Cada año se cuelan en la versión española de Supervivientes rostros y nombres italianos que en un primer momento son absolutos desconocidos para la audiencia de nuestro país. Sin embargo, con el paso del tiempo y tras ir conociéndolos por sus hazañas y su carácter muchos se van convirtiendo incluso en los favoritos del público. Así ocurrió con Elisa de Panicis (28 años).

Noticias relacionadas

Una bella mujer rubia, de ojos verdes y figura esbelta llegaba a Honduras con un marcado acento italiano pero con muchas ganas de demostrar su valía. Debido a que no tenía al principio apoyo de los españoles, fue la menos votada en la primera semana y fue enviada a Isla Destierro, pero allí comenzó su verdadero concurso.

Durante sus 50 días aislada y recibiendo a los eliminados demostró que era una gran superviviente: pescó sin parar, construyó una casa sólida, soportó tormentas y todo tipo de inclemencias meteorológicas... Elisa parecía imposible de vencer, hasta que le tocaron su punto débil: su pelo.

Elisa de Panicis suplicando a Lara Álvarez que no le quite el peine. Telecinco

Durante una de las pruebas que tenía que superar, la organización le informó de que le quitarían su peine y la italiana demostró lo coqueta que es. Lloros en directo, gritos y súplicas a Lara Álvarez (35) para que no la dejaran sin la posibilidad de atusarse la melena. Hasta el punto de que en mitad de sus sollozos, Elisa dejó claro que si no recibía su peine abandonaría el programa. La sorpresa de la presentadora y la audiencia al escucharla pronunciar tales palabras fue inmensa.

Finalmente, fue la audiencia la que con sus votos acabó con su concurso y se convirtió en la sexta expulsada de Supervivientes 2015 tras casi dos meses en el Caribe.

A partir de ese momento su fama se multiplicó. La que era modelo e imagen oficial de Pachá a nivel internacional ya se había labrado una carrera relevante en Italia y gracias a eso a los 22 años ya tenía una casa propia y un Land Rover. Pero seis años después tiene mucho más.

"Un futbolista número uno del Real Madrid, que ya no juega en el Real Madrid, pero le conoce todo el mundo, de repente ve Mediaset, ve Supervivientes y se encapricha con una participante", así lo dijo Kiko Hernández (44) hace apenas unos meses y se refería a Elisa de Panicis. El mencionado deportista no era otro que Cristiano Ronaldo (36), que, supuestamente, quedó cautivado por la italiana al verla en televisión.

La italiana luce uno de sus diseños de moda de baño. RRSS

En el verano de 2016 se publicaron unas fotografías en las que se podía ver al portugués junto a Elisa en un lujoso yate. Tras esa revelación, la italiana no tuvo problema en confirmar la relación. La expectación era máxima y la prensa no paraba de hacerle preguntas para conocer los detalles. De Panicis no quiso hablar sobre los secretos más íntimos de su affaire pero sí ofreció otros aspectos privados del jugador como que usa relleno en su ropa interior.

En su explícita entrevista en la publicación Novella 2000 reforzó su historia de amor con CR7: "Estuvimos juntos y nos lo pasamos muy bien. Pero ojo, no nos escondimos. Todo ha pasado en público, en su yate o cuando salíamos juntos. Pero no puedo hablar de mi situación con Cristiano… no quiero estropearlo todo. No me parece bien hablar de mí y de Cristiano en este momento, cuando está centrado en la Eurocopa", se excusaba.

Cuando la joven puso un pie en Honduras, un año antes de conocer a Cristiano, ya dejaba claro cuál era su prototipo de hombre: "Quiero que mis novios sean futbolistas, que tengan dinero… Con un camarero no me puedo acostar. Los hombres me gustan cuando consiguen algo. Me enamoro cada semana", detallaba sin tapujos.

Tras su éxito en el reality español y su fama ascendente, aterrizó en el programa Mujeres y Hombres y Viceversa -formato en el que ya había participado en su versión italiana-. Encontró el amor junto a Juanma, pero el amor apenas duró dos meses.

Decidió entonces volar a su Italia natal y desde allí está cosechando grandes éxitos desde hace varios años. Las redes sociales se han convertido en su mayor fuente de ingresos. Acumula un millón de seguidores en Instagram, donde comparte fotografías en lencería o ropa de baño, y es que la italiana lanzó también su propia colección de bañadores y bikinis

Esos mismos diseños los sigue luciendo en España, pues quedó enamorada de nuestro país y no hay verano que no se acerque a la isla de Ibiza para disfrutar de sus días de playa y sus noches de fiesta. Estos eventos son amenizados a menudo por ella misma ya que también se presenta como cantante y cada verano lanza un hit muy bailable pero plagado de autotune, un método que no impide que triunfe en la industria musical italiana.

[Más información: Qué fue de Rebecca Loos, la amante española de David Beckham que cambió los platós por una granja]