Tras su revolución mediática y el incremento de su popularidad, Julia Janeiro (18 años) ha tomado dos rotundas decisiones. La hija de María José Campanario (41) y Jesulín de Ubrique (47) ha querido frenar su éxito en Instagram, cerrando su perfil y dejándolo para un grupo de usuarios que se ha ido reduciendo con el paso de los días. Al mismo tiempo, se encuentra creando contenido para TikTok, la popular red social entre los jóvenes de su edad en la que había optado por la discreción. 

Noticias relacionadas

Hasta ahora, su cuenta en la plataforma de vídeos pasaba desapercibida, ya que carecía de contenido. Sin embargo, esta semana ha dado un giro radical tras su primera publicación. JALEOS ha descubierto que Julia Janeiro ha colgado una grabación que vaticina el aumento de su fama en esta red social.

En el vídeo en cuestión aparece la joven imitando, como es típico en TikTok, las palabras que se escuchan de fondo. Como protagonista también figura su gata, a la que ya había mostrado con anterioridad en Instagram. "Está hartita de mí", ha escrito Julia Janeiro para describir la publicación, haciendo referencia -por lo que se interpreta en sus emojis- a su mascota. Mientras se redacta esta noticia el post ha alcanzado 4.448 reproducciones, 705 'me gusta' 18 comentarios.

@julsjaneiro

está hartita de mí🐱🥺##fypシ ##parati

♬ Beatbox Freestyle - The Badde$t

La hija de Jesulín de Ubrique y María José Campanario ha seguido la misma línea que en Instagram y ha cuidado al máximo su imagen. En el vídeo se le ve con la melena perfectamente peinada y un marcado maquillaje que llama la atención por su labial y su característico eyeliner.

Pero su debut como tiktoker no ha sido lo único notorio en su perfil. A día de hoy, también destaca el aumento de su popularidad. En dos meses, Julia ha pasado de tener 1.335 followers a 3.791. El contador de personas seguidas apenas ha variado. El pasado marzo, la joven no estaba interesada al cien por cien en el contenido de ningún usuario. Ahora, solo le resulta curioso uno de ellos.

En cuanto a los vídeos que le han gustado, sí se aprecia un gran cambio. Hasta hace muy poco en el mencionado apartado se evidenciaban 11.000 likes y actualmente, más de 12.000, en una biografía en la que Julia ha sustituido las palabras por cuatro mariposas en color naranja y en la que ha escogido una foto en bañador, captada desde una piscina y conocida por sus seguidores más antiguos. 

Los cambios en la cuenta de TikTok de Julia Janeiro. TikTok

Pero mientras crece en TikTok, Julia va perdiendo su fama en Instagram. Este periódico ha podido comprobar que tras haber cerrado su perfil, su número de seguidores ha ido mermando. En la última semana, incluso, ha perdido alrededor de 2.000 followers. Se trata de una llamativa cifra que está relacionado con la revolución mediática que generó el pasado mes de abril cuando se celebró su mayoría de edad. Desde entonces, no solo ha puesto su perfil privado, sino también ha hecho otras modificaciones que resultan curiosas. En las últimas semanas, la hija del torero y la odontóloga se ha valido de una nueva foto en su biografía, ha añadido una nueva palabra en su descripción -Resilience-, ha republicado imágenes que había archivado y ha alterado el apartado de sus stories destacadas. 

Todas estas decisiones llegaron dos meses después de que recurriera a ciertas técnicas que, en su momento, le permitieron incrementar su popularidad. En medio de la guerra mediática entre Belén Esteban (47) y María José Campanario, Julia Janeiro se valió de estrategias que, si bien no eran novedosas, fueron acertadas. Entonces, JALEOS pudo comprobar que la joven dejó su perfil abierto durante unas horas. Si bien poco después la volvió a cerrar para mantener su contenido privado, su crecimiento no cesó. Lejos de ser selectiva, la hija de Jesulín de Ubrique aceptó un sinfín de perfiles. Por otro lado, eliminó algunas de sus publicaciones y redujo el número de usuarios a los que seguía.

Los cambios que ha experimentado la cuenta de Instagram de Julia Janeiro. Instagram

Con el paso de los días llevó a cabo otros tres movimientos que definían la forma exigente y precavida en la que quería llevar su cuenta de Instagram. La joven borró sus fotos más sugerentes, bloqueó los comentarios de todas las publicaciones y dejó de seguir a casi una veintena de usuarios. Poco después, además, dejó en el apartado 'etiquetadas' solo las fotos en las que ella misma se etiqueta e hizo desaparecer aquellas que han colgado desde su club de fans. De esta forma, y pese su exposición pública, buscaba controlar todo aquello que se publicaba sobre ella, manteniendo su impoluto perfil, libre de cualquier contenido que no sea de su agrado.

Ahora ha dejado 'a un lado' su perfil de Instagram y trabaja, de una forma muy distinta, en su cuenta de TikTok. Sin embargo, hasta el momento no se evidencia la aplicación de ninguna estrategia en esta red social y los resultados están siendo orgánicos y mucho más positivos desde su último debut.  

[Más información: Los extraños movimientos públicos de Julia Janeiro tras alcanzar la fama]