En sus diversas apariciones, ya sea en televisión, radio o en los videoclips de Nacys Rubias, Mario Vaquerizo (45 años) casi siempre es sinónimo de buen rollo y risas. Sin embargo, no todo en su vida es de color de rosa. Cuando las cámaras se apagan, al madrileño, como todo hijo de vecino, hay aspectos que le preocupan, y uno de ellos tiene que ver con la salud.

Noticias relacionadas

Fue el 28 de diciembre de 2018 cuando el propio Vaquerizo comenzó a dar pistas sobre el motivo que le había llevado a estar apartado de la vida pública. "No puedo correr ni peinarme con el secador, pero beber cerveza sí. Mi enfermedad me está afectando tanto que no tengo ganas de nada".

Este mensaje publicado en las redes sociales fue tomado por algunos fans como la típica inocentada del día, pero desgraciadamente no tenía nada que ver con esa efeméride: "Los médicos me han dicho que esto es para siempre, pero que me recuperaré".

Después de esas píldoras informativas, tanto él como su pareja, Alaska (56), fueron dando más datos al respecto de este problema de salud. "Está perfectamente, dentro de la gravedad", admitió Olvido Gara al ser preguntada sobre el estado de su marido, quien volvió a apelar a las redes sociales para explicar que "llevo varios días desaparecido y metido en la cama por culpa de un pinzamiento o como se diga en la espalda que me sigue teniendo K.O. y sin ganas de nada, ni Nochevieja, ni contestar a mensajes, ni ganas de hablar (y mira que es difícil)...".

Con tantas pistas, solo faltaba ponerle nombre a la enfermedad, algo de lo que se encargó Mario Vaquerizo en una entrevista en Sálvame Deluxe a comienzos de 2019: "Tengo una degeneración que acaba en artrosis crónica. Soy muy mal paciente, el dolor continuado no lo soporto". Unos meses después, el líder de Nancys Rubias volvía a dar más detalles de esta dolencia: "Está siendo duro, no tanto por los dolores físicos sino por lo mental, me he visto imposibilitado para hacer muchas cosas", al tiempo que lamentaba haber perdido "mi forma física porque llevo tres meses sin ir al gimnasio pero tengo que pasar por eso, esta enfermedad es complicada pero no tanto como otras".

Duro trabajo

Mario Vaquerizo relataba en 'Sábado Deluxe' los detalles su enfermedad. Mediaset

Eso sí, en todo momento, Mario Vaquerizo ha querido poner en valor el importante apoyo que está ejerciendo Alaska: "Olvido me ha cuidado mucho, aunque también me ha desesperado mucho. No me podía tocar, ni yo a ella. Con lo que soy yo, que soy un maricón en una feria que me muevo para arriba y para abajo", relató con su habitual guasa.

El madrileño se está sometiendo a una rehabilitación que tiene como objetivo fortalecer su musculatura, un proceso habitual en una enfermedad, la artrosis degenerativa, que hasta hace poco se creía que afectaba única y exclusivamente a personas mayores. Los datos demuestran más bien lo contrario: se estima que más de 242 millones de personas en todo el mundo padecen este problema.

Alaska está siendo el gran apoyo de Mario durante su enfermedad. Mediaset

Los expertos advierten de que una mala evolución de la artrosis puede desembocar en la falta de movilidad y que dificulta mucho ciertas tareas cotidianas del paciente. De hecho, desde la Fundación Internacional de la Artrosis etiquetan a esta enfermedad de muy grave y como uno de los mayores retos sanitarios a nivel mundial en este siglo XXI.

Actualmente, la Organización Mundial de la Salud coloca a la artrosis como la cuarta causa principal de incapacidad, un dato que ha llevado a los médicos a buscar alternativas para paliar sus síntomas. Dado que el uso de medicamentos no se ha mostrado muy eficaz, en algunos centros ya se está apostando por el uso de la radioterapia, eso sí, en dosis bajas para evitar daños colaterales de salud.

[Más información: La enfermedad de David Muñoz que le impide practicar su gran afición]