La herencia y el legado de Camilo Sesto continúan dando de qué hablar tras cumplirse un año y cuatro meses de su muerte. El cantante nombró heredero universal de todos sus bienes a su único hijo, Camilo Blanes Ornelas (38 años), conocido mediáticamente como Camilín. Con esta asignación todo parecía estar claro, negro sobre blanco, pero nada más lejos de la realidad: existen importantes flecos que aún están sin esclarecer y que ensombrecen la estela del mítico artista.

Noticias relacionadas

Tal y como ha podido confirmar y ampliar JALEOS tras el avance de Esdiario, hace unos meses Camilo hijo se enteró de que una persona muy allegada a su padre extrajo de su casa de Torrelodones objetos de valor y material privado antes de la desaparición de Camilo. Una información que da un giro a todo lo que hasta el momento se había contado en los medios de comunicación, pues se vertió que era su propio vástago quien habría dilapidado todo el legado en excesos. Nada que ver, se hace constar.

Camilo Sesto en su última aparición pública en noviembre de 2018. Gtres

Camilín descubre que joyas, relojes y un ordenador con información privada de Camilo, entre otras cosas, fueron sustraídas del hogar de su progenitor meses antes de su deceso. ¿Los autores de este supuesto movimiento? Según la versión que se desliza desde el entorno de Camilo hijo, son "las personas de confianza" del intérprete. No dan nombres propios, pero todos señalan y piensan en Cristóbal Hueto y Eduardo Guervós, las dos personas que fueron confidentes y mano derecha del autor de Vivir así es morir de amor. Según se confía a este medio, estas personas "están que trinan", enfadadas y molestas con estas insinuaciones que suponen un atropello contra su honor y que, básicamente, no se ajustan a la verdad. 

"Nada se hizo a espaldas de nadie y con intenciones aviesas", se responde con contundencia al otro lado de la línea. Una versión frente a la otra, y las pertenencias de Camilo Sesto fuera de su casa de Torrelodones. Ahí no quedan las sospechas de Camilo hijo, que ya no esconde sus reservas con estos administradores de su padre. El joven está detrás también de recuperar un material de su padre que cedió hace un tiempo para el museo que se está levantando en Alcoy en memoria del artista. Entre esas pertenencias se encontraban unas cintas con canciones escritas en varios idiomas que, según la versión de Camilo hijo, han sido "digitalizadas" para hacer negocio con ellas y sacarle, pues, un rédito que nada tiene que ver con la idea inicial de exponerlas en el citado museo. Camilín entiende que se le ha engañado y, ayudado por su madre, Lourdes Ornelas, "va a por todas" y ha cambiado de abogado. 

A Camilín no lo sacan de sus trece y los acusados tienen su conciencia tranquila: "Todo lo que se ha hecho ha sido siempre respetando la última voluntad de Camilo". En otro orden de cosas, Camilo junior está mucho más repuesto de sus problemas de salud. Se hace ver que hoy es otra persona, que ha tomado las riendas de su vida. Quiere limpiar el honor de su padre cueste lo que cueste. Para ello inspeccionará también la empresa Ediciones Camilo S.L. Hay entradas y salidas de dinero, movimientos económicos tras la muerte de Camilo que no le cuadran a su vástago. Incluso, se asegura que se están pagando sueldos a través de esa entidad. Todo, sin el conocimiento y permiso del heredero universal, Camilo Blanes Ornelas. En el caso de que no se esclarezcan la naturaleza de estos movimientos, demandará sin contemplaciones. Se ha puesto "en manos del mejor letrado". 

Fiestas y 'depresión'

Camilo Blanes en la puerta de su casa. Gtres

Como se decía líneas arriba, en la actualidad Camilín vive tranquilo, en Torrelodones, y enamorado de su pareja María. El escándalo parece que se ha apeado de su vida. Hace unos meses se habló de problemas vecinales. Un vecino se quejó de la música alta en la casa y, tras no poder comunicarse, llamó a la Policía, la cual hizo acto de presencia en la casa del joven. "Se quejó un vecino de que había música alta, pero él estaba solo con su novia", fueron las palabras que empleó su madre, Lourdes Ornelas, en Viva la vida, restándole importancia al incidente. Se deslizó a este periódico que aquella no fue la primera vez que Camilo Blanes elevó el volumen de la música en casa, intramuros. Y tampoco fue el primer altercado con un vecino. Al menos, no fue la primera ocasión en la que se le transmitió el malestar. Lo que ocurrió hace unos días ha pasado anteriormente. Pero se desmintió que se tratase de fiestas multitudinarias, como las que tanto se acostumbra a ver en estos días de pandemia. Nada que ver. En todo caso, como única invitada a los festejos caseros de Camilín está su pareja sentimental. Camilo hijo no lo ha pasado nada bien. Lo que antes era una honda preocupación por las 'noches locas' de fiesta por Madrid, hoy la inquietud del entorno del hijo del artista de Alcoy tiene otro grado, y otra connotación. "Camilo vive en el recuerdo perenne de su padre, tiene una especie de depresión", contó a este medio una de las pocas personas que pueden presumir de ser amiga. 

Dolencia que también apunta su madre. Nostalgia, añoranza de hijo. No ha superado la muerte de su padre y "son frecuentes" sus bajones anímicos. Se insiste que lo que desde fuera de los muros de casa se puede entender como una gran fiesta donde se presupone la alegría, el jolgorio y los bailes, por dentro la realidad es bien distinta. Camilo hijo "pone, sobre todo, música de su padre". Es una manera de sentirlo cerca, y es verdad que "los decibelios a veces se le van". En otra línea, se hace ver que el entorno de Camilo "no confía demasiado" en que él retome su carrera musical. 

Así lo cuenta su propia madre, que casi confirma la retirada de su hijo de la música: "La muerte de su padre le ha hecho mucho... no quiere ni cantar. Yo le he dicho: 'Ya no lo hagas por dinero, hazlo por sentirte realizado, lo haces muy bien'". La irrupción de su novia en estos momentos ha sido muy importante para Camilo; ella es su pilar y su gran consejera. Este medio ha podido conocer que no viven juntos, pero "hablan todos los días, por mensaje y se llaman y se ven". No conviven, "pero es habitual que María se quede en casa con frecuencia". Lourdes se deshace en halagos hacia su nuera: "Las recaídas cada vez son más espaciadas, su novia María ha sido una bendición". 

[Más información: Los problemas vecinales de Camilín: sus fiestas en casa y la influencia de su novia]