Sus admiradores lo pedían a gritos y Carla Barber (30 años) se lo ha dado. Cada año imparte un curso de Medicina Estética, pero la complejidad de este 2020 hacía que la doctora se plantease si realizarlo o no. Este verano confesaba que no creía que pudiera llevarlo a cabo debido a la situación de incertidumbre de la Covid-19, pero finalmente, gracias a las medidas tomadas en su clínica, podrá hacerlo este mes.

Noticias relacionadas

Los próximos 23 y 24 de octubre, Barber tiene la agenda completamente ocupada pese a ser fin de semana, porque ejercerá de 'profesora' ante un grupo de alumnos. "Aprende Medicina Estética con una de las doctoras estéticas de más prestigio en España. El curso será impartido íntegramente por la Dra. Carla Barber y en él aprenderás las técnicas médicas que la Dra. utiliza para obtener sus excelentes resultados", reza el anuncio del curso en la web oficial de su centro.

Carla García Barber, con su bata de médico en sus instalaciones de Madrid. RRSS

Según se especifica, las clases tienen lugar en las instalaciones que la experta posee en el centro de Madrid y el curso dura dos días, pero en realidad son 12 horas de clases: cuatro horas el viernes por la tarde, y las ocho horas restantes divididas entre la mañana y la tarde del sábado.

No está dirigido a cualquiera. El único requisito que se exige es ser licenciado en Medicina u Odontología (que estos también pueden por ley manipular inyecciones y productos de ácido hialurónico). El alumnado estará compuesto por un grupo reducido de 15 personas que para estar presentes en la Clínica Barber y conocer de primera mano el talento de Carla han tenido que pagar 2.000 euros más IVA, esto es, 2.420 euros cada uno de ellos. Así, la doctora se embolsa 36.300 euros en tiempo récord gracias a unos fieles admiradores que quieren aspirar a ser como ella.

Sus millonarias cuentas

"Nunca imaginé poder permitirme un bolso de marca. Aún recuerdo cuando compré el primero, llevaba ahorrando más de un año y trabajando en múltiples puestos de curro (profesora particular, niñera, azafata, camarera o modelo...). Más tarde, ya como médico y con empresa propia, tener un bolso de lujo se convirtió en algo más asequible para mí", reveló hace unos meses la propia Carla en su Instagram.

Sin embargo, a sus 30 años cuenta con un amplio currículum profesional que le está dando grandes alegrías económicas. Es conocida por su trabajo como modelo, pero también por su participación en realities y, sobre todo, en los últimos años, por su labor como doctora estética de las celebrities patrias.

Tras licenciarse en medicina por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Barber decidió que, paralelamente a su trabajo como modelo (que incluso se alzó con el título de Miss España en el año 2015) y más allá de su participación en los programas de televisión, deseaba consolidar su nombre en el sector de la Medicina Estética.

Con ese propósito en mente, en 2017 se decidió a abrir su primera clínica en Madrid: Clínica Dr. Barber. Un centro de lujo en una de las zonas más exclusivas de la capital. Unas instalaciones de estilo palaciego con jardín propio, rincones que ya son muy conocidos por sus clientas vip y por los miles de admiradores de la canaria que la siguen diariamente en sus redes sociales.

La doctora Barber goza de un estatus económico muy cómodo gracias a su éxito. RRSS

Durante su primer año abierto, el centro logró unos ingresos de más de 2,6 millones de euros, según las cuentas de 2018 que presentó su empresa Clínicas Barber S.L. al Registro Mercantil y a las que ha tenido acceso este periódico. Unas cifras poco habituales para cualquier negocio que esté comenzando y que demuestran la gran cartera de clientes con la que contaba la exconcursante de Supervivientes antes de fundar el centro médico.

El éxito está del lado de Carla, ya que, gracias a su gran facturación, la doctora consiguió también un hito reseñable para cualquier empresa en su primer año de vida: obtener ingresos. En concreto, más de 240.000 euros.

Todas estas cifras no solo demostraron el éxito que ha tenido la clínica en sus inicios, sino que le sirvieron a la canaria de una garantía para seguir ampliando su negocio. Lo primero que hizo fue abrir nuevas clínicas, una en Las Palmas de Gran Canaria, en una de las zonas más privilegiadas de la isla; y posteriormente, en Valencia, en plena calle Císcar.

Carla tiene clínicas en Las Palmas de Gran Canaria, Valencia y Madrid.

El año pasado, además, se decidió a emprender con una nueva empresa: Clínicas Secret S.L., para el "comercio al por menor de productos cosméticos e higiénicos en establecimientos especializados". Es decir, para la gestión de la página web a través de la cual vende distintos tratamientos de varias marcas.

[Más información: La exclusiva comida de Diego Matamoros y Carla Barber en Cádiz: esta es la desorbitada cuenta]