La noticia saltaba este jueves en el plató de Sálvame: Almudena Martínez (35 años), más conocida como Chiqui, se ha separado de su marido Borja tras 10 años de relación y seis de matrimonio. Lo cierto es que su historia de amor se ha encontrado a lo largo de esta década con algunos problemas que, poco a poco, han sido solventado a la vez que nacían sus dos hijas en común. Sin embargo, tal y como ha avanzado la periodista María Patiño (48), esta vez no ha podido ser y ambos se han dicho adiós. 

Noticias relacionadas

Las razones de esta ruptura no se conocen de momento, pero la presentadora de Socialité, siendo cauta y escogiendo cuidadosamente las palabras, ha asegurado en el programa vespertino de Telecinco que Borja "considera que lo mejor que puede hacer es irse del país". La decisión es firme y los motivos "mucho más graves de lo que podemos imaginar", en sus palabras. La noticia llega justo dos días después de que Chiqui preocupara a sus seguidores de Instagram con el siguiente mensaje, un tanto enigmático. 

Bajo la frase Tú vas a ser tan fuerte como te lo permitas, Almudena se desahogaba y reflexionaba lo que sigue: "Esta es mi actitud desde principios de octubre, yo cada día estoy más fuerte y voy a por los que me intentan hacer daño. Eso es lo que intentan, pero no se dan cuenta que el daño se lo hacen a ellos mismos y a su entorno, como todos estos años han hecho. Y han conseguido que ellos dicen tanto que quieren, eso no es querer será eso que no saben de amor ni de querer etc porque no se quieren ni a ellos mismos ni a su entorno (Os A Tocado el Gordo)Lo dicho cada día más feliz y fuerte". Ahora, a la luz de la ruptura, ¿eran estas palabras la antesala de la misma?

Los otros problemas de Chiqui 

Lo cierto es que la historia de amor de Chiqui y Borja no ha sido nada idílica en este tiempo. De hecho, hace unos años sufrían la mayor crisis sentimental cuando se desvelaba que Borja flirteaba con otras mujeres a través de Internet. No obstante, entonces, y pese al profundo dolor de Chiqui, la historia siguió adelante. Eso sí, este 2019 ha sido decisivo. Este episodio no es el único al que ha tenido que hacer frente Chiqui. El año pasado tenía que ser ingresada de urgencia en un centro clínico de Murcia por un virus con vómitos y un cólico. Justo seis días después de esto, la exconcursante de Gran Hermano perdía a su abuela, a la que estaba muy unida a la luz de sus palabras en la red: "Morir es como dormir. La muerte es hermana del sueño. El sueño es una muerte corta. La muerte es un sueño largo. Ya estarás contenta en el cielo, estarás con tus hijos y esposo. DEP, abuela". 

[Más información: Chiqui, exconcursante de 'Gran Hermano', ingresada de urgencia]