaptado a ti... Eres uno de los rostros más asentados de la cadena..., ¡bla, bla, bla! Jordi, ¡has sido sustituido! Así funciona la tele. Me dicen que has optado por lo diplomático, que encajaste a las mil maravillas esa reunión y esa decisión. 

Que eres un tipo que asume el banquillo de espera con una deportividad pasmosa. Y me lo creo. Te quiere mucho, y bien, tu entorno. Eres un privilegiado, pero sé que, en el fondo, no fue tan fácil para ti. Entonaste ese discurso tan bonito de dar gracias a los jefes y toda la vaina, pero hay incertidumbre en ti, miedo ante el futuro. Me hablan de un fuego abierto, no con Ónega directamente, pero casi. Entiendes la movida, pero no la ves justa. Quizás, no lo sea. Pero, majo, a comer banquillo. ¿Y cómo ha estado Sonsoles en su debut?, se preguntarán. Hay de todo, Sonsoles. Solo lee lo bueno, amiga. Yo te veo. 

Ónega me cae bien, me da buen rollo. Ha pisado el plató un tanto agitada al principio, pero al cabo se ha hecho con todos. Es sensata y prudente y en este mundo de locos hace falta una opinión como la de ella, asentada, sin tanta burbuja. Dicen en las redes que presenta como si fuera un informativo, pero yo no lo veo como una crítica: a lo mejor es el futuro; ver la vida con carácter de telediario. No sé, veo que es aire fresco y muy necesario. Por eso los relevos son tan buenos: dan un giro de tuerca, desempolvan lo que estaba enquistado. Bienvenida, Sonsoles. 

De blanco impoluto, con ese flequillo que siempre ha sido su sino, Ónega saludaba a los invitados. Como ese efecto novedoso, fresco, diferente, ameno. Yo, no sé ustedes, no he echado de menos a Jordi González. Ahora es la era de Sonsoles, su terreno y ella sabe cómo acotarlo. "Bienvenidos, esta es una gala única. Vais a vivir una noche de emoción, de tensión, de sorpresas. Hoy, a pocas horas de la gran final, entre los pocos elegidos, se reúnen y pisan este templo grandes colaboradores. Misión: analizar juntos esta maravilla edición", eran, casi, sus primeras palabras. 

Ónega junto a los colaboradores de 'A propósito de Supervivientes'. Mediaset

Las redes han corroborado lo que yo pensaba al verla: estaba atropellada, casi al borde de la asfixia, con la vena un tanto inflamada, pero, ¡ojo a esa dicción! Es fantástica. Perfecta. Le faltan dos programas para soltarse, pero me encanta su rollo. Le atisbo larga vida en el mundo del reality. Los colaboradores de este especial han sido varios y muy versátiles y diversos, como Rafa Mora (37), Miguel Frigenti (32), Terelu Campos (54), Luis Rollán (44), Cristina Tárrega (52), Antonio Rossi, Alba Carrillo (33) y Miguel Ángel Nicolás. Entre ellos mismos se han generado sus tramas durante el desarrollo del programa. 

Que si Terelu va de diva y por eso llega más tarde al programa que el resto, que si ha vuelto a estallar la guerra entre Miguel Frigenti y Alba Carrillo. Resulta que ella le ha dicho a él que está reventado porque lo han echado de programa Ya es mediodía. Yo he disfrutado como un loco, porque no lo aguanto. Huele a reventado desde lejos. Ojalá se lama esas heridas pronto. Ah, el programa también ha destapado a Hugo Sierra y su egoísmo tras las cámaras. El menda pasa de todo y ante el ataque de ansiedad de Ana María Aldón... ¡pasa olímpicamente! ¡Desalmado! 

Creo que su exsuegra, Elena, ha dado en la clave: "Hugo es como es y necesita a una mujer que lo entienda y Adara no es así. Solo quiero que mi hija sea feliz. Él es feliz". Pocas frases han necesitado tan poca interpretación. A buen entendedor... Por favor, Dios, solo convierte en ganadores a Jorge o a Ana María Aldón. ¿Qué tengo que hacer? Dono mi sueldo a una ONG o enciendo una velita en la iglesia... ¡Hugo y Rocío Flores, a la calle! 

[Más información: Escándalo en Supervivientes: Hugo Sierra y las estafas en la recarga de móviles para ganar el concurso]