Hubo un tiempo en el que ser Miss España te garantizaba un año, mínimo, de trabajo asegurado, éxito en los programas de televisión y posibilidad de trabajar en ellos, interés por parte de las revistas del corazón e incluso un piso gratuito en el corazón de Madrid del que poder disfrutar durante los 12 meses de reinado.

Noticias relacionadas

De aquella gran hornada de reinas de la belleza salieron nombres como el de Raquel Revuelta (54 años), Esther Arroyo (53), Raquel Rodríguez (47), María José Suárez (46) o quien vino después de esta última, la bilbotarra Inés Sainz (45).

Sáinz participó en Miss Universo 1997 y trabajó durante años como modelo y colaboradora tertuliana de televisión. A continuación, estudió Comunicación y Marketing y abandonó las pasarelas para enrolarse como responsable en el Gabinete de prensa de Elizabeth Arden. En 2009 creó la agencia de Comunicación y Relaciones Públicas que mantiene aún viva hoy: Back Up Comunicación y Prensa.

Inés Sainz confesó en octubre de 2019 que padecía cáncer. RRSS

Pero ¿qué fue de Inés Sáinz, Miss España 1997? En octubre de 2019, la ganadora del emblemático certamen de belleza desveló que los médicos descubrieron que tenía cáncer tras observar una anomalía en una mamografía. "Tengo cáncer, pero sé que lo voy a superar. No quiero que sea un drama. Mis amigos y yo llamamos Agustín al tumor porque no estamos nada 'agustín' con él", afirmó en Diez Minutos, "hay que poner un poco de humor a la situación porque si no, te hundes". 

Con buen talante, Inés Sainz luchó y, aunque poca información hay relativa a su salud en los últimos tiempos, sí que confesó hace menos de un año que había ganado "la batalla, pero no la guerra". "Todavía sigo en tratamiento, muy sencillo, pero estás con el miedo de que se pueda reproducir. Yo intenté ayudar a los demás para que siguieran mi caso. Tuve mucho miedo, que es el miedo que tiene la sociedad ahora, y ahora bueno, lo llevo. Voy al médico cada tres meses", declaró. 

Y puede que todas esas visitas a su oncólogo no hayan sido suficientes como para creer de manera ciega y ferviente en la ciencia. Inés Sainz, que en estos momentos se define como "empresaria" y "científica de datos", se ha erigido como el azote de las vacunas contra la Covid-19 en la red social Telegram después de que le eliminasen su perfil de Twitter e Instagram, presuntamente, por promover las fake news. Una penalización que incluye las políticas de uso de las citadas redes y que han inhabilitado cuentas de personas tan poderosas como Donald Trump (75).

La exmodelo Inés Sainz. Gtres

"Me censuraron Instagram y Twitter bajo un supuesto hackeo. Luego cayó LinkedIn, ahí no se cortaron. Censura pura y dura. Así que aquí estoy dando guerra a favor de la lucha contra el Cáncer y destapando todas las mentiras de los políticos", expresa la exmodelo en su bio de Telegram. Y entre esas mentiras a las que alude, Inés señala directamente a las informaciones relativas a la pandemia que el Gobierno de España facilita y ofrece a los ciudadanos.

Con todo, los posts de Inés Sainz carecen de sentido, pues incluso comparte noticias cuya procedencia pone en duda ella misma. Por ejemplo: la imagen de una mujer con un evidente problema de obesidad mórbida, postrada en la cama, junto al siguiente texto: "¿Alguien me puede confirmar si esto es un meme? 'Mujer sana y vacunada, que murió de Covid, culpa a los no vacunados por enfermar de Covid'".

Inés Sainz por fin ha terminado su tratamiento contra el cáncer de mama.

Otra de sus entradas no dejan lugar a dudar y habla, sin titubeos, de "tumbar al líder": "1º tumbar las mascarillas, 2º tumbar las PCR, 3º tumbar las vacunas que no inmunizan, 4º tumbar a nuestro amado líder, 5º tumbar el globalismo y la agenda 2030. ¿Quién se apunta? Os necesito".

El último disparo ha tenido lugar esta misma semana, en el contexto de la gala celebrada en el Museo Metropolitan de Nueva York. Kim Kardashian (40) sorprendió con un polémico atuendo de Demna Gvasalia (40) para Balenciaga que la celebrity ha interpretado como "una camiseta muy americana desde la cabeza a los pies" y otra gente, como Inés Sainz, ha llegado a hablar de "burka".

"Y por supuesto lo mismo que pedimos kakunarnos -(en realidad se refiere a "vacunarnos")- a gritos pediremos el burka. Entonces yo, saldré en bikini por la calle. Algo que no hago ni en la playa, de la vergüenza que me da", concluye con firmeza.

[Más información: Qué fue de Víctor Elías, la estrella de 'Los Serrano' que es primo de la reina Letizia]