En una ocasión, Hemingway describió a Luis Miguel Dominguín como "una mezcla de don Juan y Hamlet". Y se quedó corto. En el 25 aniversario de su fallecimiento, JALEOS hace un repaso a su azarosa vida sentimental. Antes de que el maestro de maestros acaparara la atención de los ecos de sociedad y de la prensa rosa por su tumultuoso romance con Ava Gardner, Dominguín ya había conquistado a dos mujeres con una renombrada posición social, Cecilia Albéniz -nieta del compositor Isaac Albéniz- fallecida en accidente de coche en 1949 y Ángela Pérez de Seoane, rejoneadora e hija del duque de Pinohermoso, que no dio su beneplácito para esa relación. Castigó a Ángela encerrándola a cal y canto en su mansión, pero la joven, como una Julieta enamorada, huyo tras atar una sábana a la ventana. Al final, ella se

casó con el empresario Diego Prado Colón de Carvajal, hermano de Manuel, íntimo amigo de Juan Carlos I (83 años).

Noticias relacionadas

A sabiendas de su poderío, Dominguín siguió triunfando en los ruedos y rompiendo corazones. La siguiente en la lista fue María Félix, con quien se le fotografió en París en 1951, pero la cosa no llegó a más. Luego llegó Annabella, exmujer de Tyrone Power, una atractiva actriz con la que estuvo casi un año. En 1953, el matador madrileño tuvo un affaire con Noel Machado alias La China, la top model multirracial que fichó como modelo exclusiva por Givenchy y que conquistó hasta el mismísimo Richard Avedon, que no dudó en captar su belleza a través de su lente. La exótica modelo vivió en sus propias carnes que Luis Miguel se desviviera por 'el animal más bello del mundo', Ava Gardner.

Luis Miguel Dominguín con Lucía Bosé en una imagen de 1955. Gtres.

Antes de que llegara ese momento crucial, Dominguín quedó anonadado por la belleza de la actriz checo-mexicana Miroslava Stern, que ansiaba casarse con el apuesto diestro. Sin embargo, él no estaba por la labor, a pesar de haber pasado buenos tiempos juntos en su finca Villa Paz (Cuenca). Cuando la atractiva rubia se enteró que le iba a dar el 'sí, quiero' a la musa del neorrealismo italiano Lucía Bosé el 1 de marzo de 1955, cayó en una profunda depresión que desembocó en suicidio ocho días después del enlace. Se dijo que Stern falleció con una foto y varias cartas de su amado con ella.

Su romance con Ava Gardner

Antes de aquella boda, Gardner estaba alojada en el Castellana Hilton mientras esperaba reubicarse en un domicilio fijo. Una noche, Perico Chicote, dueño del célebre local del mismo nombre, llamó al diestro porque Ava Gardner y Lana Turner estaban sentadas en la misma mesa. Corría el año 1954, justo cuando Dominguín había decidido retirarse de los ruedos durante cuatro años. Tal y como recoge Marcos Ordóñez en el libro Beberse la vida. Los años de Ava Gardner en España, como Dominguín no sabía inglés, La China ejerció de intérprete con las estrellas de Hollywood.

El diestro en una imagen de archivo. Gtres.

Tras un flirteo con la Turner, el padre de Miguel Bosé (55) se quedó con Ava Gardner, cuya primera noche fue de escándalo. Y nació la leyenda. "¿A dónde vas?", le dijo la actriz, "¿Dónde? ¿Dónde crees que voy a ir? Pues a contarlo", fue la respuesta de Luis Miguel Dominguín. El rey de los ruedos había robado el corazón a la reina de la gran pantalla. Su atribulado romance acaparó las portadas en el mundo entero mientras Frank Sinatra le carcomían los celos llegándose a presentar por sorpresa en varias ocasiones en España para saber qué estaba haciendo su esposa, que previamente había tenido un romance con el también torero y actor Mario Cabré, con quien rodó Pandora y el holandés errante (1951), filmada en Tossa de Mar (Costa Brava), la tierra que vio nacer al modelo Andrés Velencoso (43) y donde la estrella tiene una bonita estatua en bronce en lo alto de la zona amurallada.

El Castellana Hilton, los tentaderos, los tablaos Villa Rosa y El Duende, Chicote, la Cervecería Alemana, Pasapoga o Jockey eran los lugares que solía frecuentar la pareja. Pero, sin duda, donde mejor se lo pasaban era con el flamenco hasta altas horas de la madrugada. En más de una ocasión, Ava se emborracha. "Una noche se subió a una mesa, se quitó el abrigo de visón y todos la vimos como Dios la trajo al mundo. A la mañana siguiente entré en su habitación del hotel y con la cara recién levantada y sin maquillaje fui testigo de su extremada belleza", contaba a quien escribe estas líneas Carmen Caballero, íntima amiga del clan Flores. Porque, no lo olvidemos, Ava adoraba a Lola. Al final, los dos terminaron como amigos y Ava prosiguió con su vida en Madrid hasta que se mudó a Londres debido al acoso de los paparazzi. Allí falleció en enero de 1990 a los 67 años.

Miguel Bosé junto a Rosario Primo de Rivera, última esposa del torero, durante el funeral de este. Gtres.

En el largo historial amoroso de Luis Miguel Dominguín también figuraron otras luminarias como Rita Hayworth, Romy Scheneider o Elizabeth Taylor -esta última lo dijo Miguel Bosé en su entrevista con Jordi Évole (46), aunque no existen documentos gráficos ni escritos-, pero con la Bosé tuvo tres hijos y un hogar mínimamente estable hasta que la diva italiana le dio puerta debido a sus infidelidades. En 1987 volvió a casarse por segunda vez con Rosario Primo de Rivera -descendiente de una ilustre dinastía de militares que se remonta al reinado de Carlos V- que estuvo a su lado hasta que el torero falleció el 8 de mayo de 1996 en San Roque (Cádiz) por una insuficiencia cardiaca.

[Más información: Lucía Bosé, sus 12 años de infelicidad de una mujer libre y moderna casada con el torero "machista"]