El actor Micky Molina (57 años) fue detenido este pasado miércoles, 31 de marzo, en el aeropuerto de Ibiza, donde reside durante gran parte del año, por resistencia y desobediencia a la autoridad, según han confirmado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil. Tras llegar a la isla sobre las 22:00 horas, el intérprete protagonizó un altercado en el aeropuerto, según han explicado las mencionadas fuentes.

Noticias relacionadas

Los hechos sucedieron en la zona de control Covid, donde testigos presenciales aseguran que el actor increpó e insultó a las autoridades, que procedieron a trasladarlo a dependencias de la Guardia Civil en Can Sifre. Molina ha pasado la noche en el calabozo. Allí permanece a la espera de que este jueves, día 1 de abril, sea puesto a disposición judicial para ser sometido a un juicio rápido.

Ya en el verano de 2019, el actor fue investigado en Ibiza por un delito contra la seguridad vial, por un atropello a una niña en un aparcamiento de un restaurante de Santa Eulària. Tras someterse al test de alcoholemia, el actor dio positivo en las dos pruebas.

Micky Molina fue detenido en verano de 2019 tras atropellar a una niña.

La familia de la niña defendió al actor con un comunicado en el que explicó que Molina "no pudo evitar que el vehículo se desplazara ligeramente hacia adelante tocando levemente a la niña, la cual, al ver que el coche se iba hacia ella, se echó al suelo, causándose como consecuencia algunos arañazos en las rodillas al rozar con arena y asfalto".

Según expresaron entonces los padres de la pequeña, "Miguel nos pidió reiteradas veces perdón muy compungido y tras el incidente se ha puesto en contacto con nosotros cada día para interesarse por el estado de la niña, pidiendo constantemente disculpas y lamentando lo sucedido". Además, en el comunicado indicaban cómo Molina salió rápidamente del coche pidiendo que se llamara al 112, asustado al ver a la menor caer tras haber impactado con su vehículo.

Su justificación

También el propio Micky dio su versión de los hechos ante lo acontencido días más tarde, en el programa Espejo Público. El exmarido de Lydia Bosch (57), que reiteró que no se encontrabra ebrio a pesar de que en las dos pruebas de alcoholemia que le realizó la Policía dio positivo, manifestó ester "hundido" en el espacio de Antena 3.

"Lo lamento muchísimo. Estoy siguiendo la evolución de la niña. He ido al hospital para interesarme por ella y me voy a poner en contacto con la madre. Salía de comer y había tomado vino pero no estaba borracho como se ha dicho. Asumo las consecuencias. Estoy hundido pero doy gracias a Dios por que la niña solo tenga rasguño", explicó ante la audiencia. 

[Más información: Micky Molina rompe su silencio tras atropellar a una menor: "Estoy hundido"]