José Miguel Monzón Navarro, conocido como el Gran Wyoming(64 años) ha presentado esta semana su libro, La furia y los colores, donde hace un repaso de su pasado desde una perspectiva política. El presentador de El Intermedio desgrana gran parte de su vida pero hay un aspecto que no relata y que ahora descubre JALEOS: las cuentas de sus empresas.

Noticias relacionadas

Hace más de 20 años que el Gran Wyoming probó suerte en el mundo de los negocios. Cuando comenzó a hacerse conocido gracias al programa Caiga quien caiga, el presentador fundó varias compañías que se fueron desmantelando con los años, a excepción de una: 18 Chulos Record S.L. 

El Gran Wyoming en el festival de 1977 en una captura de la entrevista de Ana Pastor al presentador.

El presentador la fundó en 1999 para dar salida a una de sus grandes pasiones: la música, (afición que incluso le llevó a dejar su trabajo como médico y a la que se dedicó durante muchos años). Es a través de esta discográfica que Wyoming lanzó su primer disco: Wyoming y Reverendo: Antología 1975-2000, un álbum de música indie en el que quedó plasmada la gran trayectoria en este sector del humorista. 

José Miguel creó la empresa junto a otros artistas como Santiago Segura (54), Pablo Carbonell (57), Javier Krahe y Pepín Tre (70), todo ellos en categoría de administradores solidarios. En la actualidad se dedica a la "producción total o parcial de eventos, un amplio abanico de servicios complementarios, un espectacular staff de artistas y profesionales del espectáculo", según su propia página web.

Un proyecto creado con mucha ilusión que no ha tenido un buen 2018. Según los datos a los que ha podido tener acceso JALEOS, en el último ejercicio ingresó 270.000 euros, casi 10.000 euros menos en comparación con el año anterior. No obstante, es justo señalar que esta es una cifra nada desdeñable para una discográfica modesta, como es la del grupo de artistas, que trabaja en un sector que se ha tenido que reinventar y se ha encontrado con numerosas dificultades ante la crisis y la introducción de las nuevas tecnologías y aplicaciones.

Como consecuencia de este descenso de ingresos, los beneficios también se han visto afectados hasta alcanzar los 3.300 euros. 

Además de esta empresa, años después, en 2001, fundó una nueva compañía: Asuntos y cuestiones varias S.L. para la representación y contratación artística en todas sus facetas, musical e interpretación, colaboraciones en prensa, obras literarias, guiones para cine y televisión.

Esta sociedad, que creó cuando se encontraba en pleno apogeo profesional con Caiga quien caiga, tampoco ha atravesado una buena situación financiera en 2018. A pesar de que sus ingresos se mantuvieron estables, en torno a los 21.000 euros, por primera vez en años la empresa de Wyoming ha entrado en pérdidas, con unos números rojos que ascienden a 18.200 euros. 

El Gran Wyoming ha fundado varias compañías a lo largo de su carrera.

Este déficit no se debe ni a un aumento de los gastos ni a una falta de dinero, como sí ocurre con otras empresas de famosos que terminan el ejercicio en negativo. Este cambio se debe a las inversiones financieras, que en los años anteriores le habían reportado considerables ingresos, pero que en 2018 no fueron rentables y la sociedad tuvo que desembolsar 11.200 euros. ¿Resultado? Este gasto se une al resto de gastos y la sociedad ha terminado el año en números rojos. 

Lo bueno es que cuenta con una buena garantía en la partida de patrimonio (lo que tiene la empresa una vez se le han quitado las deudas) de más de 60.000 euros. 

Un gran patrimonio inmobiliario

El Gran Wyoming ha ganado mucho dinero gracias a su trabajo en la televisión y además de invertirlo en varias empresas, ha apostado por comprar pisos. Hace tiempo comentó que podría tener unos 20 pisos en propiedad, ya que tras "30 años trabajando en la televisión" toda esa fortuna la ha invertido en lo que ha querido. 

La mayor parte de este ingente patrimonio inmobiliario los compró en la época del boom inmobiliario, cuando los expertos y las autoridades vendían la idea de que un piso era una buena inversión con la que rentabilizar los ahorros del trabajo. 

El Gran Wyoming ha invertido parte de su ingente fortuna en pisos. Gtres.

Una de las casas más importantes de este patrimonio es la que fue la vivienda familiar. Se trata de un adosado de 329 metros cuadrados que comparte al 50% con su exmujer Marisa García Roselló, la madre de sus tres hijos. A esto hay que sumar la casa de 75 metros cuadrados que comparte con una mujer, la vivienda que heredó en Alcalá de Henares y cuya propiedad también corresponde al resto de sus hermanos y un terreno sin cargas en la zona de Los Negrales, en Alpedrete, de 306 metros cuadrados

El resto de sus pisos son viviendas de menos de 100 metros cuadrados en el centro de Madrid (zona que en la actualidad se está revalorizando a gran velocidad) que el presentador pagó al contado.

Un libro que repasa su vida

El presentador ha dado a conocer esta semana su cuarto libro, llamado La furia y los colores, que publica la editorial Planeta. Se trata de una obra en la que trata la Transición española desde su punto de vista. 

José Miguel Monzón Navarro (El Gran Wyoming) en la mili.

Wyoming repasa como "testigo privilegiado" su paso por la universidad, donde la policía se infiltraba para controlar a los estudiantes, la llegada de la democracia, un pacto que supuso "el desembarco del fascismo en la democracia", y el carácter "festivo, divertido y rompedor" de la movida madrileña.

El presentador ha explicado, además, que lo hace ahora porque "uno no puede entregarse a la masturbación 24 horas al día" y "hay que hacer proyectos". 

[Más información: El Gran Wyoming: "Si mi ideología dependiera de mis ingresos, Vox me parecería de izquierdas"]