Tras el estado de alarma que se decretó en España el pasado mes de marzo de 2020 como consecuencia del coronavirus, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero (54 años), se dio cita puntualmente con los españoles para informar sobre el avance, en este caso devastador, de la pandemia en España. En aquellos días tan negros y aciagos, más allá de su gran labor al frente de su insigne cargo, y de las críticas que suscitaron sus valoraciones, María Jesús puso una nota de color y se convirtió en noticia por otra cuestión que nada tuvo que ver con la Covid-19: su vasto y colorido fondo de armario

Noticias relacionadas

La ministra y política sevillana demostró sobrada y holgadamente su gran pasión por la moda y las tendencias, así como su pericia a la hora de combinar sus estilismos. Se nota, pues, que Montero es una mujer que se preocupa y ocupa no solo de hacer bien su trabajo, sino también de su afeite personal. Extremo que ha vuelto a dejar patente este martes durante una rueda de prensa tras celebrarse un Consejo de Ministros. Para la ocasión, María Jesús se ha decantado por un vestido rojo pasión de Zara, que se convirtió en el más buscado a finales de 2020 y que, no cabe duda, ha restado rigidez y sobriedad en ese marco laboral. 

María Jesús Montero luciendo el vestido este martes. Efe

Se trata de una prenda 'midi' de estilo oriental que ya arrasó y causó sensación en la pasada temporada, se agotó y es imposible de conseguir en la actualidad. Es un vestido, además, de cuello subido y manga larga que, de seguro, ha epatado y 'enamorado' este martes entre los políticos y medios de comunicación. Lo curioso y llamativo de este outfit que ha lucido María Jesús Montero son los detalles del mismo, pues se imita a los cierres de alamares, en color oscuro. Eso sí, estos son puramente decorativos, ya que posee un cierre en la espalda con una sencilla cremallera que queda oculta bajo la costura. Un matiz que le aporta cierto aire oriental. Asimismo, la pequeña apertura que posee la prenda en el bajo facilita el movimiento. Esta abrigada prenda, idónea para estos días tan gélidos en la capital, perteneciente al grupo de Inditex, concretamente a Zara, costaba alrededor de los 40 euros antes de agotar existencias. En noviembre del año pasado ya lució este vestido la influencer María F. Rubíes (29) durante un bautizo. 

Su fondo de armario

Como se explicaba al comienzo de este artículo, María Jesús copó titulares por sus llamativos atuendos durante el confinamiento de 2020, además de generar polémica por sus determinadas palabras y expresiones. En cada una de sus intervenciones, se presentó con un modelo diferente, que conjuntó con los tacones adecuados y algún otro complemento de su look. Unas cuantas exposiciones televisivas en las que la política estudió, quizás demasiado para algunos, sus estilismos, teniendo en cuenta la enorme crisis sanitaria a la que no solo se sigue enfrentando España, también el mundo entero.

Con todo, en vez de elegir un 'uniforme' de trabajo más estándar y mostrar una imagen sobria como muchos otros cargos públicos que se han adaptado al contexto sanitario y social que atraviesa el país -veáse la reina Letizia (48), que ha dado un giro radical a su imagen y se ha decantado por la sobriedad, incluso en su cabello, que este martes ha lucido con más canas que nunca-, la ministra prefirió mostrar a los españoles su gran fondo de armario. Ya lo dejó claro en la primera de sus apariciones públicas, decretado el confinamiento, cuando eligió para la ocasión una falda hasta las rodillas con un estampado de cuadrados abstractos en violeta, azul marino y líneas blancas. Todo ello, a juego con unos botines de tacón fino de piel y colores similares. 

Durante sus comparecencias en el Congreso de los Diputados, la fórmula estilística que más repitió María Jesús Montero fue la de combinar una falda y una blusa con vestidos. Y en lo que a tonalidades se refiere, más allá de las que se asocian tradicionalmente a los partidos políticos, María Jesús Montero apostó fuertemente durante la cuarentena por el color violeta. 

Una de las controversias más fuertes en las que se vio envuelta durante sus ruedas de prensa tuvo lugar el 7 de abril. Durante esta comparecencia, en la que se presentó ante los cámaras luciendo un traje de chaqueta y pantalón en color marrón, llegó a afirmar que la pandemia de coronavirus se ha presentado "de manera improvisada" en el conjunto de Europa. Una expresión que le valió multitud de críticas, ya que la palabra que la ministra quizá quiso decir era "imprevista", que en ese contexto se ajustaría mejor.

 En lo tocante a su vida personal y familiar, María Jesús Montero, curtida en la política andaluza, es una mujer reservada, que tiene dos hijas que estudian en la Universidad de Sevilla. El padre de sus hijas es Rafael Ibáñez, sindicalista de CCOO, miembro de Izquierda Unida en Andalucía y hoy gerente de la empresa municipal de vivienda en Córdoba, donde vive. Están separados de facto. 

[Más información: María Jesús Montero, una portavoz con fondo de armario: 12 cambios en 11 apariciones por el Covid]