El tiempo pasa muy deprisa, especialmente en el mundo de la política. Parece que fue ayer, pero han pasado ya 18 meses desde que Mariano Rajoy (64 años) abandonara la presidencia del Gobierno. Después de tantos años ligado a la política, las vivencias del gallego dan para un libro y así lo ha plasmado en Una España mejor.

Noticias relacionadas

Con ese título bajo el brazo y visiblemente relajado, Rajoy se convertía este martes en el primer expresidente que visitaba El Hormiguero. De primeras, reconocía que la vida le va “estupendamente” y que ahora vive muy distinto como registrador de la propiedad: “Son trabajos diferentes. En otras actividades por lo menos no se meten con uno”, bromeó.

Como era de esperar, la entrevista de Pablo Motos (54) tuvo claro tinte político, pero también dio pie a algunas anécdotas curiosas que mostraron un lado más amable del que fuera presidente del Partido Popular, quien asegura que en su libro “está todo lo que es más importante, no es una colección de chismes. El libro recoge los acontecimientos más importantes mientras yo era presidente. No es el repaso a mi agenda, trato los temas más importantes y explico por qué tome ciertas decisiones y no otras”, explicó.

Rajoy también se mostró tajante a la hora de asegurar que él mismo ha escrito dicho libro: “Tengo el manuscrito porque lo escribí todo a mano, lo tengo por si las moscas porque hay gente malediciente, poca pero muy activa”.

Comida histórica

A medio camino entre lo que sucedió y lo que no aparece en el libro, el expresidente mostró su visión sobre lo acontecido el famoso día de la moción de censura: “Estaba en un restaurante e hice lo mismo que cuando me presentó una moción Podemos. Podía no haber estado por la mañana, advertí que no iba a estar por la tarde y me fui. Anécdotas hay 50.000. Francamente, no me acuerdo si tomamos chupitos en esa comida. Es una exclusiva la que acabo de dar. No fue una comida triste, éramos absolutamente conscientes de lo que iba a pasar, se montó por casualidad, fuimos cinco o seis colegas que andaban por allí. Lo único que recuerdo es que me lo pasé bien. Hay gente a la que no le gusta que te lo pases bien. Si eres positivo puedes superar incluso las cosas más duras. Reír es muy importante”.

Esa moción de censura también la siguió su familia con cierta incertidumbre: “Mi hijo Mariano tenía una beca para irse a Bruselas justo al día siguiente de la moción. El pequeño estaba preocupado porque iba a ser su cumpleaños y temía que no lo fuéramos a celebrar. La verdad es que todo fue muy agradable, comencé a dar caminatas al día siguiente a las 7 de la mañana”.

Una de las preguntas más graciosas tuvo que ver con el mobiliario de La Moncloa: “¿Tan mal dejaste el colchón que Pedro Sánchez lo tuvo que cambiar?”, espetó Pablo Motos. Rajoy tiró de gracejo para comentar que “con absoluta franqueza le hubiera ido mejor continuar con mi colchón porque se le hubieran pegado algunas cualidades”.

Ver esta publicación en Instagram

. . #RajoyEH #elhormiguero #expresidente #gobierno #españa #libro #politica #UnaEspañaMejor #cervezas #deseo

Una publicación compartida de El Hormiguero (@elhormiguero) el 10 Dic, 2019 a las 2:11 PST

Rajoy también tuvo tiempo para hablar de curiosidades sobre su vuelta al mundo laboral o que no ha pensado en afeitarse la barba. “Me la dejé hace muchos años y solo me la quité una vez, fue en Creta, no me reconocía y no me la vuelvo a quitar”, recordó. Poco después contó que se había dejado en Moncloa una bici estática y remató con un comentario con tinte sentimental y señorial: “Echo de menos a Rubalcaba que desgraciadamente ya no está entre nosotros”.

Para acabar la entrevista, Motos recordó que en la última visita de Rajoy, como candidato a la presidencia, reconoció que lo que menos le gustaba era que no podía ir a tomarse una cerveza a cualquier bar. Por ello, presentador e invitado se dieron un homenaje acercándose a un establecimiento cercano al plató. Antes de salir hacia allá, Rajoy comentó a Motos que “a medida que pase el tiempo a mí me irán olvidando, pero tú estás fastidiado, porque toda la gente te va a reconocer”. Durante el camino, el expresidente reconoció que tiene Netflix: “He visto hace poco Fariña y una que se llama Vivir sin permiso. La de House of cards también me ha gustado mucho, sobre todo las primeras temporadas, luego el guionista ha enredado mucho”.

[Más información: Pablo Motos se consolida como el presentador que más ingresa con 22,5 millones de euros]