Presentadora de televisión, actriz e incluso escritora. En estos años hemos podido conocer diversas facetas de Adriana Abenia (36 años), aunque si hay un sitio donde hemos podido ver a la zaragozana ese ha sido, sin duda, en la pequeña pantalla.

Noticias relacionadas

Contradiciendo al refrán, Adriana Abenia fue profeta en su tierra, ya que debutó de la mano de Aragón TV, aunque su aventura en la cadena regional duró poco, lo que tardó Mediaset en ficharla en el año 2010 para presentar Fresa Ácida, uno de los escasos experimentos fallidos de Telecinco en el que se aunaba humor y actualidad, una especie de QMD pero llevado al mundo audiovisual.

Su trayectoria profesional ha dado para mucho, con idas y venidas a Mediaset, pasos por La Sexta e incluso TVE, sin dejar de lado su querida Aragón TV, aunque de forma paralela su vida personal también ha llenado páginas de papel cuché. Así, en 2013 anunciaba que se casaría con Sergio Abad, un empresario con el que empezó a salir cuando era una adolescente: su primer y único gran amor. A pesar de tener que posponer la fecha inicial, la pareja acabaría pasando por el altar en el año 2015, con exclusiva a la revista ¡HOLA! incluida.

La presentadora Adriana Abenia.

Fue precisamente en esos años, a mediados de la pasada década, cuando Adriana Abenia estaba alcanzando el periodo de más popularidad. De hecho, en el año 2013 destapa una faceta menos conocida. De la mano de la editorial Espasa da sus primeros pasos en el mundo de la literatura para publicar Lo que moja la lluvia.

Aclaración

Precisamente gracias a la campaña promocional que conllevaba ese libro, pudimos ir conociendo un poco más en profundidad a alguien que, hasta el momento, solo era objeto de comentarios por su labor como reportera en Sálvame. En una de las entrevistas que concedió, la zaragozana habló, por ejemplo, de los problemas de salud que había padecido como consecuencia de haber sido diagnosticada de forma tardía una celiaquía.

"Soy celíaca, lo supe después de volver de un viaje a París en el que me había comido todos los croissants de rue Mouffetard, una despedida a lo grande. Sólo te puedo decir que para un celíaco la vida es mucho más bonita sin gluten, como un día sin nubes, antes no era yo", aseguró.

Sin duda, uno de los problemas más incómodos y preocupantes que le causó la situación previa al diagnóstico fue que pasó "un mes y medio" con visión doble y el problema por el que hoy Adriana Abenia es protagonista de esta sección: migrañas con aura. De hecho, durante su etapa como presentadora de Así nos va, en La Sexta, llegó a presentarse con gafas de sol por una inoportuna migraña.

Adriana Abenia trabaja actualmente como colaboradora en 'Espejo Público'. Gtres

Dejando a un lado las anécdotas, la migraña, como bien es sabido, es un desorden neurológico que se manifiesta en un dolor de cabeza intenso o grave, lo que hace que sea una enfermedad extremadamente incapacitante para las personas que la sufren. Afecta a la parte frontal o a toda la zona del cráneo y se presenta en forma de crisis o ataques.

Dentro de la clasificación de las migrañas, con aura, la que padecía frecuentemente Adriana Abenia antes de conocer su intolerancia al gluten, se caracteriza por aparecer junto con unos síntomas que pueden afectar a diferentes sentidos: vista, tacto y/o lenguaje. Estos síntomas a menudo son previos al dolor y, con menor frecuencia, pueden aparecer durante o tras el dolor.

El tratamiento para estos pacientes está basado, fundamentalmente, en el uso de medicamentos (sobre todo analgésicos), pero también se emplean tratamientos preventivos e incluso terapias complementarias. En el caso particular de Adriana Abenia parece claro que el tratamiento preventivo está muy relacionado con su dieta: evitando el gluten, las probabilidades de sufrir esas migrañas con aura descienden significativamente.

[Más información: La enfermedad de Tamara Gorro provocada por los efectos del confinamiento]