Aunque Alejandra Rubio (20 años) es conocida desde que nació y ya lleva varios meses trabajando en televisión, lo cierto es que todavía continúa siendo un auténtico misterio. La joven no es muy dada a hablar de sus sentimientos ni relaciones familiares en público. Hasta este fin de semana. La hija de Terelu Campos (54) emuló el puente de las emociones de Supervivientes en el plató de Viva la vida.

Noticias relacionadas

De igual de manera que la audiencia pudo ver a Ana María Aldón (43) o Rocío Flores (23) abrirse en canal, Alejandra se ha sincerado este sábado y ha hablado públicamente de algunos de los episodios más duros de su vida, como fue la enfermedad de su madre, aprovechando para pedirle perdón.

Alejandra se ha confesado sobre la relación que tiene con sus padres, y aseguró que es más cercana con su progenitor debido a que cuando queda con él es para divertirse, y en cambio con su madre es con la que convive -o convivía-. En esa línea, desveló que mucha gente no entendió por qué se fue de casa de Terelu después de que la diagnosticaran por segunda vez un cáncer de mama.

Alejandra, en las escaleras de 'Viva la vida' contando sus confesiones más íntimas.

"Cuando mi madre tuvo la segunda enfermedad me fui de casa, no por eso, sino por las circunstancias... decidí independizarme", comenzaba la joven influencer, que confesaba: "Solo pensé en mí, me siento culpable de no haber estado con ella".

Alejandra también ha recordado la enfermedad que sufrió la mujer de su padre, Beatriz, y que le costó la vida. Este recuerdo hizo que se rompiera en ese momento: "La primera enfermedad de mi madre no me enteré porque me lo hizo muy fácil, la que viví bien fue la de la que era la mujer de mi padre, con la enfermedad de la mujer de mi padre... (se seca las lágrimas) me está costando mucho esto", aseguraba Alejandra con la voz entrecortada. En cuanto a la enfermedad de Terelu declaraba: "Lo pasó tan mal... para una persona que no lo ha vivido tan cerca es muy difícil imaginarlo. Yo la veía y yo hubiera tirado la toalla".

En cuanto a la relación con sus padres también dio explicaciones: "Con 18 años dije adiós y me fui a vivir mi vida. No permití que nadie se metiera en ella, mi relación con mi padre es de quedar a comer y con mi madre he convivido. Mi padre me escucha, me aconseja desde su experiencia... con mi madre es una relación más complicada", mientras aseguraba que le gustaría tener una relación más cercana y hablar las cosas con más naturalidad.

Alejandra estuvo al borde de las lágrimas durante su confesión.

Tras las palabras de su hija, Terelu intervino por teléfono entre lágrimas y manifestando el cariño que siente por su hija: "Es lo que más me importa en el mundo, lo único que no quiero es que sufra. La segunda enfermedad fue terrible, ella no es consciente de que en un primer momento que ella se fuera no fue fácil para mí, no esperaba que se fuera de casa", contó la colaboradora, que finalmente reconoció que prefirió que Alejandra se fuera para así no tener que ocultar el dolor que sufría a causa de la enfermedad.

[Más información: La enfermedad de Alejandra Rubio que le impide andar mucho o usar tacones]