Hace un año, la vida de Manu Tenorio (44 años) daba un giro de 180 grados cuando el 20 de agosto de 2018 llegaba a casa tras un día de playa y el cuadro eléctrico produjo un cortocircuito que desembocó en varias quemaduras en la cara, el brazo, el antebrazo y la mano del intérprete. Ahí comenzaba un viacrucis médico para Tenorio, envuelto en operaciones y dolorosas reconstrucciones, en el hospital La Paz de Madrid. Él, con los brazos vendados, explicaba a las puertas del centro médico cómo había sido todo tras recibir el alta hospitalaria. 

Noticias relacionadas

Desde entonces, el cantante de Operación Triunfo 1 ha tenido que visitar el hospital de nuevo como consecuencia de la descarga eléctrica que recibió. Pero siempre con optimismo y ganas de recuperarse. A su lado, firme, su mujer Silvia Casas. Al final, ese trance ha ido quedando atrás y Manu por fin comienza a hacer vida normal. JALEOS se ha puesto en contacto con el intérprete para conocer cómo se encuentra. Con respecto a su salud, Manu se muestra sereno y feliz: "Estoy totalmente recuperado, gracias a Dios. Las únicas secuelas son estéticas". 

Manu Tenorio y su mujer Silvia Casas a la salida del hospital. Gtres

Eso es lo más importante; que el accidente no haya ido a más y pueda dar gracias de que todo se haya reducido tan solo a heridas físicas. En esa línea, apostilla el cantante, después del verano se cerrará definitivamente esa aciaga etapa de su vida con un importante paso. "Cuando pase el verano quiero comenzar unos tratamientos con láser para unificar el tono de la piel. Eso será todo; gracias a los cirujanos de la unidad de quemados de La Paz estoy perfecto y agradecido". Entonces, volverá a ser el de siempre. 

Como siempre ocurre en las tragedias, Tenorio ha extraído una potente lección de vida. Así lo narra a este periódico: "El accidente me ha servido para valorar lo que tengo y para aprender que aquí solo estamos de paso, un ratito". A pesar del crucial bastón que ha significado en este tiempo la familia para Manu, hay otro elemento que ha resultado balsámico para el cantante: la música. De hecho, su mayor preocupación tras la descarga eléctrica era no poder tocar la guitarra, una de sus grandes pasiones.

Cuando este medio le pregunta por sus proyectos, el que fuera concursante de OT responde ilusionado: "Estoy de gira con mi décimo disco de estudio, Nosotros en la noche, que salió en junio, por toda España. Este viernes 30 tengo concierto en Valsain, Segovia y el sábado 31 en Reinosa. Precisamente, fue en esta ciudad cántabra donde Manu se vio obligado a cancelar un concierto nada más sufrir el accidente. En noviembre iniciaré la promoción del mismo en tierras mexicanas y en octubre en Cuba". La ilusión habla por él, la música es su mundo. Cuenta que a la semana y media del accidente hizo un recital en Marruecos con los brazos grapados. Ejemplo gráfico de su superación. 

Manu, muy atento con sus fans 

La publicación de Tenorio.

Desde que el cantante sufriera el percance en su casa, no perdió la ocasión de ponerse en contacto con sus queridos seguidores. Entonces, Tenorio publicó una imagen en la que se podía ver su torso y el antebrazo vendados. "Buenas noches, familia. Recuperándome con paciencia. Se os quiere mucho, y en momentos como éste, aún más", escribía junto a la instantánea. Además, el andaluz quiso agradecer a Dios que no ocurriera nada más. Las muestras de cariño por parte de sus fans fueron constantes en aquellos días de angustia, sus fieles seguidores le acompañaron en todo momento y no dudaron en apoyarle. El accidente tuvo lugar tan solo un día después de que Manu Tenorio volviera de sus vacaciones de verano. El cantante había disfrutado de una extensa estancia en las playas de Sacti Petri junto a su mujer y su hijo Pedro.

En ese momento, este medio pudo conocer por parte de un familiar cómo había sido el duro proceso de la operación: "Mi hermano ha sufrido un señor accidente, pero no le gusta llamar la atención. La verdad es que le han tenido que poner una sobrepiel artificial en los brazos y en la parte de arriba de las manos para que la piel regenere de dentro hacia afuera. Es muy impactante ver a mi hermano de ese modo, con la piel en carne viva y parte de la cara despellejada". Todo eso, por fin, ha quedado atrás y por delante solo hay salud y mucho trabajo. 

[Más información: Manu Tenorio y lo que no se ha contado sobre su accidente: "Ha estado a punto de no contarlo"]