Tamara Falcó (38 años) esta de enhorabuena porque su línea de ropa, TFP by Tamara Falcó, está siendo un éxito. Hace dos años la hija de Isabel Preysler (69) se lanzó a crear su marca de ropa y, según los datos a los que ha tenido acceso JALEOS, ha sido una aventura rentable. 

Noticias relacionadas

La socialité gestiona su firma de moda a través de una compañía llamada Gypset Living S.L., que fundó en 2009 y en la que figura como administradora única (la responsable exclusiva). 

Tamara Falcó ha conseguido crear una línea de moda rentable. Gtres

Lanzó su primera colección de ropa en 2018, pero no ha sido hasta hace unos días cuando ha presentado la cuenta de resultados en el Registro Mercantil donde queda patente el éxito que ha tenido: solo ese ejercicio consiguió unos ingresos de 70.000 euros. 

Un incremento considerable respecto al año pasado, que se debe, principalmente, a las ventas que ha conseguido con su línea de moda. A las pocas semanas de sacar al mercado sus prendas, conjuntos vaporosos y coloridos para la primavera, estas ya se habían agotado. En la página web donde la joven vende los productos, no tienen sitio físico (la mansión de su madre es la sede de la empresa), aparecía un mensaje lamentando la falta de producto y avisando a los interesados que podían inscribirse en una lista de espera. 

Otro de los detalles que muestran la buena salud de esta compañía es que ese ejercicio obtuvo unos beneficios de más de 2.000 euros. Tanto esto como los ingresos son reseñables ya que lo habitual es que los primeros años después de lanzar un nuevo negocio las cuentas se resienten por la poca facturación y por la inversión que suele conllevar la creación del proyecto. Lo normal es que todo esto lleve a la empresa a contraer unas obligaciones financieras por las que es muy difícil abandonar los números rojos. Algo que, según los datos presentados en el Registro Mercantil, no le ha ocurrido a la hija de Isabel Preysler. 

En las cuentas que ha presentado en el Registro Mercantil también se puede ver que Tamara Falcó invirtió ese año casi 70.000 euros, entre gastos de aprovisionamiento de los materiales necesarios y otros gastos de explotación. 

Éxito empresarial y televisivo

La socialité recibe esta buena noticia en uno de sus mejores momentos profesionales, con una imagen renovada tras su paso por Masterchef Celebrity. Ella misma ha explicado que ahora la gente la ve de manera diferente. "Lo de pija no creo que lo cambien. Los otros prejuicios que iban unidos es verdad que sí. Lo que veo por mis redes, en Instagram. La gente hace todo el tiempo comentarios como un poquito pidiendo perdón por los prejuicios y todo eso. La verdad es que eso me ha llegado al alma. Es muy bonito", explicó la hija del marqués de Griñón (83) en una entrevista con este periódico.

Tamara Falcó, tras proclamarse ganadora del concurso. Gtres

Una idea que también comparte Santiago Molinedo, de la Consultoría de Marketing Personality Media, quien explicó a EL ESPAÑOL que su paso por el concurso ha sido clave. "Se ve un perfil distinto o incluso normal, que no está mediatizado, y esto gusta mucho", aseguró. Aparecer en ese tipo de programas ayuda mucho a construir una imagen y es lógico que haya mucha gente que esté encantada con la Tamara nueva que han visto.

Antes de su participación la hija de Isabel Preysler no tenía muy buena imagen. Según los datos que manejan desde Personality Media, suspendía en la valoración que tenían los ciudadanos de ella, tanto en cercanía, en familiaridad como en naturalidad. Esto se debía a que la gente concebía que era un personaje muy condicionado por ser "hija de...".

Ahora, sin embargo, Molinedo aseveró que ha mejorado como mínimo un 30 por ciento sus valoraciones (la cifra media de aumento en los finalistas de Masterchef Celebrity).

Tamara Falcó ha logrado convertirse en uno de los personajes de moda.

Toda esta popularidad renovada le ha servido, además, para convertirse en uno de los personajes de moda. Tamara Falcó no lo ha desperdiciado y en los últimos meses la hemos visto como una invitada más a la gala de los Goya y como imagen de diversas marcas, entre otros actos. 

El problema que concibe Santiago Molinedo es que esto puede tener una fecha de caducidad. "Es una oportunidad mediática" que debe aprovechar, "pero es muy difícil que nos cuenta algo nuevo para mantener ese interés" en el tiempo.

Además, percibe que las empresas que confían en ella para aprovecharse de esta fama renovada siguen encontrándose un hándicap: "Todavía está demasiado ligada a su madre, que incluso ha tenido que ir a la final del programa". 

[Más información: Tamara Falcó aumenta sus seguidores y su cuenta corriente: su nueva fama, en cifras]