Álex Lequio (27 años) viajará en los próximos días a Barcelona para continuar con una nueva fase de su tratamiento contra el cáncer. Esta información llega justo cuando hace unos días el joven sufría una recaída en su enfermedad a causa de una gastroenteritis, que lo obligó a ingresar en la clínica Ruber Internacional. Finalmente, a tenor de las palabras de su madre Ana García Obregón (64), Álex recibía el alta hospitalaria y volvía a casa. 

Noticias relacionadas

Ahora, según informa la revista Semana, el hijo de la actriz se someterá a un procedimiento en un centro hospitalario de la Ciudad Condal, por lo que tendrá que trasladarse a vivir temporalmente allí. Como ha estado haciendo hasta la fecha, García Obregón viajará junto a su hijo, y la misma publicación asegura que ha suspendido su obra de teatro, Falso Directo, en la que iba a enrolarse en breve, como informó JALEOS previamente. 

Fuentes cercanas a la presentadora han informado que el tratamiento que deberá seguir Álex tendrá una duración de tres meses y que ese es el motivo por el que el joven deberá hacer vida en Barcelona, para estar más cerca de sus médicos por cuestiones prácticas y para garantizar su mayor comodidad durante el proceso. La revista informa, además, que el hijo de Alessandro Lequio (59) recibirá una terapia 'importada' de Estados Unidos. En concreto, del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, centro que visitó por primera vez en 2018. 

La actriz, charlando y fumando en los exteriores del hospital Quirónsalud en 2019. Luis Fernando Romo

Este periódico informó en exclusiva a finales de enero de 2019 que Álex y su madre iniciaban un nuevo proceso en Barcelona, en el hospital Quirónsalud Barcelona. La visita de la familia a este centro no es baladí. De hecho, el doctor Josep Baselga, exdirector médico del hospital Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York que empezó a tratar a Álex Lequio nada más llegar a la ciudad, fundó en 1995 el Instituto Oncológico IOB, S.L. que, desde hace doce años, forma parte de una de las plantas del Hospital Quirónsalud Barcelona donde tratan a más de 3.000 pacientes anuales y realizan más de 18.500 consultas oncológicas al año. Esta gran eminencia médica goza de la amistad y la plena confianza de Ana Obregón que, desde el primer momento, no dudó en poner en sus manos a su único hijo. 

Su dura batalla 

Álex lleva casi dos años luchando contra el cáncer, un tiempo en el que su salud se ha visto afectada por multitud de altibajos. Fue en marzo de 2018 cuando descubrió que algo no iba bien. "Hace un año ya desde la primera noche que me desperté por un 'tirón de espalda' y nos pasamos seis horas andando de punta a punta sin sentido por el cuarto", escribió en sus redes sociales. Tras acudir al hospital, donde le diagnosticaron cáncer, la familia al completo decidió hacer las maletas para trasladarse a Nueva York para que el empresario recibiera un novedoso tratamiento en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center. 

Durante meses, su madre Ana Obregón abandonó por completo su vida en España y se dedicó casi exclusivamente al cuidado del joven. Según ella misma relató en una entrevista posterior, llegó incluso a dormir en los pasillos del hospital y se centró en su faceta como "madre". 

En octubre de ese año, sin embargo, llegaron buenas noticias: el tratamiento estaba surtiendo efecto y podían regresar a España. Lequio continuó acudiendo a las sesiones de tratamiento en el hospital Quironsalud de Barcelona, tal y como confirmaron unas fotografías que publicó en exclusiva este periódico; y en marzo de 2019 Ana Obregón pudo desvelar que "lo peor ya había pasado". 

La lucha contra esta enfermedad está repleta de altibajos, y en septiembre de 2019 se supo que el joven había sufrido una recaída y se veía obligado a cancelar un evento. "Tenía pensado acompañaros a tod@s en la apertura de la segunda tienda de Druni Perfumerías en Sevilla, centro comercial Lagoh, hoy, pero pero va a ser que me han puesto arresto domiciliario. No pasa nada porque irá mi madre representando a la family para estar con todos vosotros y yo podré daros un abrazo en cuanto me den la condicional", concluyó. Estos problemas de salud son normales en la lucha de una enfermedad como la suya, tal y como explicó la propia Ana Obregón. "Es una piedrecita en el camino, es una enfermedad larga, lo afrontamos con mucho optimismo", explicó.

[Más información: María Palacios desvela cómo se encuentra Álex Lequio tras su último ingreso]