Paz Padilla (50 años) y su hija, Anna Ferrer (23), están de enhorabuena gracias a la espléndida acogida que ha tenido la reapertura de su tienda de moda y accesorios en Zahara de los Atunes. Tras varios meses de parón, pues cerraron su primera temporada el pasado octubre, y después de verse imposibilitadas a abrir en Semana Santa como tenían previsto, madre e hija han vuelto a poner en marcha No Ni Na por todo lo alto el pasado 17 de junio.

Noticias relacionadas

Pero la web no ha existido hasta hace exactamente seis días. En ella no muestran todo el género que tienen en la tienda pero sí una colección de sudaderas y camisetas exclusivas de la marca y un apartado de accesorios con el que la hija de la presentadora se mostró muy ilusionada.

Tan emocionada estaba Anna con el lanzamiento de la web y de propuesta de bisutería, que horas antes de mostrarla emitió un vídeo en sus redes en el que habló con mucho misterio y no quiso avanzar los detalles de "su colección de joyitas". Sin embargo, cuando estas piezas han visto la luz, se puede afirmar que no se trata de ninguna colección propia, como parecía dar a entender la joven influencer en sus redes sociales.

Al contrario que las prendas mostrada en la web, que son diseños específicos de No Ni Na y tienen su logo bordado en el pecho; el apartado de piezas de bisutería no es más que una selección de sus alhajas favoritas de otros proveedores. De hecho, las mismas piezas se pueden encontrar en marcas millennial tan conocidas en redes como Creu Handmade, Trium Jewelry o By Lia.

Arriba, captura de la web de No Ni Na, debajo, las web de Trium Jewelry y By Lia.

Lo que en un principio parecía el lanzamiento de una colección propia de collares, pulseras, pendientes, anillos y tobilleras creadas por Paz Padilla y Anna Ferrer se ha convertido en un surtido de 20 piezas plagiadas de otras webs de éxito.

El punto positivo que favorece considerablemente a No Ni Na respecto a otras tiendas online que venden esos mismos productos es el precio. En la web de la humorista y su hija, las joyas son visiblemente más baratas que en el resto. Piezas que en By Lia se pueden encontrar por 38 euros, las mismas en No Ni Na cuestan 28 euros. Las que se venden por 10 euros en Trium se encuentran en la empresa de Padilla por 8 euros; o anillos que se presentan por 45 euros en casi todos los lados, No Ni Na los tiene por 39 euros.

A pesar del malentendido inicial por parte de algunos seguidores de las protagonistas por creer que madre e hija iban a lanzar una colección de joyas propia, la web está siendo muy visitada, y ha puesto fin así a una de las críticas más arduas que sus clientas les hicieron llegar a lo largo del año pasado: que solo se podía comprar en la tienda física de la localidad gaditana.

Estas mismas seguidoras también se quejaban del hecho de que solo existiera una talla única para cada prenda, así como la limitación de stock, algo que ya han solucionado en esta temporada con más productos y tallas de la S a la XL; además han sabido hacer caso a la demanda de su público y reducir los precios de sus productos. 

Poco a poco el siempre exitoso ojo de Paz para los negocios se estabiliza también en el comercio textil y más ahora que cuenta con el apoyo y la sabiduría de su hija, que es graduada en Económicas.

Ellas son sus propias modelos

Madre e hija ejercen de modelos en la tienda online de No Ni Na.

Además de idear el negocio, de buscar el local, de decorarlo, de administrarlo, gestionarlo, buscar dependientes de confianza, proveedores, promocionarlo en redes... y estar a cargo de él en todos los sentidos, madre e hija también ejercen de modelos en su recién estrenada página web.

Las dos secciones, "colección" y "accesorios" están representadas por ellas. Aparecen de forma individual, a veces la humorista y otras la joven. De hecho, ambas se alternan en la tarea de modelaje en el apartado de camisetas y sudaderas, pero no ocurre de igual manera en la de joyas, pues el book de la sección de bisutería está únicamente protagonizado por la influencer.

Hasta ahora solo podían mostrar las prendas a través de su perfil de Instagram, pero este 2020 han inaugurado su tienda online y se ponen así al alcance de cualquier rincón de España y del mundo. A pesar de que de momento solo han subido algunos productos muy contados y la mayor parte está solo expuesta en Zahara de los Atunes, según avance el tiempo y se vea la repercusión de sus ventas, irán colgando más prendas hasta intentar alcanzar un catálogo acorde al de la tienda física.

[Más información: Paz Padilla y su hija renuevan su negocio de éxito: todos los cambios de su tienda de ropa]