El pasado lunes, 29 de marzo, Rocío Flores (24 años) se despedía efusivamente de Olga Moreno (45), quien acaba de emprender el viaje a Honduras para vivir la aventura de Supervivientes. La hija de Antonio David Flores (45) no solo realizaba una publicación en sus redes sociales, sino que se fundía con ella en un emotivo abrazo a la salida de un restaurante en ese último contacto antes de que se marchara con el resto de concursantes del reality. Unas imágenes tomadas en Madrid, lejos de Málaga, donde la joven reside junto a su pareja, Manuel Bedmar (24).

Rocío posando con uno de los 'looks' de ese trabajo publicitario. Instagram.

Noticias relacionadas

La estancia de Rocío en la capital, en medio del revuelo que ha originado el documental que su madre, Rocío Carrasco (43), tiene también un trasfondo laboral, además de esa despedida a su 'segunda madre' y de la misteriosa visita a un despacho de abogados. Ella misma ha compartido una serie de stories en los que se observa cómo está realizando un rodaje que, tal y como ha trascendido, corresponde a un anuncio publicitario.

Ahora que tiene todos los focos apuntándola por el relato que está realizando su madre, está aprovechando el escenario para embarcarse en proyectos profesionales. Y este, es uno de ellos. Por las pistas que ha dado en sus redes sociales, se sabe que la sesión de fotos ha sido realizada por Allan Hernández, que se define en su perfil de Instagram como fotógrafo "fashion & beauty". También, que el maquillaje ha sido realizado por Miguel Bling, experto en poner a punto a protagonistas de campañas publicitarias y para quien su trabajo es un arte.

Montaje con varios de los 'stories' colgados por Rocío correspondientes a la sesión de fotos. Instagram.

Esta campaña supone el debut de Flores como modelo, que desde que abandonó, hace año y medio, el anonimato en el que se había instalado y dio el salto a la televisión, está buscando nuevas vías con las que ganarse la vida. Con las que explotar esa imagen revalorizada tras la defensa que hizo a su padre en el plató de GH VIP 7 y su participación en Supervivientes 2020.

Silencio rotundo

Desde que se emitieran los dos primeros episodios de Rocío, contar la verdad para seguir viva, la prensa ha perseguido a Flores en busca de una reacción. De alguna palabra que exprese cómo se siente ante el relato de su madre. No se ha pronunciado. Tan solo realizó un pequeño vídeo, compartido en su Instagram, tras el estreno de la docuserie para denunciar que no se le había dejado entrar en directo para matizar ciertos puntos y tratar de tender puentes.

Rocío perseguida por la prensa durante su estancia en Madrid. Gtres.

"Hago este vídeo, con total libertad en mis redes sociales, para explicar que ayer, con la tranquilidad que una persona puede tener escuchando y viviendo todo lo que yo escuché y viví, intenté entrar en directo durante la emisión del programa que se estaba emitiendo para explicar algo, y para tender un puente una vez más. No se vio oportuno. No se me dejó. Solamente hago este vídeo para que la gente entienda un poco por qué no me he pronunciado", es lo único que se le ha escuchado decir sobre el asunto en las dos últimas semanas que lleva durando el tsunami que se ha organizado en el seno de su familia.

[Más información: Rocío Flores se despide de Olga Moreno, su 'otra madre': un abrazo y un significativo mensaje]