Paz Padilla (49 años) es sinónimo de éxito. Tanto en la televisión, donde todos los programas en los que participa en Telecinco consiguen gloriosos datos de audiencia, como en los demás negocios que ha fundado fuera del sector del espectáculo.

Noticias relacionadas

JALEOS ha tenido acceso a las cuentas de la empresa que gestiona los proyectos de la presentadora más allá del mundo de la televisión y sus cifras dejan constancia de lo rentable que fue el año 2018 para la gaditana.

Vuelta a los beneficios

La principal compañía de Paz Padilla es Polboart S.L., una sociedad que creó en 1996 (al poco de convertirse en un personaje conocido de la televisión) para gestionar su trabajo en este sector, aunque finalmente la sociedad se dedicó a la gestión de la masía, Can Miquelet. Una gran vivienda que posee en Gerona y que alquila como casa rural.

Se trata de una impresionante propiedad del año 1700, que la actriz reformó para poder ofrecer todo tipo de comodidades a los inquilinos. La masía se enmarca en un gran terreno verde y arbolado de cinco hectáreas, donde se levantan edificaciones con un aire rústico combinado con elementos más actuales. Alquilar toda la vivienda un fin de semana en temporada alta tiene un precio de 1.000 euros, mientras que para alquilar el apartamento que hay junto a ella hay que desembolsar 290 euros.

Ahora, además, esta empresa también gestiona la tienda No ni ná, dedicada a la venta de moda y complementos en Zahara de los Atunes. Una proyecto que la presentadora ha inaugurado este año junto a su hija, Anna Ferrer Padilla; y que todavía no se incluye en las cuentas de Polboart S.L. presentes en el Registro Mercantil. 

Lo más importante de esta empresa es que ha terminado el ejercicio en positivo. Mientras en 2017 terminó el año con unas pérdidas cercanas a los 25.000 euros; el año pasado la presentadora consiguió encauzar las finanzas y terminar con un beneficio de 38.000 euros. Una cantidad no muy suculenta si se compara con las cifras millonarias que Paz Padilla maneja gracias a su trabajo en la televisión, pero sí significativa en cuanto a que reflejan la buena situación que está viviendo actualmente la compañía Polboart S.L.

Parte de este éxito financiero se debe a que los ingresos también aumentaron ese año, hasta obtener casi medio millón de euros. 

Paz Padilla y su hija Anna Ferrer Padilla han inaugurado este año una tienda de ropa en Zahara de los Atunes.

Sin embargo, las cuentas de 2018 también reflejan que Paz Padilla ha terminado el año con un problema: un fuerte endeudamiento. Nunca es positivo que una empresa deba una cantidad alta de dinero, pero tampoco suena extraño este aumento teniendo en cuenta que este año ha inaugurado la tienda de ropa. Así, lo más probable es que este endeudamiento se haya realizado para obtener dinero con el que invertir en este nuevo negocio.

Dentro de esta partida, destaca especialmente lo correspondiente a la deuda a corto plazo, que ha pasado de unos sostenibles 357,03 euros hasta unos suculentos 137.000 euros en 2018.  Una considerable cantidad a la que hay que sumar la deuda que tiene con otros acreedores que también ha aumentado, hasta una cifra cercana a los 204.000 euros. 

Otros negocios

Además de la tienda de ropa y de la casa rural, la presentadora también ha probado suerte en el mundo de la hostelería con el bar Los Tunantes de la Villa, en Madrid. 

Padilla lo fundó en 2017 junto a su amiga María Heredia Simón y su sobrino y representante José Arturo. Lo llamativo de esta empresa, todavía muy joven, es que ha tenido un primer ejercicio muy lucrativo, con unos ingresos cercanos a los 300.000 euros. Una cantidad nada desdeñable con la que ha conseguido un logro al alcance de pocos emprendedores: obtener beneficios en el primer ejercicio, un número pequeño pero significativo que asciende a 592 euros.

Es habitual que en cualquier negocio reciente las cuentas terminen en rojo durante el primer año, ya sea por las grandes inversiones que requiere ponerlo en marcha y que lleva un tiempo recuperarlas o por el tiempo que hace falta para que esa empresa se asiente en su entorno y su sector. No es hasta el tercer año cuando la situación empieza a cambiar. Es algo difícil de conseguir pero no imposible, como ha demostrado Paz Padilla. 

La televisión, su principal fuente de ingresos

El trabajo de la gaditana en Telecinco supone su principal base económica. Especialmente su papel como presentadora de Sálvame. Aunque la actriz empezó sustituyendo a Jorge Javier Vázquez (49) los viernes, paulatinamente ha ido cogiendo mayor peso en el programa conforme el periodista se centraba en otros compromisos profesionales.

Paz Padilla interpretando a La Chusa en 'La que se avecina'. Televisión.

Ahora es una de las presentadoras titulares, con un salario que asciende hasta una cifra cercana al medio millón de euros, según se hizo público hace unos meses. 

Dicho puesto de conductora de Sálvame lo compagina con su trabajo como jurado en Got Talent, donde puede obtener cerca de 200.000 euros por temporada, según desvelan fuentes especializadas en este sector a este periódico; y con su papel de La Chusa en la seria La que se avecina, con la que ingresaría cerca de 150.000 euros por temporada, según comentan a JALEOS fuentes del sector.

[Más información: Paz Padilla, muy preocupada por la salud de su marido Juan]