Si de algo puede presumir Álex Lequio (27 años) es del apoyo inquebrantable de sus padres, que tras su nuevo ingreso hospitalario han vuelto a demostrar que son una piña y que no están dispuestos a moverse de su lado. Si hemos podido ver como Ana García Obregón (64) llegaba hoy a primera hora de la mañana al Hospital Ruber Internacional, solo unas horas después lo hacía el padre de su hijo, Alessandro Lequio (59).

Noticias relacionadas

Después de unas horas dentro de las instalaciones médicas, el colaborador de El Programa de Ana Rosa ha abandonado el hospital. Lequio se caracteriza por la discreción y silencio con el que está viviendo esta complicada situación, sobre la que nunca suele pronunciarse.

Sin embargo, ha roto su silencio y ante las preguntas de los reporteros ha hablado sin tapujos sobre la enfermedad. "El cáncer es una enfermedad larga y dura", ha comentado. A pesar de la crudeza de sus asegurando que Álex "está esperanzado y nosotros muy esperanzados también".

Alessandro Lequio visitando a su hijo el viernes. Gtres

Eso sí, Alessandro no ha querido pronunciarse sobre el proceso de recuperación de su hijo, pero aclara que: "Todo sigue y no se puede decir nada", haciendo especial hincapié en que su hijo está "muy optimista".

Por el contrario, cuando llegó al hospital, Ana Obregón decidía esquivar las preguntas de los periodistas que le esperaban. La intérprete entraba con prisas a la Ruber, enfundada en un cómodo traje de chaqueta color beige y zapatillas blancas, sin hacer declaraciones sobre el estado de salud de su hijo pero con buen humor.

Hace ocho días, el joven ingresaba, por primera vez, en el hospital tras sufrir una recaída en su enfermedad y el viernes regresaba al hospital Ruber Internacional de Madrid acompañado de su madre. Una visita que parecía que era una mera revisión después de la gastroenteritis que lo obligó a ingresar el pasado 17 de febrero.

Álex Lequio, en una de sus últimas apariciones públicas. Gtres

Aunque en un principio no trascendieron los motivos exactos de esta hospitalización, fue su madre quien desveló las razones: "Está todo bien. Ha sido solo una gastroenteritis, que además se la he contagiado yo". Ahora, parece que el joven está hospitalizado para empezar un nuevo ciclo de su tratamiento contra el cáncer.

Hace unos días Alessandro decidía calmar las aguas: "No hay nada que decir, mi hijo está bien, está tranquilo y ya está. No tiene nada que ver con una recaída, Ana está maravillosa como siempre. Estamos bien, todos bien. No puedo decir más, muchas gracias".

ste mismo enero Álex Lequio aparecía en sus redes sociales para explicar que su salud estaba mejorando y que los médicos le habían dado "la condicional". En el vídeo, el joven también aseguraba que había aprovechado esta buena nueva para volver a centrarse en sus compromisos profesionales.

Posteriormente, el joven quiso compartir con sus seguidores qué era lo que le había ocurrido: "Simplemente llevo un par de jornadas con defensas bajas y no puedo salir de casa. Afortunadamente, Deliveroo nunca falla y estoy reponiendo fuerzas. Gracias a todos. Sois preciosos", comentaba el empresario, aseguró en una publicación en sus redes sociales.

Desde abril del año 2018, el joven se encuentra luchando contra esta enfermedad. Primero fue en Nueva York en los primeros compases del cáncer y posteriormente ha continuado con el tratamiento en España.. Durante todo este tiempo, tanto su familia como él han afrontado toda la situación con mucha positividad.

[Más información: Álex Lequio vuelve al hospital cinco días después de su último ingreso]